DESOBEDIENCIA CIVIL – ¿Contraria a la fe cristiana?

GandhiPor: Pastor René Pereira Jr.
Ya la Corte Suprema de los EU determinó que el matrimonio homosexual debe ser legalizado y aceptado en los 50 estados de la nación y sus territorios. Posiblemente la decisión más trerrible, errada y absurda que haya tomado tribunal alguno en la historia de la humanidad. Una nación que comenzó honrando los principios de Dios, hoy le da la espalda y se rebela en contra de el Dios en quien, según la inscripción de su moneda, ellos afirman confiar. Pero esta decisión sin duda traerá repercusiones a corto y a largo plazo que muchas personas todavía no alcanzan a entender. Afectará la educación de nuestros niños, nuestra libertad de expresión y libertad de religión. Así ha ocurrido en los países donde se ha dado este mismo fenómeno.
La gran pregunta es ¿qué vamos a hacer los verdaderos cristianos que amamos a Dios y honramos su Palabra por encima decualquier opiniíon y determinación terrenal? ¿El mandato bíblico a obedecer las leyes y los maguistrados que vemos en algunas partes de la Biblia como en Romanos 13, nos obliga a una sujeción absoluta y total? Ya escuchamos a algunos cristianos por ahí tirando la toalla y afirmando que tenemos que acatar y obedecer (en EU y territorios) la determinación del Supremo federal. Para algunos, este fallo de la Corte Suprema significa el fin de la lucha por defender el matrimonio ordenado por Dios y la familia. Nada más lejos de la verdad. En primer lugar, el mandato a obedecer a los gobernantes, a los jueces y autoridades civiles NO es un mandato absoluto y total para el cristiano.
La Biblia está llena de muchos ejemplos donde la gente de Dios tomó la decisión de desobedecer leyes y estatutos que les colocaban en desobediencia a los estatutos divinos. Las palabras del apóstol Pedro y los demás apóstoles de la iglesia cristiana no pueden ser más contundentes: “Respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.” (Hechos 5:29). Esto en respuesta a las autoridades judías que pretendían que ellos dejaran de predicar el mensaje de Cristo al pueblo. Hay otros ejemplos claros como el de Daniel, un funcionario público del rey Darío en Persia, quien al saber que su rey y gobernante había firmado un edicto para prohibir que se orara a Dios, nos dice el texto bíblico: “Cuando Daniel supo que el edicto había sido firmado, entró en su casa, y abiertas las ventanas de su cámara que daban hacia Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y oraba y daba gracias delante de su Dios, como lo solía hacer antes.” En otras palabras, Daniel tomó la decisión de desobedecer el edicto, y no solo desobedecerlo, sino también de desobedecerlo públicamente a la vista de todo el mundo.
Hay más ejemplos en la Biblia. Cuando Faraón, rey de Egipto le dio una orden a las parteras Sifra y Fúa para que no dejaran vivir  los bebés varones que nacieran de las mujeres hebreas, estas decidieron desacatar dicha orden por temor a Dios (aun a riesgo de sus propias vidas) y nos dice el pasaje en Éxodo 1:15-22 que Dios hizo bien a estas dos mujeres egipcias por la decisión peligrosa y valiente que ellas tomaron. Nuevamente vemos en el libro de Daniel que tres jóvenes, Sadrac, Mesac y Abed-Nego, que estaban bajo las órdenes del rey de Babilonia, tomaron la decisión de desobedecer el edicto del rey que les ordenaba postrarse ante un ídolo de oro que se había edificado en este lugar. Ellos le respondieron al rey cara a cara: “No es necesario que te respondamos sobre este asunto. He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado.” (Daniel 3:16) Estos tres jóvenes valientes demostraron que su fe y compromiso con Dios estaba por encima de su fidelidad y compromiso con el gobernante humano.
Aclaro que no estoy hablando de violencia ni de revolución armada. Me refiero a la resistencia pacífica a toda autoridad humana que pretenda que como ciudadanos sigamos reglamentos y leyes que nos colocan en desobediencia a las leyes y estatutos del orden divino. La Biblia es bien clara en esto y la historia también así lo confirma. Por siglos los cristianos del Imperio Romano tomaron la decisión de desobedecer los dictámenes de los emperadores que exigían a todo ciudadano romano rendir culto al César. Por esa razón miles de cristianos en esos primeros siglos fueron arrojados a las fieras o quemados vivos en espectáculos públicos. La historia del cristianismo está escrita con la sangre de mártires valientes que supieron pararse con firmeza y coraje y obedecer a Dios antes que a los hombres. Es lo que están sufriendo ahora mismo cientos de miles de hermanos y hermanas nuestros en muchas partes del mundo. Y ya ese miomento ha llegado el la nación americana.
¿Qué van a hacer todos esos jueces, maestros, funcionarios públicos cristianos que tras esta fatídica decisión de la Suprema Corte, serán forzados a enseñar, promover, aceptar, y aprobar lo que va contra los principios de Dios y sus conciencias? No es una decisión fácil porque va a costar mucho. Daniel fue lanzado a un foso lleno de leones, aquellos tres jóvenes en Babilonia fueron arrojados a un candente horno de fuego. Y los apóstoles sufrieron cárceles, azotes y muchas veces muertes crueles. Ciertamente no estamos nosotros en esta parte del mudo acostumbrados a este tipo de cristianismo. En eso nos llevan ventaja nuestros hermanos en China, oriente medio y en muchos lugares donde esta persecución ya es una realidad hace años. estamos acostumbrados a un “evangelio” de comodidad y beneficio. Y no nos extrañemos al ver personas identificadas como cristianas, claudicando y accediendo a la inmoralidad y el pecado con tal de evitarse problemas con el sistema mundano.
Cada cristiano tendrá que tomar una decisión: obedecer a Dios u obedecer a los hombres. A esto el apóstol Pablo declaró: “Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo.” (Gál. 1:10-12). Jesús nos advirtió que por causa de su nombre seríamos aborrecidos por el mundo. El ser perseguidos y sufrir por la verdad de Dios, lejos de ser una desgracia es un honor y un privilegio para todo cristiano. Jesús declaró en Mateo 5:10: “Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.” No pensemos que replegándonos a nuestros templos y evitando la confrontación con el mundo estaremos a salvo. Esta decisión traerá consecuencias inclusive a lo que prediquemos desde los púlpitos como sucede ya en otras jurisdicciones donde predicar contra ciertas conductas que la Biblia le llama pecado se constituye discurso de odio.
Por este medio lanzo un reto al pueblo creyente en Estados Unidos, Puerto Rico, US Virgin Islands y otros territorios. ¡El momento crucial ha llegado! Es tiempo de demostrar de qué está hecha nuestra fe. Tomemos la decisión de poner los principios de Dios por encima de los criterios de tribunales y gobiernos humanos que operan bajo el régimen de las tinieblas. Dios ha prometido honrar a los que le honran. No le tengamos miedo al diablo, porque el que está en nosotros es mayor que el que está en el mundo (1 Jn. 4:4). Es tiempo de unirnos a la grande nube de testigos que antes que nosotros dieron sus vidas valientemente por su fe soportando cárceles, azotes y vituperios. Maestros cristianos, jueces, comerciantes, ministros, sacerdotes, funcionarios públicos, gente de fe, levantáos firmes, sin temor y resistamos esta agenda del infierno. En esta hora que nos ha tocado vivir, también podemos decir con toda confianza que veremos la gloria de Dios y su respaldo como nunca antes. Jesús prometió: “Cuando os trajeren a las sinagogas, y ante los magistrados y las autoridades, no os preocupéis por cómo o qué habréis de responder, o qué habréis de decir; porque el Espíritu Santo os enseñará en la misma hora lo que debáis decir.” (Jn. 12:11)

Solución: La Familia

VoceroNota Editorial Periódico El Vocero de Puerto Rico
Edición Mayo 13 de 2015

La familia no es un problema: es la solución. Y no solamente es la solución, sino que también ayuda a solucionar diversos problemas. Todo el mundo sabe la influencia que el ambiente del hogar ejerce en el posterior comportamiento social de los hijos. Por la tanto, la familia es la gran ayuda en la resolución de los “megaproblemas” sociales, como son la drogadicción y la criminalidad. Fortalecer la familia, es ir solucionando con profundidad esos problemas. Y como tomará tiempo resolverlos, por eso precisamente hay que empezar desde ahora. Por eso, deberíamos ir siempre en la dirección de fortalecer la familia, no de debilitarla, ni diluir ni hacer desaparecer su genuino contenido.

