Sacerdote católico y abogado aclara proyecto de ley de libertad religiosa

Nosotros los creyentes no pedimos privilegios sino el derecho a ser diversos.

Por: Lic. Carlos Pérez – Sacerdote Católico

Carlos Pérez 2He querido escribir esto para clarificación de todos los puertorriqueños ante las intervenciones irresponsables en estos días. En la opinión pública por parte de aquellos que tanto desde el poder como desde las trincheras del ataque visceral a la libertad religiosa no entienden que nosotros los creyentes no pedimos privilegios sino el derecho a ser diversos.

Sobre el proyecto del RFRA “boricua” se debe tener en cuenta primeramente que este estatuto no aplica entre partes privadas, solo entre la relación del creyente con respecto al estado. Por lo tanto el estado siempre tiene obligación de prestar el servicio buscando alternativas que respetando a todos los ciudadanos acomode la conciencia religiosa del creyente.

No se puede discriminar con los creyentes en el sector del servicio público y la jurisprudencia habla de acomodar la libertad del creyente a menos que demuestre el estado un interés apremiante y que ha usado el medio menos oneroso. Eso es lo que el proyecto pretende.

Por lo tanto en una disputa entre un patrono y un obrero del sector privado aplicaría el art. 2.19 de la llamada “Ley de Transformación y Flexibilidad Laboral” y la ley de derechos civiles de 1964 sobre el acomodo razonable por motivos religiosos.

El comunicado de prensa del gobernador es correcto en cuanto que el estado no debe discriminar en sus servicios, la ley del RFRA del proyecto 1018 lo único que dice es que al creyente no puede ser obligado a prestar un servicio contrario a su conciencia (ejemplo realizar un aborto); ante ese panorama el estado tiene la obligación de prestar el servicio, buscando una alternativa que preste el servicio y que acomode razonablemente la conciencia religiosa del creyente.

La razón de promover esta legislación es doble:

  1. Por que en un cambio de status, tanto bajo la estadidad o la Independencia, la libertad religiosa quedaría sin la protección con el alcance que tiene con el estatuto federal RFRA federal. Estaría en peligro la libertad religiosa como lo entendemos hoy.
  2. Por que nuestro acervo jurídico local debe ampliar su horizonte con parámetros de protección que no están previsto en nuestras leyes o interpretaciones judiciales locales. Debemos recordar que muchas veces las leyes federales cubren distintas áreas que también son cubierta por las leyes locales tanto en los estados como los territorios. Como ejemplo es la ley laboral 100, que cubre casos de discriminar en el empleo, ya existen leyes federales que cubren muchos de los problemas laborales de la ley 100; pero la idea detrás de desarrollar leyes locales, aunque hayan federales, es que la autonomía local de los estados y territorios exige ampliar sus horizontes jurídicos de protección ya que en el esquema norteamericano la jurisdicción federal se concibió como algo limitado, en otras palabras cuando no haya leyes locales aplicables por “defecto” se aplicaran las federales. Por eso, en las cuestiones laborales, no se puede recurrir a la jurisdicción federal sino se ha agotado la ley estatal.

 

Sobre el abuso sexual por el sacerdote…

César VázquezPor: Dr. César A. Vázquez Muñiz

En días recientes recibimos la triste noticia de un sacerdote acusado por un individuo ciego al que alegadamente trató de abusar sexualmente en la misma iglesia. Inmediatamente salen a relucir los usuales ataques de algunos activistas de la comunidad LGBT contra todos los sacerdotes y ministros evangélicos, cada vez que sale a la luz pública un caso como este.

¿Por qué será que cuando ganó Orlando Cruz en boxeo lo que se enfatizó era su homosexualidad? ¿Qué tiene que ver el homosexualismo con las destrezas necesarias para boxear? Ahora en este caso de abuso sexual por parte de un sacerdote, lo que se enfatiza es que es sacerdote. Sin embargo cuando un hombre abusa sexualmente de otro hombre es homosexual. Es su preferencia sexual la que actúa. El sacerdocio lo único que le brinda es una posición de autoridad para llevar a cabo este acto. Lo mismo pasa con maestros, entrenadores, médicos y otros que desde su posición de autoridad expresan equivocadamente su sexualidad abusando de aquellos sobre los cuales tienen poder o autoridad, sean homosexuales o heterosexuales.

Mis respetos para todos los sacerdotes, pastores o líderes espirituales que a pesar de sus deseos, sean homosexuales o heterosexuales, dan mayor valor a su compromiso con Dios y a su respecto por aquellos a quienes sirven. Unas recomendaciones. Lo primero es que lo único que nos da fuerzas para vencer la tentación es nuestra relación con Dios. “Si por el espíritu hacéis morir las obras de la carne viviréis.” Lo segundo, durante la confesión no permita que le den detalles sobre los pecados de índole sexual. Esto lo que hace es alimentar la tentación.

Por último, no podemos descartar como si no tuviese valor al que alegadamente ha cometido estos hechos. Más allá de la justicia humana con la que debemos cumplir, está el ánimo de restauración del pecador que fue lo que llego a Jesús a la Cruz. Demás está decir que la víctima debe ser objeto intenso de nuestro cuidado y protección.