Los cristianos no somos homófobos

Los cristianos no somos homófobos Oponerse al activismo gay no es homofobia, sino ejercer nuestro derecho constitucional a no estar de acuerdo con su ideario

Los cristianos no podemos ser homófobos, pues la homofobia es contraria al espíritu del evangelio. El término “homofobia” en su sentido estricto, implica “miedo, homofobiaodio, desprecio, o violencia contra las personas de condición u orientación homosexual”. Bajo este punto de vista, la homofobia es tan negativa como la xenofobia o la propia misantropía, y lleva a ignorar derechos humanos fundamentales como la libertad, la dignidad y el respeto. Derechos que el colectivo LGTBI posee como cualquier otra persona, no por el hecho de ser homosexuales, ni que se desprenda de su condición homosexual, sino que derivan de su condición de seres humanos hechos a imagen y semejanza de Dios.

La iglesia cristiana asume esto y se opone abiertamente a la homofobia y la condena, lamentando igualmente que aquellos que también la condenan, nos acusen de homófobos, por desgracia participando ellos mismos de la misma actitud intransigente.

Sin embargo, el hecho de que no se deba odiar o maltratar al colectivo homosexual, no presupone que uno deba compartir como moralmente aceptable su conducta. Oponerse al activismo gay no es homofobia, es simple y llanamente ejercer nuestro derecho constitucional y de relaciones humanas básicas, a no estar de acuerdo con su ideario y práctica de vida homosexual. La opinión de cualquier persona en el ámbito de la moral individual o social, religiosa o filosófica, debe ser respetada como parte fundamental del derecho a la libertad de expresión. Y en este ámbito la inmensa mayoría de las confesiones cristianas no estamos de acuerdo con el estilo de vida homosexual ni con su equiparación legal en el mismo status que el del matrimonio heterosexual.

Por tanto los cristianos no imponemos nuestro criterio ni mucho menos pretendemos que aquellos que no lo compartan, sufran nuestro rechazo. Pero si bien no lo imponemos, sí lo defendemos y por ello exigimos con humildad pero con firmeza, que se respete nuestro posicionamiento a pensar diferente.

Por: Juan Varela

Leer más: http://protestantedigital.com/blogs/42168/Los_cristianos_no_somos_homofobos

La pura verdad

El mundo secular podrá decir lo que le dé la gana. Pero lo que vale y cuenta es lo que DIOS ha dicho. Él creó varón y hembra para que se juntaran en una sola carne y les dio el equipo biológico para producir la vida. Todo lo que se aparta de ese diseño divino es abominación y rebelión en contra del Creador.

Tal vez esto no sea políticamente correcto decirlo en este tiempo. Pero Dios no nos llamó a agradar al mundo sino a agradarle a él.

abominacion 2

 

Tribunal de Derechos Humanos: “No existe el derecho al matrimonio homosexual”

ESTRASBURGO, FRANCIA. – Por unanimidad, el tribunal de Derechos Humanos más importante del mundo estableció textualmente que “no existe el derecho al matrimonio homosexual”.

Los 47 jueces, de los 47 países del Consejo de Europa, que integran el pleno del Tribunal de Estrasburgo (el tribunal de Derechos Humanos más importante del mundo), ha dictado una sentencia de enorme relevancia, la cual fue y es sorprendentemente silenciada por el progresismo informativo y su zona de influencia.

En efecto, por unanimidad, todos los 47 jueces, han aprobado la sentencia que establece textualmente que “no existe el derecho al matrimonio homosexual”.

El dictamen fue fundado en un sinfín de considerandos filosóficos y antropológicos basado en el orden natural, el sentido común, informes científicos y por supuesto, en el derecho positivo. Dentro de esto último fundamentalmente la sentencia se basó en el artículo No. 12 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Dicho artículo equivale a los artículos de los tratados sobre derechos humanos, tal el caso del 17 del Pacto de San José y al No. 23 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

En la histórica y nada difundida resolución, también ha dicho el Tribunal que la noción de familia no sólo contempla “el concepto tradicional del matrimonio, a saber, la unión de un hombre y de una mujer” sino que no se debe imponer a los gobiernos la “obligación de abrir el matrimonio a las personas de mismo sexo”.