La institución familiar es la célula primaria del viviente tejido social: ¡no deshagamos este tejido! Y la familia es también el primer lugar donde las hijas e hijos aprenden, junto a mamá y a papá, a convivir en sociedad; y a resolver, por tanto, en paz y concordia, los diversos conflictos. Ayudar al fortalecimiento y estabilidad de la familia es dar soluciones profundas a los males sociales. Por eso, sería deseable que la decisión que emita el Tribunal Supremo de Estados Unidos en el próximo mes de junio, vaya en la línea de la sensatez que cabría esperar de tan alto foro: porque al fin y al cabo el tema a dilucidar es una cuestión de sentido común. A veces se dice que el sentido común es el menos común de los sentidos. Sin embargo, esta afirmación no pasa de ser una broma. También hay quienes aseguran, que el sentido común es el conjunto de los prejuicios que se inculcan en la juventud. Pero esta aseveración, no es sino un prejuicio sobre el sentido común.

En el diccionario se recoge que el sentido común es la facultad que la generalidad de las personas tiene, de juzgar razonablemente las cosas. Por tanto, es la aptitud o capacidad de formar juicio conforme a la razón. Y cuando se dice de algo que es “de sentido común”, se quiere significar que es conforme al buen juicio natural de las personas. En tono coloquial, para referirse a alguna expresión que es de sentido común, se suele decir que es algo que “se cae de la mata”. Esta frase, según el “Tesoro Lexicográfico del Español de Puerto Rico”, que es una monumental obra de distinguidas profesoras del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico, se aplica a algo que es evidente y lógico. Y lo evidente no necesita demostración. Por otra parte, el periodista y escritor inglés, Chesterton, manifestó que “una sociedad está en decadencia cuando el sentido común ha llegado a ser poco común”.

Aplicando esto a la propuesta controvertida sobre el pretendido “matrimonio” igualitario, sería muy deseable que no imitemos a esos pocos países y jurisdicciones “avanzados” -avanzados en decadencia social-, por la falta de sentido común que exhiben en estos momentos una exigua pero influyente minoría. Además, el actual debate sobre que el matrimonio siga siendo entre un hombre y una mujer, no es una “contienda” entre religiosos y derechos humanos, es un artificial debate entre la convicción razonable y razonada de una gran mayoría, y la conveniencia individual de muy pocas personas.. Por un lado, la convicción de que el matrimonio es entre un hombre y una mujer responde a razones obvias de tipo etimológico, biológico, histórico, etc. Si se actúa por convicción, con sentido común y buena voluntad, es fácil acertar. Por otro lado, si se actúa por conveniencia, para ver hasta dónde llega el poder de determinados grupos que ejercen presión a través de diversos medios, se hace separadamente de los razonamientos. Y entonces se suele recurrir al sentimentalismo, a adoptar actitudes pocos comprensivas, a proclamar derechos inexistentes, así como a ridiculizar a los que llaman “oponentes”.

Por eso, el que la inmensa mayoría de personas estén a favor del matrimonio natural, no supone ninguna discriminación injusta. Más bien protege los derechos humanos de todas las personas, incluidas las homosexuales: estas merecen respeto y consideración y tienen derecho a que no se les confunda con un supuesto “matrimonio”. Y respecto a las diversas cuestiones económicas, de herencia, etc., hay otros mecanismos jurídicos para resolverlas. Además, la palabra discriminación es una palabra discriminada. Si acudimos al diccionario de la lengua española, veremos que discriminación o discrimen tiene dos acepciones. La primera es la de separar, distinguir entre lo que es diverso.

La segunda acepción es dar trato de inferioridad a una persona o colectividad por motivos raciales, políticos, religiosos, etc. Ésta es la que puede denominarse discriminación injusta. Y es, por ejemplo, por la que se puede demandar a una empresa que discrimina contra un empleado por edad, sexo, afiliación política, embarazo, etc. Sin embargo, no se discrimina injustamente contra nadie, si en un viaje en avión se va en clase turista y no en primera clase. Esta separación es lógica. Lo que hace la aerolínea es una discriminación en su primera acepción, que está en función de lo pagado, y que no conlleva injusticia alguna. Igualmente, nadie discrimina injustamente contra el varón porque no pueda dar a luz, mientras la mujer sí tiene esa posibilidad. Y por esto, no está siendo discriminado en sus derechos humanos. Simplemente, se da una discriminación natural y lógica, es decir, en su primera acepción.

Por tanto, la familia no es un problema: es la solución. Y no solamente es la solución, sino que también ayuda a solucionar diversos problemas actuales, y evita que se originen muchos en el futuro.

Fuente: http://elvocero.com/solucion-la-familia/

Lo que le ha hecho el matrimonio gay al primer estado que lo legalizó

Corte suprema

IMAGINEN LO QUE LE HARA A TODA LA NACION Y SUS TERRITORIOS SI EL TRIBUNAL SUPREMO LO IMPONE

Por: Mass Resistance
Massachusetts

Todo aquel que crea que el matrimonio homosexual es una excentricidad benigna que no afecta a la persona promedio debería tomar un tiempo para estudiar lo que le ha hecho al estado de Massachusetts. Ha sido el marrón que ha forzado la aceptación y la normalización de la homosexualidad sobre todos los ciudadanos. Ha comenzado a correr como un tren de alta velocidad, y lo que ha ocurrido hasta el momento es solo el principio. Aquellos en Puerto Rico que alegan que el matrimonio homosexual no afecta a nadie tómese un tiempo para estudiar los lugares en donde ha sido legalizado.

En noviembre 18 del 2003, la Corte Judicial Suprema del estado de Massachusetts anunció la famosa opinión de Goodridge, decidiendo que era inconstitucional el no permitir el matrimonio entre parejas del mismo sexo. Seis meses más tarde comenzaron a celebrarse los matrimonios homosexuales.

¿Qué pasó en las escuelas públicas?

  • Una vez se emitió la decisión de Goodridge se desató un proceso de reeducación sobre todas las escuelas públicas a lo largo y lo ancho del estado.
  • Hubo escuelas superiores en donde se celebraron asambleas para celebrar el matrimonio homosexual. En las mismas participaron una gama de invitados, incluyendo a maestros de las propias escuelas que le anunciaron a sus estudiantes que se casarían con sus parejas del mismo sexo y que formarían familias a través de la adopción o la inseminación artificial. Literatura sobre matrimonios del mismo sexo con la propaganda de los activistas sexuales le fueron entregadas a los estudiantes.
  • En cuestión de meses toda esta situación se llevó a los niveles intermedios. En septiembre del 2004, un profesor de octavo grado de Brooklime, MA, dijo a través de la Radio Pública del estado, que la decisión del tribunal había abierto las puertas para la enseñanza de la homosexualidad. Este señaló: “En mi mente lo sabía, ahora es OK, lo puedo hacer”. Si alguien trata de impedírmelo, le voy a decir: Déjame tranquilo, ahora es legal hacerlo”. Añadió que desde ese momento podía comenzar a discutir sobre la sexualidad homosexual con sus estudiantes tan explícitamente como deseara. Por ejemplo, dijo que podía decirle a sus pupilos que las lesbianas podían tener copulación vaginal, utilizando juguetes sexuales.
  • El próximo año le tocó el turno a los currículos de la escuela elemental. Se empezó con la lectura de “King & King”. A niños de kinder se le daban libros con dibujos en donde se les enseñaba que las parejas del mismo sexo eran otro tipo de familias, igual a la de sus padres heterosexuales. En el 2005, cuando el Dr. David Parker, de Lexington, MA –un padre de un menor de kindergarden- insistió vehementemente que se le notificara cuando la escuela estuviera discutiendo homosexualidad o transexualidad. Fue arrestado durante una de sus visitas al principal de la escuela, esposado y tuvo que pasar una noche en la cárcel.
  • Niños de Segundo grado en la misma escuela, se les dió como lectura el libro de “King & King”, libro que enseña a un hombre enamorándose de otro, casándose con él y besándose en la boca. Cuando los padres Rob and Robin Wirthlin se quejaron, les fue notificado que la escuela no tenía la obligación de notificarlos a ellos cuando los maestros estuvieran discutiendo el tema de la homosexualidad y que tampoco tenían el derecho de retirar a sus hijos de esas clases particulares.
  • En el 2006, los Parkers y los Wirthlins radicaron una demanda de derechos civiles ante una corte federal para que forzara a las escuelas a que les notificaran y les permitieran la opción de retirar a sus hijos de ese tipo de clases. Los jueces federales desestimaron el caso. Los jueces determinaron que el matrimonio entre parejas del mismo sexo ya eran legales en el estado de Massachusetts y que la escuela tenía el deber ministerial de normalizar la conducta homosexual ante los niños y que las escuelas no tenían la obligación de concederle a los padres lo que solicitaban. La aceptación de la homosexualidad se convirtió en materia a ser enseñada para formar buenos ciudadanos. Piense en esto: cuando las relaciones homosexuales o de matrimonios homosexuales se convierten en algo legal, las escuelas públicas tienen la obligación de enseñar estas conductas sexuales como normales, no importando lo que los padres crean.
  • En el 2006, cuando una madre trató de sacar a su niño de un salón de clases en donde una persona transgénero, invitada por la escuela, iba a testificar sobre la normalidad de su conducta, los oficiales de la escuela consideraron las críticas de esta madre a dicha acción como “conducta inapropiada”.
  • Las bibliotecas han sufrido unos cambios a causa del cambio en el estado de derecho. Ahora en todas las bibliotecas a lo largo y lo ancho del estado de Massachusetts, desde escuelas elementales a superiores, cargan libros que normalizan la conducta y el estilo de vida homosexual en las mentes de los niños. Algunas de estas publicaciones son sexualmente explícitas y aún pornográficas. Las quejas de los padres son, ignoradas o enfrentadas con hostilidad de parte de las autoridades escolares.
  • Es ya cosa común el que maestros en el estado de Massachusetts expongan en sus salones en forma prominente fotografías de sus parejas sexuales e inviten a estos a las actividades de las escuelas. Se han dado casos en escuelas en donde los principales son un matrimonio del mismo sexo y los llevan a las escuelas y se los presentan a los estudiantes.
  • Los días “gays” ya son considerados como algo necesario para según ellos, combatir la intolerancia. Cientos de escuelas celebran ya estos eventos del “Día de Apreciación de la Homosexualidad, Lesbianismo y Transgénero”. Combatir al que no piensa lo mismo se ha tornado en una prioridad en muchas escuelas, desatando el terror y la humillación sobre estudiantes que tienen convicciones cristianas.
  • Una vez la homosexualidad es normalizada, todas las inhibiciones sobre estas conductas se vienen abajo. Ahora en las escuelas de Massachusetts se habla de trasvestismo y hasta de cambio de sexo. Las Comisiones sobre Asuntos Homosexuales, Lesbianos y Transgéneros de la Juventud tienen a jóvenes de edad escolar insertados en los directorios y pagados con el dinero de los contribuyentes, muchos de los cuales son transexuales.

