¡No te confundas!

EL PROYECTO 1000 ES INSALVABLE PORQUE ENMIENDA LA LEY DE SALUD MENTAL DE PUERTO RICO EN SU APLICACION CON LOS MENORES DE EDAD **EN CLARO ABUSO DE PODER**

El proyecto 1000 en su versión hasta el 8 de noviembre de 2018, aun cuándo no se expresa explícitamente en cuanto a la libertad religiosa del ciudadano (que no es ministro ni sacerdote) y a la patria potestad, ES LO QUE PRECISAMENTE TAMBIÉN DESPROTEGE.

Claribel Maldonado
Portavoz de Mujeres por Puerto Rico

EN EL PROYECTO 1000 La terapia le está prohibida a todos los profesionales. Los padres y sus hijos no tendrán opciones de tratamiento ni a dónde ir en caso de una disforia de identidad. La específica prohibición de la mal llamada “práctica de la terapia de conversión” del proyecto 1000 dice y define que una “terapia de conversión” significa una terapia que incluya [y citamos]:

“Incluye cualquier esfuerzo o tratamiento dirigido a cambiar el comportamiento corporal, expresiones o la orientación sexual de un individuo, así como eliminar o reducir las atracciones románticas o sexuales o sentimientos hacia individuos del mismo género.”


Entrillado ps1000, 8 de noviembre de 2018, página 6.

Entonces, aunque esta ley no prohíba -en papel- que los padres puedan llevar a su menor con disforia a otras opciones de consejería, como pudieran ser las consejerías religiosas o basadas en la espiritualidad — Este Proyecto 1000 ya definió los parámetros de <<lo que no se puede hacer con un menor confundido en su identidad sexual>> NI INTENTES DIRIGIRLO A UN CAMBIO. ¿Si esto no es un Abuso de Poder? ¿Qué es?

Los senadores: Bhatia Gautier, Laboy Alvarado, Dalmau Ramírez y Pereira Castillo como autores del proyecto 1000; Junto con los co-autores: Tirado Rivera, Torres Torres, Nadal Power, Vargas Vidot, López León y Dalmau Santiago, NO CREEN QUE LOS MENORES CONFUNDIDOS PUEDEN CONFORMARSE SALUDABLEMENTE A SU SEXO Y PROHIBE DIRIGIR AL MENOR HACIA CUALQUIER <<CAMBIO>> QUE LOS ORIENTE HACIA SU NATURALEZA… Excepto que sí se permite la “exploración” [que no definieron qué tipo de exploración es]. Lo que es lógico y quedó claro, es que no es una “exploración” para conformarse a su sexo genético porque precisamente el proyecto prohíbe por definición que ni tan siquiera se puede intentar cambiar “comportamiento” y “expresiones”, ni reducir “atracción romántica” con otro de su mismo sexo.

NO TE DEJES ENGAÑAR. Los únicos protegidos serían los ministros y los sacerdotes. Pero… NI LOS PADRES, NI LOS PROFESIONALES TIENEN OPCIONES. Ni los padres, ni los profesionales que profesan cualquier Fe, Principios o Valores En Etica Sexual, aún los no basados en religión alguna… Ni el niño, ni ninguno están protegidos como ciudadanos. ¿Si esto no es una tiranía de la más baja y cobarde? ¿Qué es?

EL RIESGO SIGUE ABIERTO Y AUN PEOR. El solo intento para validar el sexo biológico de un hijo y que el gobierno se entere que lo estás dirigiendo a su heterosexualidad, CON LA APROBACIóN DEL PS1000 SE QUEDARON SIN OPCIONES TU NIÑO Y EL PROFESIONAL O CONSEJERO. LO PROHIBEN EN LA MISMA LEY.

LOS PADRES Y LOS PROFESIONALES SIGUEN EXPUESTOS A SER PROCESADOS POR EL DEPARTAMENTO DE LA FAMILIA O CUALQUIER AGENCIA INCLUYENDO UN TRIBUNAL. TENDRIAN QUE LLEGAR HASTA UN TRIBUNAL PARA DEFENDERSE >>SI ES QUE PUEDEN PAGAR EL MEJOR ABOGADO Y NO HABRA GARANTIAS.

Pueblo de PUERTO RICO, esto no se trata de sólo la sexualidad humana, quita del blanco la “orientación sexual” y escribe allí cualquier otra cosa…Verás QUE TE ESTAN ATROPELLANDO Y POR LA ESPALDA QUITANDOTE DERECHO A LA SALUD Y FUNDAMENTALMENTE HUMANOS.