En cuanto al principio de no discriminación, el Tribunal también añadió que no hay tal discriminación dado que “los Estados son libres de reservar el matrimonio únicamente a parejas heterosexuales”.

En el año 2004 el alcalde de Bègles (Gironda), Noël Mamère, celebró el “matrimonio” simbólico de una pareja homosexual. La unión fue registrada en el registro civil del ayuntamiento, pero posteriormente anulada en 2007 por los tribunales franceses, al ser en aquel momento ilegal la celebración de “matrimonios” entre personas del mismo sexo.

La decisión del TEDH puede resultar absolutamente inevitable a la luz del citado artículo y más que aconsejable en un momento delicado para las instituciones europeas, cuando hay países como Polonia y Hungría que rechazan abiertamente el llamado ‘matrimonio gay’, en el caso del segundo tipificado en su propia Constitución el matrimonio natural como el único reconocido por el Estado.

En contraste, y especialmente desde que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos proclamase ‘constitucional’ el matrimonio entre dos hombres o dos mujeres, la tendencia universal ha sido considerarlo una ‘conquista social’ irreversible.

En México, el presidente Enrique Peña Nieto presentó una propuesta para legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo, y para que puedan adoptar, acción que ha polarizado el debate en torno al tema.

Las iglesias y organizaciones conservadoras han criticado ampliamente tal decisión.   Se ha dicho que incluso se realizó una campaña para que en las pasadas elecciones de gobernador se votara en contra del PRI, como consecuencia del rechazo a la iniciativa presidencial.

De esta forma, la reciente sentencia en Europa viene a enfriar y templar la propaganda incesante de los grupos LGBT que hacen parecer la aprobación del matrimonio gay como un avance imparable al que solo se resisten, movidos por una profunda homofobia, un puñado de países. La realidad es que solo 17 de los 193 países miembros de la ONU tiene esta institución.   Pero ni siquiera puede alegarse homofobia militante en esos casos, al menos no en su mayoría: 95 de los 176 estados que solo reconocen el matrimonio natural han despenalizado por completo las conductas homosexuales y 88 mantienen protección constitucional sobre los individuos del colectivo LGBT.   En el caso concreto que juzga el TEDH, Francia aprobó el llamado “matrimonio homosexual” en el año 2013, y el tribunal ha alegado que la pareja demandante tiene ahora la posibilidad de casarse.

Fuente: Oaxaca NSS Noticias y Radio Santiago de Chile

!Me duele la patria!

Carlos Pérez 2Por: Sacerdote Carlos Pérez

Hoy de nuevo un tribunal, compuesto por un puertorriqueño, escribe una de las páginas más penosas de nuestra historia judicial contemporánea.

Ese tribunal de circuito de Boston, destruyendo los contornos naturales e históricos del matrimonio, pone en peligro el futuro de nuestra sociedad puertorriqueña que está envejeciendo alarmantemente.

¿Cómo vamos a renovar generacionalmente nuestro país, si destruimos, redefiniéndolo, el único instrumento eficaz de procreación humana, como es el matrimonio heterosexual, capaz de revertir nuestro envejecimiento poblacional? ¿Es no nos damos cuenta que la falta de la familia, querida por Dios desde el principio, está destruyendo la sociedad puertorriqueña?

Ese tribunal de circuito de Boston, sin analizar con la seriedad jurídica que lo han hecho tanto el Tribunal Supremo de Estados Unidos como otros Tribunales de Circuito, despacha de un plumazo la doctrina sobre los casos insulares, que pretendía atemperar los valores legales de la constitución americana con la realidad cultural de los 5 territorios de los Estados Unidos.