Salud Pública

  • El Comisionado del Departamento de Salud Pública, en el 2007, estaba casado con otro hombre. En el 2007 en un evento dirigidos a niños, y auspiciado por el estado le dijo a los presentes que “era maravilloso el ser gay” y que quería que supieran que era una prioridad para él el que hubieran suficientes pruebas para detectar el virus del HIV.
  • Desde que se legalizo el matrimonio homosexual los índices de contagio de HIV se han disparado hacia arriba en una forma considerable.
  • A raíz de este aumento el Departamento de Salud del estado promovió con fondos públicos la publicación del libro “The Little Black Book: Queer in the 21st Century”. Esta publicación estaba llena de ilustraciones totalmente pornográficas y les fue dado a los estudiantes de la escuela Brookline, MA. El libro daba consejos a los estudiantes varones de cómo practicarle el sexo oral a otro varón, como masturbar a otro varón y como orinarse con “seguridad” sobre otra persona del mismo sexo para obtener placer sexual. Incluía además un directorio de todas las barras homosexuales en el estado en donde se podía practicar sexo anónimo.

Violencia Doméstica

  • Dada la extrema disfuncionalidad de las relaciones homosexuales, la Legislatura de Massachusetts decidió aumentar el presupuesto para trabajar los casos de violencia domestica entre homosexuales, en ocasiones duplicando y triplicándolo.
    Negocios y Economía
  • Toda la industria de seguros en Massachusetts tiene que reconocer a las parejas del mismo sexo en sus cubiertas. Esto incluye seguros de salud, de automobiles, de vida, etc., etc.
  • Todos los negocios en el estado tienen que reconocer las parejas del mismo sexo en todos los beneficios, actividades, etc., en relación a empleados y clientes.
  • La industria de fotografía es requerida a servirle a la comunidad homosexual de serle requerido. Fotógrafos de bodas, servicios de catering, lugares de actividades no pueden ser negados a parejas del mismo sexo, so pena de ser arrestados por discriminación.
  • Los negocios en el estado a veces son puestos a prueba por “activistas gays”. Grupos e individuos visitan restaurantes y otros tipo de negocios y comienzan a acariciarse delante de todos para probar cuanta “igualdad” tiene ese tipo de negocio, en términos de tolerar ese tipo de afecto público. Todo eso gracias a que el matrimonio homosexual es legal. Esto ha traído como consecuencia el que vada vez se vean despliegues más ofensivos en público, y la gente no se puede quejar, mucho menos los comerciantes, aunque se les vacien sus negocios.

Profesión Legal

  • El examen de abogacía del estado de Massachusetts prueba a sus futuros abogados en relación a materias relacionadas con parejas del mismo sexo. En el 2007, un hombre en Boston, Stephen Dunne, no pasó el examen de abogacía porque se rehusó a contestar una preguntas relacionadas a los matrimonios del mismo sexo, que iban en contra de sus convicciones.
  • Asuntos relacionados con las “familias” homosexuales están tan enraizados ya en el sistema legal del estado, que firmas y abogados que ejercen mucho en el área de derecho de familia se ven obligados a comparecer a talleres y seminarios sobre el “matrimonio homosexual”. Ya de hecho, hay una buena cantidad de jueces homosexuales que ven casos de familia en el estado.

Adopción de niños por parte de parejas homosexuales casadas

  • Parejas homosexuales casadas tienen la misma facultad que las parejas heterosexuales para adoptar niños en Massachusetts. Organizaciones católicas que operaban desde principios del siglo pasado en el estado y que se especializaban en colocar niños en adopción tuvieron que cesar operaciones porque el estado les obligaba a entregar a niños a parejas de homosexuales.
  • En el 2006 el Departamento de Servicios Sociales de Massachusetts honró a un par de hombres homosexuales casados como “Padres del Año”. Los dos hombres habían adoptado a un bebé a través de Servicios Sociales, aún en contra de la voluntad de sus padres biológicos. De acuerdo a reportes, el día en que la adopción fue final, el propio Departamento de Servicios Sociales les hizo un acercamiento para que adoptaran un segundo niñó. Las agencias de adopción del estado le dan prioridad en las adopciones a las parejas homosexuales por encima de las parejas casadas hombre-mujer.
    Mandatos y Ordenanzas Gubernamentales
  • En el 2004, el Gobernador Mitt Romney le ordenó a todos los jueces de paz del estado a celebrar bodas homosexuales que se les solicitara, so pena de ser despedidos. Por lo menos un juez de paz decidió renunciar porque la orden iba en contra de sus principios morales.
  • En las licencias matrimoniales ya no habla de “el contrayente o la contrayente” o de “esposo y esposa”, sino de Parte A y Parte B.
  • Desde que las relaciones homosexuales se consideraron completamente normales y a raíz de la legalización del matrimonio homosexual, las organizaciones sexuales activistas reciben grandes cantidades de dinero público para que sigan haciendo sus campañas de normalización de dicha sexualidad. En particular, uno de los grupos conocidos por “Massachusetts Commission on Gay, Lesbian, Bisexual and Transgender Youth”, que es una de las organizaciones más extremistas y militantes y que su enfoque va dirigido hacia la niñez en las escuelas, en el 2008 recibían sobre $700,000 del dinero de los contribuyentes para hacer su trabajo en las escuelas.
  • En el 2008 Massachusetts cambió todas las leyes del Medicare para incluir a todas las parejas homosexuales casadas.

En la Esfera Pública

  • Desde que se legalizó el matrimonio homosexual, las paradas públicas de estos grupos han ganado una mayor prominencia. Cada vez hay más políticos participando y comerciantes anunciándose y auspiciando, y aún hasta organizaciones de la propia policía del estado participan. Cada día las paradas incluyen representaciones mas bizarras de sexualidad decadente. Hay paradas en donde participan mujeres que se operaron para parecerse hombres que quirúrgicamente se hicieron remover sus pechos femeninos que marchan con el pecho descubierto y enseñando esa mutilación. El actual Gobernador marchó con su hija, una lesbiana de 17 años, recién salida del closet y detrás de ellos marchaba un grupo homosexual sado-masoquista, vestido en cueros y practicando los azotes, mientras estaban encadenados.