#NOteConfundas #NOalPS1000

Cacería de brujas


Dr. César Vázquez Muñiz
Portavoz de PR por la Familia

El Proyecto del Senado1000, sobre terapias reparativas, no debe ser aprobado. No responde a un problema real sino a una promesa de campaña del gobernador a los grupos LGBTT para congraciarse con ellos. Realmente es un intento de hacer una serie de declaraciones sobre la conducta homosexual para influir en la sociedad y a la vez acallar la voz de los que la objetan.

El primer problema es que no existe un problema claramente definido. Nadie pudo traer querellas de gente afectada. Nadie pudo establecer quién, con nombre y apellido, está llevando a cabo estas terapias. No existe una descripción clara de lo que es una terapia reparativa, mas allá de oración y consejería cristiana. De hecho, la única persona que declaró haber sido afectada habló en el contexto de la iglesia y nunca dijo cómo fue afectado.

Ahora el proyecto se ha limitado a menores de edad. Lo primero que prohíbe es que alguien sea hospitalizado sin los criterios apropiados. De hecho, no recuerdo que alguien trajese ese reclamo en las vistas. Para empezar, esto es dar la impresión de que están haciendo algo cuando no están haciendo nada. Existen criterios médicos estrictos para justificar una hospitalización. De eso se encargan los planes médicos que rechazan una hospitalización por cualquier cosa.

Después habla de que “ninguna entidad, persona o profesional licenciado o certificado para proveer servicios de salud mental”, cobrando o sin cobrar, podrá llevar acabo “terapias de conversión a menores”. La sanción será incurrir en conducta poco profesional y estar sujeto aquellas medidas disciplinarias establecidas por la Junta Examinadora correspondiente. Aquí se le ve la costura a este proyecto. Van a alterar los códigos de ética de los diferentes profesionales de la salud mental y van a utilizar a las juntas examinadoras para perseguir a los que no piensan como ellos. Es la entronización de la conducta homosexual como correcta. Habrá intimidación a través de la amenaza de persecución. Habrá discrimen contra los cristianos.

Lo próximo es ponerle presión económica a “toda organización receptora que brinde servicios de salud mental bajo la ley 408 — 2000, según enmendada” para procure, provea o refiera a un individuo para terapia de conversión. Eso literalmente es usar el dinero del estado para establecer una ideología sobre conducta sexual. De hecho, no se probó que esto te estuviese ocurriendo.

No sólo es de corte ideológico esta ley sino que también está equivocada en el fundamento legal que presenta. El memorial explicativo habla de que el Tribunal Supremo federal había denegado el revisar leyes similares de California y New Jersey. Estos casos, donde se cuestionaba la limitación a la libertad de expresión por el estado, se habían decidido sobre la teoría de que la expresión profesional (“professional speech”), una categoría “diferente” de expresión, se podría limitar por el estado sin que mediase un criterio estricto. Criterio estricto es el criterio que se utiliza para evaluar una ley cuando se afecta un derecho fundamental. Esto era cierto hasta la decisión de NIFLA v Becerra, No. 16-1140, SCOTUS decidida el 26 de junio de 2018. En este caso, que trata sobre una ley que afecta los “crisis pregnancy centers” en California, el Tribunal Supremo de manera expresa declaró que esa teoría era equivocada. De hecho menciona por nombre y apellido estos casos. Es interesante porque el memorial explicativo del proyecto del Senado 1000 persiste en utilizar estos casos como fundamento legal a pesar de que fueron declarados inválidos en la mencionada decisión.

Cito: “But this Court has not recognized “professional speech” as a separate category of a speech. Speech is not unprotected merely because it is uttered by “professionals”. This Court has been reluctant to mark off new categories of speech for diminish constitutional protection.” NIFLA v Becerra, Pág. 8 Traduzco: “Pero esta corte no ha reconocido la “expresión profesional” como una categoría separada de expresión. La expresión no es desprotegida meramente por que sea dicha por un “profesional”. Esta corte ha estado reacia a señalar nuevas categorías de expresión para protección constitucional disminuida.” Que esté claro. Ningún estado de la unión, ni el Estado Libre Asociado alias Gobierno de PR, ni ninguna Junta Examinadora tiene el derecho a limitar la expresión de un profesional, el que sea.

Este proyecto es vago, contradictorio y contrario a lo dicho por el Tribunal Supremo federal. Peor aún, pretende cambiar los valores de nuestra sociedad sobre lo que es sexualidad sana, atropellar el derecho de los padres a criar sus hijos de acuerdo a sus valores y coartar la libertad de los profesionales de la salud mental de actuar de acuerdo a su conciencia. Es tiranía.

No debe ser aprobado.