Por eso en Reid v. Covert se dijo que cuando se aplicase la constitución americana a una realidad territorial se debía ser prudente, ya que podría ser impracticable y anómalo pretender imponer todas las exigencias constitucionales a una realidad con valores y principios diversos.

Por eso otros tribunales de circuito, en casos como Wabol v. Villacrusis y Tuaua vs USA se determinó que no solo no aplicaba la 14 enmienda de la Constitución de los Estados Unidos a los territorios, sino que incluso se afirmó que la razón de los casos insulares era el poder respetar la diversidad cultural de los territorios.

Es más, en esos casos se dijo que para definir los llamados “derechos fundamentales” se debía seguir el modo como son entendidos en el derecho internacional. Es bueno subrayar que no existe ningún instrumento internacional que reconozca el matrimonio homosexual como un derecho fundamental.

Incluso, digo más, ese Tribunal de Circuito de Boston, no fue capaz de esperar a que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos decida el alcance de la realidad territorial de Puerto Rico, y la aplicabilidad de la Constitución federal a un territorio con valores y principios de más de 500 años.

Lamentablemente, no nos sorprende esa decisión del tribunal de Boston, su liberalismo visceral les ciega, y lo peor de todo, es que las consecuencia de esa ceguera ideológica las sufriremos todos. La sufriremos cuando se comience a atropellar la libertad religiosa de los que exigimos el derecho de pensar distinto sobre temas opinables.

Ante este atropello de nuestros principios y valores, el único refugio que nos queda es recordar las palabras de los apóstoles ante el sanedrín: “Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres”

Por otro lado, y por último, el Juez Pérez Jiménez demostró, con su decisión, lo que le falta a muchos políticos de esta mayoría transitoria que nos gobierna, que cuando se tiene principios y decencia, se sabe leer, con profundidad jurídica, los caminos que la constitución nos ofrece para defender nuestras tradiciones y valores.

Análisis decisión juez federal de Puerto Rico en programa Sin Separación de Iglesia y Estado

sin separacion

Acceda a este enlace para escuchar grabación del programa Sin separación de iglesia y estado que se transmite todos los miércoles a las 8:00 PM a través de la estación WKAQ 580 de San Juan. Este programa particular fue el pasado miércoles 9 de marzo donde el pastor René X. Pereira sustituyó al pastor Ricky Rosado, conductor del programa. Contiene un análisis y cobertura amplia de la decisión del juez federal Pérez Giménez con respecto al matrimonio homosexual en Puerto Rico, y los módulos de perspectiva de género en las escuelas públicas del país.

El programa está en formato MP3 y en dos secciones.

Los héroes de la fe de este tiempo

Kim Davis

Por René X. Pereira

“Otros experimentaron vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles. Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados; de los cuales el mundo no era digno…” (Hebreos 11:36-38)

Ha comenzado ya. No hay manera de ignorar la realidad. Ha comenzado a desatarse la persecución en los Estados Unidos en contra de todos aquellos que no estén dispuestos a claudicar a sus principios de fe y se nieguen a aceptar la nueva tiranía sexual que ha arropado a la una vez fue una nación que respetaba la Biblia y los principios de Dios.

Pero hay héroes de la fe en este tiempo, como los ha habido en otras épocas de la historia que han estado dispuestos a mantenerse firmes y sin ceder a sus principios. Ella se llama Kim Davis; una mujer cristiana que por sus princiios de fe se ha negado a inscribir matrimonios del mismo sexo en el estado de Kentucky. Acudió en auxilio de la Corte Suprema de los EU y la corte determinó que los derechos de los homosexuales están por encima de los derechos y las libertades religiosas. Esta última decisión de la Corte Suprema es muy importante ya que establece una jerarquía donde la libertad de conciencia cristiana pasa a un segundo plano. El candidato presidencial republicano Mike Hukabee, ex gobernador de Arkansas, dijo: “La detención de Kim Davis elimina todas las dudas acerca de la criminalización del cristianismo en este país. Debemos defenderlo”.