Los Medios de Comunicación

  • Los medios de Boston, particularmente el periódico “The Boston Globe”, publica con regularidad historias de homosexuales recién casados, en los espacios en donde históricamente se reseñaban las bodas entre parejas heterosexuales. Según ellos, de eso es que se trata la igualdad, en que no puede haber diferencia en la cobertura. En las columnas regulares de consejos, también se toca ampliamente el tema del matrimonio homosexual, siempre desde la postura de aprobación.
  • Una cantidad creciente de reporteros de noticias y anclas televisivos son personas abiertamente homosexuales, que inclusive marchan en las paradas gays.

En resumidas cuentas

El matrimonio homosexual, al igual que las uniones homosexuales legales penden sobre la sociedad como un marrón que tiene la fuerza de la ley para obligar a las personas a aceptar lo que se les presente como normal, so pena de ser penalizados. Y esto está aún en los comienzos. Desafortunadamente, la imposición del matrimonio homosexual en América, Europa, Sur América, etc., es el resultado de la combinación de jueces arrogantes y de políticos cobardes, que hacen lo que sea para no permitirles al pueblo expresarse. Son las minorías elitistas las que quieren imponerle y legislar la inmoralidad. No somos nosotros los cristianos los que desencadenamos este confrontamiento público. Fueron los políticos y sus acólitos en los medios los que quisieron imponerle su amoralidad al resto del pueblo de Puerto Rico. Dicen que nadie está cuestionando en Puerto Rico el matrimonio heterosexual. Los que esgrimen este argumento desde la Legislatura mienten descaradamente, porque fueron ellos mismos los que quisieron traer el matrimonio gay por la cocina a través de la revisión del Código Civil y el Libro de Derecho Internacional. Les tomamos el número de tablilla y los detuvimos. Fueron los grupos que asistieron a las vistas públicas de Senado y Cámara los que pidieron que se legislara el matrimonio homosexual. Son los analistas de los medios (los llamó “analistos”) los que diariamente en sus programas de radio y TV piden o dejan que los activistas pidan el matrimonio homosexual. Ellos comenzaron este debate, nosotros nos insertamos y seguiremos concienzando a la gente.

Es claro que la movida para pedir el matrimonio entre homosexuales, no trata en forma alguna de que un gran número de parejas homosexuales tengan el deseo de casarse. Es un hecho estadístico de que en todos los países en donde se legaliza el matrimonio homosexual, el porcentaje de parejas gays que opta por el matrimonio es ridículamente bajísimo. De hecho, en Massachusetts, en el periódico “The Boston Globe” que al inició de la legalización las secciones de matrimonios se encontraban llenas de bodas gays, han llegado tiempos que durante meses no aparece un solo enlace “matrimonial gay”. ¿Qué muestra eso? Lo que claramente establecen los estudios realizados al día de hoy: las relaciones de pareja homosexual, en su gran mayoría son fundamentalmente disfuncionales en muchos niveles y el matrimonio heterosexual, tal y como lo vemos en el día de hoy, no es a lo que aspiran, ni desean muchas parejas homosexuales. De lo que se trata aquí es de obtener un reconocimiento legal, para una vez obtenido, utilizar el poder cohersivo del estado para imponer sus estilos de vida sobre todos. Es utilizar el poder para imponer su intolerancia sobre aquellos que difieran de ellos. Paradójico, aquellos que se presentaban como los que reclamaban tolerancia de los demás, una vez alcanzan el poder se convierten en los seres más intolerantes.

AMERICA, EUROPA FUE ADVERTIDA. PUERTO RICO HA SIDO ADVERTIDO.

Líder de emisora cristiana arremete contra la ausencia de imparcialidad en los medios seculares

Juan carlos MatosPor Juan Carlos Matos

Una vez más la prensa del país en su enorme mayoría como demuestra el récord periodístico de los últimos 25 años penaliza a todo ciudadano que profese una fe cristiana y unos valores morales y familiares particulares a la hora de emitir su opinión públicamente, máxime cuando ese ciudadano ocupa una posición pública como la del juez Eric Kolthoff.

La censura de la prensa parcializada es exclusivamente contra todo aquel puertorriqueño que independientemente de su profesión u oficio se le menoscaba su inteligencia y su valiosa aportación al país por el mero hecho de profesar una fe. Si la opinión de ese ciudadano es de influencia a otros en el campo público u ocupando aún una posición privada como la del Dr. César Vázquez, si es contraria al mensaje principal que la prensa quiera llevar será censurado y cariturizado como poco inteligente y fundamentalista hasta la saciedad.

Durante este fin de semana el Lic. Eric Kolthoff juez asociado del tribunal supremo de Puerto Rico fue censurado por la prensa parcializada por dictar una charla sobre el derecho a la libertad de expresión de los ciudadanos y también de la iglesia como institución jurídica y cuáles son los parámetros constitucionales de la llamada separación entre la iglesia y el estado. La periodista de NotiCel Gabriela Saker Jiménez tergiversó el contenido de la charla publicando el mismo sábado 11, una noticia bajo el titulo “Juez del Supremo reclama mayor activismo de las iglesias en los tribunales.”. Este servidor (Juan Carlos Matos) estuvo presente en la conferencia del Juez Koltoff y en ningún momento reclamó mayor activismo de las iglesias en los tribunales del país, el juez sí exhortó a los directores de las escuelas teológicas del país a añadir a sus currículos alguna clase sea electiva o requisito como lo decida la institución a los fines de educar a sus estudiantes de cómo desde sus orígenes se han obtenido a nivel constitucional derechos a la libertad de religión y de expresión pilares de la democracia en la que vivimos. El juez en una alocución educativa de excelencia enfatizó que la creación del gobierno es una criatura del pueblo y que el estado está para servir a los intereses del pueblo y no lo contrario. Para los asistentes fue más claro ver porque la constitución dice “Nosotros el Pueblo” y no “nosotros el gobierno”.

Para colmo de la doble vara de la prensa el mismo periódico digital en un artículo de seguimiento ayer domingo otro artículo bajo el titular “Peco el juez del Supremo Kolthoff al opinar sobre religión?” el articulo publica la opinión del presidente del colegio de abogados Mark Anthony Bimbela quien se describió preocupado por las expresiones del juez y cito; “El Presidente del Colegio de abogados insinuó que Kolthoff abuso su poder como juez asociado del Tribunal Supremo y atento contra la democracia al incurrir en una conducta sin fiscalización distinta a la que distingue a los jueces de menor jerarquía. El letrado enfatizó que las expresiones de Kolthoff pudieran tener repercusiones en los jueces cuyas decisiones él mismo tiene que confirmar o revertir como miembro del tribunal Supremo, lo cual puede influenciar determinaciones judiciales”, afirmó Bimbela.

Pongamos en contexto la hipocresía de la prensa y del actual Presidente del Colegio de abogados ante escenarios idénticos donde un juez miembro del tribunal supremo ha hecho expresiones públicas y donde inclusive los más altos funcionarios públicos han opinado sobre “issues” importantes donde sus expresiones hacen lucir al juez Kolthoff como un niño en pañales.
Doble Vara 1- Bajo la presidencia del Juez del Supremo de entonces José Andreu García se daba en Puerto Rico la controversia sobre la legalidad del gobierno de otorgar unas parcelas de tierra a algunas instituciones sin fines de lucro entre ellas algunas iglesias, para sorpresa de muchos el juez Andreu García hizo unas expresiones públicas censurando esa acción del gobierno de turno pasando por alto su influencia como juez presidente del supremo y adelantando su opinión parcializada en contra de esa donación del gobierno pasando por alto que dicha controversia podría llegar ante el tribunal que el presidía. Ningún miembro de la prensa de entonces ni nadie en el colegio de abogados lo criticó por sus expresiones públicas ya demostrando su prejuicio en aquella controversia de las parcelas (espacios) de terreno. La organización Morality in Media sometió un caso por violación a los cánones de ética contra Andreu García y nunca se tomó ninguna acción correctiva por el exabrupto del juez. Nadie en la prensa censuró a Andreu García.

Doble Vara 2- Miembros actuales del Supremo como Anabelle Rodríguez, Liana Fiol Mata y la más reciente Maite Oronoz entre otros han expresado sus opiniones a nivel público antes y después de llegar al Supremo sobre “issues” de alto interés público y nadie de la prensa ni en el colegio de abogados han reclamado falta de juicio de parte de estos miembros del supremo, es interesante que durante la juramentación de la más reciente juez llegada al supremo Maite Oronoz ella dedicó su logro a su compañera sentimental porque la distinguida juez es abiertamente homosexual. ¿Será imparcial la juez a la hora de atender ante su consideración casos de otorgar derechos o privilegios a grupos particulares de la sociedad? La claque periodística e “intelectual” aplaude y defiende ser abiertamente “gay” pero penaliza a cualquiera que bajo las mismas condiciones sea “abiertamente cristiano”.

Doble Vara 3- En un caso insólito de parcialidad absoluta la juez asociada del tribunal supremo de Estados Unidos Ruth Ginsburg en el año 2013 ofició por primera vez una boda por personas del mismo sexo. La juez envió un comunicado de prensa en el cual indicó que Michael Kaiser era un amigo suyo, a quien quería y admiraba mucho, razones que la motivaban para ser parte de ese evento nupcial. Dos años después junio del 2015 el Supremo de Estados Unidos se apresta a decidir sobre este “issue” de interés nacional, ¿alguien tiene dudas de cómo va a votar la juez Ruth Ginsburg en este caso? Si siendo parte del supremo ya oficia bodas de personas del mismo sexo. ¿Quién de la prensa o de las organizaciones legales le pide que se abstenga de votar en junio próximo? Sin embargo al Juez Kolthoff lo censuran por hablar de derecho 101.

¿Porqué estas atrocidades donde la parcialidad de los jueces es tan evidente hacia un solo lado por lo que dicen y por lo que hacen y ningún miembro de la prensa cuestiona nada ni el colegio de abogados reclama neutralidad alguna de los jueces? Siempre doble vara.

Doble Vara 4- El abogado del pueblo de Puerto Rico Cesar Miranda Secretario del Departamento de Justicia recientemente y de manera equivocada interpretó que la ley que creó el concepto de Iglesia/Escuela había sido derogada induciendo a error al Consejo de Educación Superior quien entonces notificó a las Iglesia/Escuela de su supuesta obligación de licenciarse con el Consejo. Gracias a la rápida acción de las Iglesia/Escuela El tribunal de San Juan atendió un injuction sometido por distintas Iglesias y el proceso de cambiar el estado de derecho actual fue detenido hasta julio del año 2016. ¿Señaló algún miembro de la prensa secular este atropello y abuso de poder del secretario abrogándose poderes de la rama judicial y legislativa? La respuesta es NO ningún miembro de la prensa vio nada malo contra este abuso contra la iglesia en Puerto Rico. Tampoco han visto nada para censurar la decisión del gobierno de no defender una ley vigente del estado, el ya famoso artículo 68 del Código Civil. Ninguna de las dos es censurable para la prensa ni para el colegio de abogados porque ambas movidas son afines a su agenda de cambio en la educación y la familia tradicional para el Puerto Rico de hoy y del futuro.

Se dan cuenta de la doble vara, cuestionan la integridad judicial del juez Eric Kolthoff porque brinda información educativa para garantizar la libertad de practicar cualquier religión, cuando digo cualquier religión es cualquiera, evangélica, católica, islámica, etc. y el derecho de cada ciudadano a su libertad de expresión así también el derecho constitucional que tiene la iglesia para expresarse públicamente en contra de las acciones del estado que ella entiende que le afectan.

Pero como la charla fue convocada por una organización de corte cristiano y la mayoría de los asistentes compartíamos la fe en nuestro Señor Jesucristo la prensa parcializada se sintió con el derecho de censurarla y escogió perseguir exclusivamente a un solo juez del Supremo tal vez por su “Pecado” de ser abiertamente creyente en Jesucristo. Hipocresía y doble vara de la mayoría de los miembros de la prensa que ya raya en persecución, nos acusan de ver un “cuco” donde quiera que haya un ‘gay’ y pasan por alto que ellos ven un “demonio” donde quiera que haya un cristiano. ¿Se dan cuenta de la doble vara?

Fuente: http://prensacristiana.org/lider-de-emisora-cristiana-arremete-contra-la-ausencia-de-imparcialidad-en-los-medios-seculares/

Lo que Dios y los hombres dicen acerca del matrimonio homosexual

Milton

Por: Milton Picón

Empecemos con lo que dicen los hombres. Desde la semana pasada hemos escuchado muchísimas opiniones de diferentes personajes en el país glorificando al gobierno por su determinación de no apoyar, ni defender  la definición del matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer.

El pasado domingo uno de los columnistas y directivos de uno de estos periódicos que no son otra cosa que fotutos propagandísticos del gobierno se hace eco de las palabras del Presidente del Senado y de otros miembros ignorantes de ese cuerpo legislativo que se atreven a comparar la lucha de los homosexuales a la lucha de nuestros hermanos afro americanos en contra del racismo. Dicen estos personajes que la historia reconocerá al Gobernador de Puerto Rico Alejandro García Padilla y a su Secretario de Justicia César Miranda como gente valiente y que terminará condenando y avergonzando a aquellos que defendieron la integridad de la unión matrimonial tal y como está definida al día de hoy y que nos oponemos al matrimonio homosexual.

Mientras escucho toda esta retórica sin sentido viene a mi memoria el recuerdo que esa mismísima retórica la esgrimieron periodistas y analistas sociales y culturales en el 2004 cuando  se estaba reseñando la decisión de la Corte Judicial Suprema del estado de Massachusetts que le ordenó a la legislatura que dicho estado que legalizara el matrimonio homosexual, por primera vez en un estado de la unión.

Hubo periodistas, comentaristas, grupos académicos y profesionales en aquel entonces, como los hay hoy, que despotrican con coraje y saña contra los grupos religiosos y pro familia que luchan en favor del matrimonio natural entre y que tratan de justificar su tratamiento irrespetuoso y hostil hacia los grupos cristianos diciendo que no pueden entender cual es el impacto directo negativo que tiene el matrimonio entre parejas del mismo sexo sobre ellos para que estén oponiéndose a él y realizando marchas, protestas, cabildeo, conferencias de prensa y todo aquello que es parte de nuestro proceso democrático.

Algunos periodistas en el 2004 decían que podían entender y tener empatía hacia otros activistas sociales  que protestaban por una gama de temas. Por ejemplo aquellos que luchaban contra el alza en los impuestos porque obviamente tenían la preocupación de que le aumentaran las mismas, lo mismo que con aquellos que protestaban sobre los proyectos relacionados con la salud, porque entendían que sus cubiertas iban a ser más caras o tener menos servicios, o los que protestaban en contra de comer carne, por entender que se les quitaba la vida a animales, o a los ambientalistas que se acostaban en la carretera para obstruir un desarrollo porque les preocupaba el impacto sobre el ambiente.  Pero estas personas del os medios decían que cuando llegaban a los grupos religiosos activistas no podían entender el por qué de su negativa a aceptar el matrimonio homosexual. Algunos decían que los argumentos de los conservadores en contra del matrimonio del mismo sexo (MMS) rayaban en la hipocresía, porque ya la sociedad moderna no veía ya el matrimonio como una institución divina (ordenada por Dios). Entendían que después de la invención de leyes de divorcio ultra liberales, contra las cuales los religiosos no hicieron las mismas campañas que hacen hoy contra el matrimonio homosexual, se había disparado el divorcio al punto de que la mitad de los matrimonios terminan por esa vía..

Habían también en aquel entonces, como los hay hoy, otros observadores de estas luchads culturales quienes decían que aún en sus propias comunidades religiosas el divorcio era rampante. Una de ellos decía que siendo el único abogado en la iglesia había recibido consultas de hermanos pidiendo sus servicios en casos de divorcios, asuntos de custodia, división de bienes gananciales, etc., etc., etc. Esto lo hacía concluir que la comunidad homosexual no trataría los votos matrimoniales muy diferente a como los tratan muchos  de los que se llaman cristianos.

Muchos favorecedores públicos del matrimonio entre parejas del mismo sexo se preguntan: ¿cuál es el problema de estos grupos pro familia y de las iglesias con el asunto del matrimonio homosexual? Decían ellos “el que quiera seguir pensando que el matrimonio homosexual es moralmente reprochable basado en unas opiniones o doctrinas religiosas, que lo siga pensando. Los pastores no tienen que casar parejas homosexuales si eso va en contra de sus principios. La pareja homosexual que vive tres casas más debajo de la tuya no representa una amenaza para tu matrimonio ni podrá cambiar la definición del matrimonio ante los ojos de Dios”.

Algunas de estas personas podrían resumir su pensar en una sola oración: “Estoy disgustado en la forma en que los propios cristianos tratan la institución matrimonial, para después venir a decir que la defienden a brazo partido”.

Hasta ahora, lo anterior puede retratar el cómo se sienten unas personas alrededor de este debate. Sin embargo, muchos de los que pensaban así en el 2004, ahora confiesan y dicen: “Estábamos equivocados, no en la percepción de la crisis matrimonial entre los propios cristianos, sino en las posturas iniciales de que el matrimonio homosexual era algo inofensivo,  que no hacía daño, ni representaba una amenaza ni legal, ni social o cultural”. Después de ver todo lo ocurrido desde que se legalizó el MMS en el 2004 en Massachusetts muchos amigos ahora piensan y entienden que hay que defender el matrimonio natural entre un hombre y una mujer. ¿Por qué?