Esta valiente mujer, digna de admirar y emular, tomó entonces la decisión de no acatar la decisión de la Corte Suprema. Sabiendo lo que le iba a costar, Kim se mantuvo firme en su decisión. En el día de ayer fue arrestada y está en la cárcel. Esta es la primera víctima de persecución religiosa en los Estados Unidos. Con esto el gobierno diabólico de Barak Obama pretende enviar un claro mensaje a los cristianos de la nación: ¿O se someten a la tiranía homosexual norteamericana, o pagarán las consecuencias”.

Oremos por Kim Davis. Al ella recibir su sentencia, la aceptó gozosa y agradeció al juez por su decisión. Estas fueron sus palabras: “No puedo apartarme de lo que creo. Tengo que amar al Señor con todo mi corazón, mente, cuerpo y alma, con todas mis fuerzas. Con cada aliento que tomamos y cada latido de nuestro corazón”, dijo Davis. Al igual que Daniel cuando desobedeció el edicto del rey y le condenaron a ser echado al foso de los leones, y al igual que los tres jóvenes judíos a ser lanzados al horno de fuego por negarse a adorar la estatua de oro, Kim Davis se ha unido a esa lista de los héroes de la fe que por sus princiopios y convicciones soportaron prisiones, cárceles y todo tipo de vituperios. Este mundo no es digno de personas como Kim Davis.

Pero ahora me dirijo a ti, que lees estos comentarios: ¿Estás tú preparado(a) para ser fiel a Dios y a sus principios cuando te toque tu turno? Nuestra fe va a ser probada muy pronto, como lo fue la de Kim Davis. Ella pasó la prueba. Pero me temo que muchos cristianos que conozco no lo estarán. Algunos buscarán excusas para ceder. Porque muchos cristianos en este tiempo viven un cristianismo cómodo y de conveniencia. Si en las cosas más sencillas muchos no están dispuestos a poner a Dios en primer lugar de sus vidas, ¿qué será cuando esté en juego nuestra libertad personal?

Mis hermanos y amigos, esto ya ha comenzado. La persecución está en camino. Te exhorto a que examines tu corazón, evalúes tus prioridades y recuerda las palabras de Jesús: El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará. (Mateo 10:37)

Fuente: http://www.cbn.com/mundocristiano/Estados-Unidos/2015/September/Ordenan-encarcelar-a-funcionaria-que-se-opone-a-bodas-gay/

Pastores destruyen licencias para celebrar bodas civiles

ptotesta registroComo un acto de protesta y rechazo a la nueva política pública del estado que permite el matrimonio civil entre parejas del mismo sexo, y ante los cambios en el formulario para celebrar matrimonios donde desaparece la figura “del contrayente” y “la contrayente”, un grupo de ministros de distintas denominaciones se dieron cita en el día de hoy martes 25 de agosto de 2015 a las 9:00 AM, frente a las oficinas centrales del Registro Demográfico en Río Piedras y allí en un acto público destruyeron sus licencias para celebrar bodas civiles. La razón para esta acción es que este grupo de pastores entiende que firmar dichos formularios es una acción que iría en contra de sus principios y creencias en cuanto al matrimonio. Además de esto, al actuar como intermediarios entre los contrayentes y el estado, estarían avalando la nueva política pública estatal que valida las uniones del mismo sexo.

El pastor bautista René X. Pereira Morales, portavoz del grupo de pastores indicó que: “Este es un acto que responde a nuestra conciencia y principios de fe. Los pastores, capellanes y sacerdotes que tenemos licencias para casar civilmente actuamos en representación del estado y lamentablemente la figura del matrimonio civil ya no va conforme a nuestros principios de fe. Por consiguiente, solo celebraremos bodas religiosas y que sean los jueces del estado los que celebren bodas civiles.” El pastor René Pereira expresó además que “el matrimonio civil es del César y el matrimonio cristiano es el de Dios, por tanto, al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.” Indicó además que en la mayoría de los países del mundo el matrimonio civil y el religioso son entes completamente separados y las parejas se casan por lo civil y en una ceremonia aparte se casan por la iglesia.