Primero, han llegado a entender que su acercamiento hacia el tema fue fundamentalmente incorrecto desde el principio (asumieron implícitamente que el matrimonio existía para el beneficio de adultos y su  auto realización). Ahora entienden que esta posición era una fundamentalmente egoísta (la creencia esta de que yo me caso con el propósito de autorealizarme). Ahora entienden que el matrimonio es el bloque esencial de construcción de la familia, el fundamento de la sociedad y existe primariamente no para el beneficio de los adultos, sino de los niños.

¿Por qué hacer esta distinción es tan importante?  Porque ahora conocemos muchas cosas que desconocíamos en aquel entonces. Después de muchas décadas de estudio ahora se tiene la evidencia.  Hemos tenido además la oportunidad de ver los resultados de la experimentación social y filosófica de la teoría de que el matrimonio existe para el disfrute de adultos ( desde el desastre de la liberalización de las leyes del divorcio,  a la explosión de los hijos procreados fuera del matrimonio, hasta la obsesión de una sociedad y sus cuerpos legislativos con no estigmatizar al adulto ). El resultado ha sido el horror social que vivimos. Los estudios prueban a la saciedad que una familia compuesta de un papá y mamá casados producen niños emocional, social y económicamente más estables que los otros modelos de convivencia. ¿Por qué la sabiduría de las investigaciones sociales que demuestran a la saciedad esto, no se toma en cuenta en el día de hoy? Porque las ideologías modernas no funcionan así, son círculos cerrados de pensamiento en donde uno cree lo que cree y no hay espacio ni para debatir ni para razonar con prudencia, mucho menos para pensar que aquellos que diferen de nosotros puedan tener razón en alguno de sus planteamientos.

Cuando en las décadas de los 60’s, 70’s y 80’s hablábamos de muchísimas teorías de liberación sexual, todavía no teníamos la experiencia de ver los resultados de la gran cantidad de niños que llegaron a convertirse en ciudadanos disfuncionales en una sociedad fragmentada con serios problemas.

En décadas pasadas algunas personas toleraban un montón de ideas liberales, porque no había prueba (excepto la de los valores fundamentales de la fe cristiana) de que iba a ser malo para la sociedad. Ahora la prueba si existe. A veces la sociedad no tiene la facultad de poder discernir las tendencias en forma instantánea por lo que  necesitan el estudio profundo y sosegado de las propuestas que se hacen, particularmente cuando las mismas pueden afectar la niñez.

Pregunto: ¿a la luz de todo esto, hace sentido el apoyar o animar  nuevos experimentos sociales en donde los niños no necesariamente están en el primer lugar? ¿Apoyar nuevas instituciones que no necesariamente les proveerán las herramientas  a la niñez para estar bien emocional, social o económicamente, es buena idea o son propuestas arriesgadas y peligrosas?

La típica respuesta a este planteamiento de parte de activistas sociales y sexuales y de sus acólitos en los medios de comunicación es que hay estudios que dicen que no hay diferencia en la crianza entre matrimonios naturales y aquellos del mismo sexo. Desafortunadamente para estos últimos,  los estudios abundan. La pregunta clave en todo esto del matrimonio homosexual es la siguiente: ¿Quién sale perdiendo cuando nos apartamos de la estructura familiar natural? La respuesta es clara e inequívoca: los niños.

Ante todo esto, ¿qué podemos o tenemos que hacer? Tirar la raya claramente. Tenemos como cultura que dejar la adoración con el asunto de los derechos sexuales de adultos, poniéndolos por encima del mejor bienestar de los niños.

Muchos favorecedores del matrimonio homosexual, actualmente arrepentidos, han descubierto algo más allá de los niños. Irónicamente, el mal llamado derecho o la campaña dirigida a legalizar el matrimonio entre las parejas del mismo sexo, está tomando un giro perturbador que está llevando a muchos de estos activistas y al propio gobierno a una campaña de represión y censura contra instituciones e individuos que tienen unos principios religiosos que los lleva a oponerse a los MMS. O sea, la campaña del MMS ha resultado en menos libertad para muchas personas.

La primera víctima en Massachusetts fueron los servicios de adopción católicos. De ahí en adelante hemos visto a estudiantes castigados por oponerse a los MMS, ha estudiantes graduados echados fuera de programas de consejería por rehusarse a afirmar  la conducta homosexual, la negación de exenciones contributivas a iglesias por no permitir el casamiento de parejas del mismo sexo en sus facilidades, fotógrafos castigados por rehusarse a retratar una boda homosexual, amenazas de perder unas licencias profesionales por hacer expresiones públicas de apoyo al matrimonio natural, etc., etc., etc.

A esto le podemos añadir la hemorragia de litigios en jurisdicciones en donde se protege la orientación sexual y la identidad de género.

Para un movimiento que en sus etapas iniciales hablaba de amor y tolerancia resulta irónico que el mismo odio, represión e intolerancia que denunciaban ahora los está caracterizando.

Los ciudadanos puertorriqueños tienen razones de sobra para estar indignados con la posición del Gobernador y su Secretario de Justicia y tenemos no solo el derecho, sino la también la responsabilidad de defender  el matrimonio y de detener de una vez y por todas estas ideas perniciosas y de erosión cultural que eleva a los padres y sus preferencias sexuales por encima de sus hijos. No es ni prejuicio ni discriminación el reconocer una verdad fundamental: “Lo que los padres quieren y lo que es bueno para los hijos no necesariamente es lo mismo”. No es prejuicio, ni discriminación el oponerse a cambios legales que nos llevan a una ola de censura, intimidación y aún amenazas de violencia en contra de individuos o iglesias.

Un periodista en el 2004 escribió: “Puedo tener empatía con muchas de las personas a las que entrevisto, excepto por los hipócritas que se oponen al matrimonio gay. En 20 años muchos de ellos ( refiriéndose a los cristianos ) ni siquiera admitirán que fueron parte de eso”. Algunos periodistas, políticos, académicos y profesionales en el campo social repiten lo mismo hoy. Asumen que los vaivenes de la historia y las opiniones son irreversibles, que las opiniones llenas de prejuicios contra los religiosos son y serán permanentes. ¡Qué equivocados están! Según vaya transcurriendo el tiempo descubrirán que fueron ellos los que estaban en la parte equivocada de la historia.

Ahora exploraremos lo que nos revela Dios a través de su palabra escrita, la Biblia, de este controversial tema.

En muchas ocasiones he escuchado personas decir que Dios, no ha dicho nada sobre el asunto del matrimonio homosexual. Otros más audaces dicen: “Jesús nunca tocó este tema, él sólo habló de peace and love”. Con esto tratan de decir que las luchas de los cristianos modernos en estos issues es una que parte de la ignorancia y el prejuicio. Nada más lejos de la verdad. Hace años atrás el autor cristiano Max Lucado escribió una pieza interesantísima titulada: “What God Says About Gay Marriage”. Queremos reproducir lo que él dijo sobre el tema, porque es bien relevante en estos momentos cuando se abre nuevamente a discusión el asunto del matrimonio entre parejas del mismo sexo.

Decía Lucado en aquel entonces y es súper relevante hoy escucharlo que, todo este debate acerca del matrimonio homosexual deja a mucha gente con muchas preguntas en sus mentes. Hay gente en nuestra sociedad que ya han aceptado todas estas cosas, ya sea porque tienen algún familiar cercano que son homosexuales o pertenecen a una generación que se crió viendo programas de televisión o películas en donde se presenta la homosexualidad como algo completamente normal. Estos últimos no tienen problema alguno con el asuntos de los matrimonios entre parejas del mismo sexo ( MMS ).

Otros tienen una opinión diferente y muchas preguntas. ¿A dónde nos llevará el MMS? ¿Qué le seguirá, la legalización de la poligamia, el adulterio, el incesto adulto, el poliamorío? El que vive Puerto Rico tiene esta preocupación legítima y seria, porque en el transcurso del 2015, en una revisión del Código Penal, nuestra Legislatura estuvo a punto de legalizar el adulterio, el incesto adulto y el bestialismo. Si en estos momentos no podemos trazar una línea, llegara el tiempo que ni siquiera el trazar líneas estará en discusión.

Lucado decía que para todo aquel que es creyente o tiene algún tipo de trasfondo religioso en su vida, siempre querrá saber que dice La Biblia, si algo sobre el tema. Eso es fundamental para una persona que rige su vida en torno a los mandamientos de Dios.

¿Qué dice Dios acerca del Matrimonio Homosexual? ( MMS )

Max Lucado lo pone de la siguiente manera y lo citamos: Si vamos al fundamento de la institución matrimonial vemos a Dios haciendo este declaración en Génesis 2:18: “Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él”. Dios es el autor del matrimonio. Esta institución milenaria no fue creada ni por el hombre, ni por los gobiernos. El matrimonio fue concebido en la mente de Dios. Dios siempre vió el matrimonio como la unión de dos socios a partes iguales. El asunto de las palabras  “ayuda idónea” no representa en forma alguna, como a veces lo quieren colocar las feministas y teólogos liberales, que la mujer sea menos que el hombre o que fue creada como una sirviente para el hombre. Los escolares hebreos interpretan dicha frase como “correspondencia exacta”, o sea, se complementan totalmente, lo que le hace falta a uno lo suple la otra parte y viceversa.

Luego sigue el verso 24, que dice: “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne”. Note la secuencia. Primero, “dejar” , decirle adiós a papi y a mami para “unirse”.ni citas casuales, ni relaciones clandestinas. El matrimonio es un pacto público sellado entre un hombre y una mujer. Dios puedo darle a Adán otro hombre, pero no lo hizo. Dios pudo haberle dado a Adán, dos mujeres, pero no lo hizo. Tampoco le dio a Adán a Eva por una noche. Se le dió de por vida y al así hacerle Dios nos dio la definición del matrimonio. La unión de un hombre y una mujer para toda la vida. Monogamia heterosexual”.

Lucado nos señala que no podemos dejar pasar por alto lo radical de este relato de Génesis. En antiguo oriente, ninguna otra religión había honrado a la mujer como un socio igual y ningún otro código moral llamó al hombre y a la mujer a la fidelidad sexual. Añade que para el tiempo en que el Torah fuera presentado por los judíos a la humanidad, las religiones de aquel entonces promovían la actividad sexual flagrante y desenfrenada. Egipto, Mesopotamia, Fenicia, Ciro, Canaán y otros mantenían una vida religiosa que estaba marcada por el sexo ritual y la prostitución religiosa en sus templos. Veían sus dioses como entidades sexuales. Ishatar  era la diosa babilónica del amor y la guerra, de la vida, de la fertilidad. Su culto implicaba prostitución sagrada. Osiris, dios egipcio tiene sexo con su hermana, Krishna, el dios hindú tenía varias esposas. Y su buscamos a los griegos y su mitología veremos cosas similares.

En una sociedad saturada por el sexo, la homosexualidad era ampliamente practicada. Fue precisamente en este tipo de mundo donde entra el Torah. Las enseñanzas del Dios de los judíos, en torno a la sexualidad, corría en dirección contraria a los practicados en esas épocas, era bien contra cultural. De acuerdo al Toral, Dios no era sexual, era santo. El hombre no fue concebido en un acto sexual, sino creado por el propio Dios. El hombre y la mujer no fueron creados para el mismo sexo, sino lo contrario. La mujer no era un instrumento sexual, sino una socia en igualdad de condiciones. El sexo no era un deporte recreacional, sino un privilegio matrimonial. El Dios de los judíos puso el genio del sexo en la botella del matrimonio heterosexual. La homosexualidad, por su propia naturaleza, resistió y resiste al día de hoy esa verdad. Eso lleva a lo próximo.

¿Qué Dios dice acerca de los homosexuales?

Si Jesucristo se hubiera topado con un homosexual en el Nuevo Testamento, ¿qué hubiera hecho? Aunque en el Nuevo Testamento no hay conversación alguna del Maestro con un homosexual, si podemos inferir el cómo hubiera actuado. Y podemos hacerlo por la forma en que vemos a Cristo interactuar con personas durante su ministerio terrenal. Ciertamente les hubiera expresado su amor, como lo hizo con el publicano de Zaqueo, hasta los hubiera acompañado a sus casas. Al igual que hizo con la Mujer Samaritana, se hubiera sentado a la sombra del pozo. Como lo hizo con Mateo, les hubiera extendido una invitación personal. Las palabras exactas que hubiera utilizado no las sabemos, pero del sentimiento no tenemos dudas. Este trato de Jesús, incluiría a homosexuales. Jesús vino a morir por todos nosotros los pecadores y eso incluye a los homosexuales. Jesús nos creó como seres humanos, vino a este mundo a salvarnos y a morir en una cruz por todos.

Jesús les hubiera hablado con compasión, pero también les hubiera hablado con convicción y verdad. Así como lo hizo con Zaqueo, la mujer samaritana, Mateo y otros las palabras de Jesús estarían llenas de gracia y verdad. Siempre les hubiera dicho la verdad. ¿Y cuál es esa verdad?

Que Dios nunca aprobará el sexo fuera de la unión matrimonial. Sea entre dos personas solteras, sean solteros o casados con otras personas casadas o solteras, sea el ser humano que seduce o abusa de un menor de edad sexualmente, o que tiene relaciones con miembros de su propia familia, hombres con hombres o mujeres con mujeres. La Biblia cataloga todo eso como pecado. Ahora bien, tampoco la Biblia pone la homosexualidad por encima de todos los demás pecados.

La Biblia tampoco pone reparo alguno a llamar las cosas por su nombre. En el caso de la homosexualidad comienza desde el Antiguo Testamento en forma clara. En Levítico 18:22 dice: “No te echarás con varón como con mujer; es abominación”.  Según un académico hebreo cada vez que la palabra “toevah”( abominación ) aparece en el Antiguo Testamento está relacionado, ya sea a idolatría, prostitución cúltica, adivinación, etc., etc., etc., siempre comunicando y transmitiendo un sentir de gran repugnancia.

Los modernos “teólogos” revisionistas pro homosexuales colocan estos versículos del Antiguo Testamento al nivel de instrucciones culturales de aquel tiempo que no son relevantes en el día de hoy. La realidad es que si los textos fueran pocos y confusos habría un espacio para uno reconsiderar nuevos argumentos, pero la realidad es que están de tapa a tapa de la Biblia.

Desde el Torah hasta las epístolas de Pablo en el Nuevo Testamento el sentimiento del texto bíblico no cambia (Levítico 20:13 dice: “Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron……. “. Romanos 1:26-27 : 26 “Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, 27 y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío”. A la iglesia de Corinto se le comunicó en 1 Corintios 6:9: ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones”,). De principio a fin la biblia condena la intimidad sexual entre el mismo sexo.

¿Dice algo Dios sobre el matrimonio homosexual?

Dios dejó clara la definición de matrimonio en el libro de Génesis. Jesús confirmó esta enseñanza en los Evangelio, no la abrogó. En Mateo 19:4-6 Jesús dijo: 4 “Él, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo, y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne? Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre”.

Dios categóricamente se opone al matrimonio homosexual porque violenta su diseño para el hombre y la mujer y porque frustra y deniega los aspectos complementarios que traen los dos sexos a la crianza de los niños. La Iglesia de hoy tiene que ponerse al lado de su Creador en tiempos y en asuntos como este. Es muchísimo lo que está en juego.

 ¿Por qué debemos de oponernos al matrimonio homosexual?              

Primero, al examinar los experimentos sociales que han hecho otros países con el MMS, cuando vamos a Escandinavia podemos ver resultados. Stanley Kurtz, quien tiene un doctorado en antropología social de Harvard testificó un sub comité del Senado de los Estados Unidos y dijo lo siguiente, entre otras cosas: El matrimonio está muriendo lentamente en Escandinavia. Una mayoría de los niños que nacen en Suecia y Noruega lo hacen fuera del matrimonio. Sesenta por ciento de los hijos primogénitos es Dinamarca tiene a padres no casados. No es coincidencia que estos países tengan en común el que permiten a las parejas del mismo sexo privilegios casi iguales a los del matrimonio heterosexual ya casi por una década… ya en Escandinavia padres heterosexuales casados se han convertido en un fenómeno minoritario…”

¿Podemos imaginarnos las complicadas consecuencias del matrimonio entre parejas del mismo sexo? Una cosa que ocurre es que los asuntos de género dejan de ser tan claros y definidos como los han sido hasta hoy. A la gente joven les será un tanto confuso y conflictivo el escoger entre todos estos modelos de convivencia. Estudios dicen que hijas sin la presencia de padres varones son más propensas a experimentar embarazos tempranos en la adolescencia que las que viven con ambos padres. Hijos sin madre también son marcados por la ausencia de la seguridad emocional que solo una madre pueda dar.

Todas las oportunidades para que los hijos puedan desarrollar habilidades viendo a papá y a mamá amándose y relacionándose se pierden. Hasta la fecha hay más de 10,000 estudios que prueban categóricamente que los niños se desempeñan mejor con papá y mamá presentes.