El pastor bautista animó a otros líderes religiosos a que asuman posturas firmes en este momento crítico donde una decisión judicial ha echado por tierra lo que ha sido la base y fundamento de nuestra sociedad: el matrimonio y la familia. Advirtió también que no hay ninguna garantía para los religiosos que celebran bodas civiles de que más adelante se respetará su decisión de no celebrar matrimonios del mismo sexo ya que el celebrante que posee una licencia para casar parejas representa al estado y se rige por las reglas del estado cuando realiza una boda civil. “No vamos a esperar que esto ocurra”, indicó, “hay que tirar la raya desde ahora y eso es lo que estamos haciendo aquí en esta mañana frente al pueblo de Puerto Rico”.

¿Es la alegría una medida acertada de lo que es bueno o malo?

happy sadPor: Pastor René Pereira Jr.

Al ver las caras sonrientes y los rostros felices de los que se estaban casando en la boda gay múltiple que se llevó a cabo en Puerto Rico el pasado domingo 16 de agosto, tal vez algunos cristianos se confundieron. ¿Cómo pueden estar tan felices unas personas que están haciendo algo que desagrada a Dios? Esto me lleva a escribir sobre este tema lo cual quería hacer hace un tiempo atrás.

En primer lugar: Fuera de Dios en este mundo puede haber alegría. Podemos ver los rostros alegres de personas que se embriagan en una fiesta, o los rostros alegres de un grupo de ladrones que acaban de robarse un buen botín. Un estudiante puede sentirse muy alegre al obtener buenas calificaciones en un examen donde se copió de otro. Sentir alegría o experimentar satisfacción en una acción no significa que la misma sea buena o correcta. La medida de lo que es bueno o malo no puede ser un sentimiento de alegría pasajera. Por lo tanto se puede estar desobedeciendo y deshonrando a Dios y aún así experimentar cierta alegría, pero siempre será una alegría pasajera.

Desafortunadamente esa es la idea falsa que hoy día se propaga en nuestra sociedad. Nos dicen que la meta suprema del individuo es su felicidad. Aquello que nos resulte placentero o agradable es lo que debemos perseguir. A esta mentalidad se le llama el hedonismo. El problema con esta tesis es que en la vida hay muchas cosas que tenemos que hacer que no son agradables ni nos producen alegría inmediata pero son necesarias. Levantarse temprano para salir a trabajar y ganarse el sustento no le produce alegría a muchas personas. Criar unos hijos con decencia y respeto puede ser una tarea difícil y ardua para muchos padres, pero a la larga produce buenos frutos.

Muchas personas hoy día viven como los personajes del antiguo teatro griego. Salen a la calle con una máscara, viven una apariencia de felicidad, pero detrás de esa máscara ficticia se oculta su verdadero rostro de desdicha y dolor. Así están los corazones de esas personas que mostraron una apariencia de felicidad ante unas cámaras el pasado domingo; pero no solo ellos. Así viven muchas otras personas en nuestro mundo; por fuera aparentan estar llenos, pero por dentro están vacíos. Y nuestra misión como cristianos es decirles que hay un Dios que les ama y quiere darles una verdadera felicidad que no depende de este mundo cambiante y pasajero, sino que nace en el corazón renovado por Dios.

Vivimos en una sociedad que le ha dado la espalda a Dios y piensa que se puede obtener una felicidad perdurable viviendo en rebelión contra él. Lo que muchos no entienden es que hay un gozo y una paz muy superior a la felicidad pasajera que el mundo ofrece. Es el gozo y la paz que experimenta la persona que vive agradando a Dios y obedeciendo su Palabra.

No nos dejemos engañar por las apariencias porque “el mundo pasa y sus deseos, pero el que hace la voluntad de Dios, permanece para siempre” (1 Jn. 2:17)