El matrimonio del mismo sexo socava el plan de Dios para la familia. Familias debilitadas impactarán a la sociedad sin duda alguna. En su libro de “Los Argumentos a favor del Matrimonio” ( The Case for Marriage ), Linda Whaite y Maggy Gallagher escriben: “En la medida que el matrimonio se debilita, comienzan los costos , no solo para los niños en su calidad individual y su familia, sino también  para todos nosotros como contribuyentes, ciudadanos y vecinos. Todos incurriremos en costos de ver índices más altos de criminalidad, en la beneficencia pública, en la educación, en los gastos médicos y en la reducción de seguridad en nuestra propia inversión matrimonial. Simplemente como asunto de política pública de salud… una nueva campaña para reducir el fracaso matrimonial es tan importante como las campañas para reducir el fumar”.

Segundo, la legalización del matrimonio homosexual abrirá las puertas de par en par a la legalización de la poligamia y otras desviaciones.

El polígamo de Utah, Tom Green, está utilizando todos los argumentos legales del matrimonio del mismo sexo para alcanzar el mismo propósito que tienen los activistas del MMS. La ACLU en Utah ya estaba lista para defenderlo diciendo que la familia nuclear ya no era necesariamente el mejor modelo.

¿Abrirá el MMS las puertas a la poligamia? Si rechazamos la definición bíblica y milenaria del matrimonio como la unión de un hombre y una mujer, ¿qué argumentos podríamos utilizar para oponernos a la poligamia, bigamia, poliamorío, etc., etc.? Los “legisladores” que tenemos con batolas negras en los tribunales se encargarán de redefinirlo todo.

Si dos personas del mismo sexo se pueden casar, ¿por qué no lo puede hacer un hombre con cinco mujeres o viceversa? ¿o un grupo de contrayentes? No podemos subestimar la maldad que puede existir en el corazón de los hombres. En el 1972 la Coalición Nacional de Organizaciones Homosexuales demandó; “la abrogación de todas las provisiones legislativas que puedan restringir el número de personas que pueden entrar en la unidad matrimonial y la extensión de todos los beneficios legales a todas las personas que cohabitan independientemente de su sexo o números”. Lo último de estos pedidos ya se está convirtiendo en una realidad en nuestros tiempos. Rechazar la ley de Dios nos lleva no a creer en nada, sino a creer en cualquier cosa.

La razón más alta para oponerse al matrimonio homosexual es: que Dios se opone.

Y Dios lo hace,  porque nos ama. Cuando Jesús confirmó en el Nuevo Testamento el diseño de Dios para el matrimonio lo hizo porque este opera en nuestro mejor interés.

El matrimonio nos restaura al estado de Adán cuando todavía estaba en Edén y tenia comunión con Dios. El matrimonio es la organización más emblemática de todas las demás organizaciones en la historia de la humanidad.

Algunos preguntarán; ¿y qué puede y debe de hacer la iglesia ante estos retos? Tenemos que reaccionar como Cristo lo hubiera hecho, con compasión y convicción.  Compasión al tratar a todos los componentes de esta lucha. Aunque la actividad homosexual enoja a un Dios santo, preguntó: ¿quién de nosotros no ha hecho enojar a Dios? Cuando Jesús sacó a latigazos a los mercaderes en el templo, no lo hizo porque fueran homosexuales, lo hizo porque estaban llenos de avaricia y de “yoismo”, dos pecados favoritos de nuestra sociedad. Tenemos que mostrarle a las personas que luchan contra la homosexualidad la misma gracia que le mostramos en la iglesia a hermanos que tienen sus asuntos como el murmurar, el bochince, el fariseísmo y otras cosas que también enojan a un Dios santo.

He aprendido y enseño que de la misma manera que no me burlo de alcohólicos, drogadictos, mentirosos, adúlteros, tampoco lo puedo hacer con los homosexuales. No lo hago porque los miembros de las iglesias no son otra cosa que una colección de ex pecadores que todavía siguen luchando por honrar, amar y agradar a Dios.

No nos engañemos a nosotros mismos. En 1 Corintios 6:9-10, donde aparece el listado de las malas noticias de todas las conductas que nos separarán del cielo, aparecen unas buenas noticias en el verso 11 que dice: Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios”. Estas son verdaderas buenas noticias, para todo aquel que lucha. Hay esperanza, sanidad,  restauración, liberación, perdón y justificación en Cristo Jesús.

La Iglesia no puede abdicar a su rol de denuncia profética de la maldad, pero también es hospital de almas, casa y refugio de compasión. La Palabra de Dios fue el primer tratado en llamar al hombre y rescatarlo de sus deseos sexuales destructivos y enseñarlo a expresarlos correctamente dentro del pacto o unión entre un hombre y una mujer. El matrimonio homosexual no es un paso de avance en la dirección correcta, todo lo contrario es un paso de retroceso. Un paso atrás de la sociedad de liberación verdadera a la que Dios nos ha llamado.

Te exhorto a elevar el matrimonio, a honrar el plan de Dios para que podamos levantar familias funcionales. Lo único que no podemos hacer es ignorar estas luchas, porque es demasiado lo que hay en riesgo.

Emplazado el Secretario de Justicia de PR

En un acto histórico, el pasado jueves 26 de marzo, el Secretario de Justicia César Miranda fue emplazado y se radicó en el Tribunal Supremo de Puerto Rico un recurso de “mandamus” para que dicho tribunal obligue al funcionario público a cumplir con su deber ministerial y defender el estado de derecho vigente que reconoce el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer. Esto a raiz de la acción del gobierno de no defender en el Primer Circuito de Apelacciones de Boston el Artículo 68 del Código Civil de Puerto Rico ante la demanda incubada por un grupo de parejas lésbicas.

En el sistema democrático existe la separación de poderes entre las tres ramas de gobierno: el poder ejecutivo, el legislativo y el judicial. El poder ejecutivo no tiene facultad constitucional para hacer leyes ni para derogarlas. Esa función le corresponde exclusivamente a la Rama Legislativa. Sin embargo, en un acto de ilegalidad, el gobierno de Puerto Rico, sin someterse al proceso legislativo, sin haber cambiado el estado de derecho y sin una decisión aún del Supremo de los EU, decidió cambiar su política pública con respecto al matrimonio. El recurso legal del “mandamus” lo que consigue es forzar al funcionario ejecutivo a cumplir la ley vigente.

Este pasado jueves 26 cientos de personas se reunieron frente al edificio del Departamento de Justicia en Miramar (San Juan) para levantar su voz de protesta ente este acto infame por parte de la administración García-Padilla. El Secretario de Justicia ha incurrido en un acto ilegal que debe ser juzgado por los tribunales. El poder ejecutivo no decide cuál ley va a obedecer y cuál ley no obedecerá. Hasta que no cambie el estado de derecho vigente está obligado a acatar dicho orden jurídico.

Posteriormente la manifestación marchó hasta el Tribunal Supremo de Puerto Rico donde se radicó el recurso de “mandamus”. A continuación algunas fotos del evento.

También puede bajar este video tomado en la marcha al Tribunal Supremo: 

La naturaleza no cambia

cesar vazquezLa naturaleza no cambia… tampoco el diseño de Dios para el ser humano.

La decisión del Gobernador de no defender el matrimonio solo entre el hombre y la mujer en Boston es un acto repudiable, que merece nuestro más enérgico rechazo. El Gobernador incumple con el deber que juró de defender la Constitución y las leyes del Estado Libre Asociado de Puerto Rico. El artículo 68 del Código Civil, que establece que el matrimonio solo es entre el hombre y la mujer y que no se aceptará otro tipo de matrimonio independientemente de su origen, ha sido sostenido como constitucional por nuestro más alto tribunal. Toda ley se presume constitucional a menos que un tribunal de la declare inconstitucional. El Gobernador no tiene la prerrogativa de declarar leyes inconstitucionales. Por otro lado, si el Gobernador puede escoger no defender una ley está menoscabando el poder de la rama legislativa de establecer las leyes que gobiernan nuestro estado. Esa acción del gobernador haría inoperante el poder de la rama legislativa. La primera consecuencia de este acto es el incumplimiento del Gobernador y de su Secretario de Justicia de su deber ministerial de defender la Constitución.

La segunda consecuencia de esta decisión es que con ella el gobernador traiciona la confianza del pueblo de Puerto Rico. Para la mayoría de los puertorriqueños el matrimonio sólo puede ser posible entre un hombre y una mujer. Y ese matrimonio es el fundamento de la familia, la institución básica y fundamental de la sociedad. En su campaña para la elección le afirmó repetidamente que creía que el matrimonio sólo entre el hombre y la mujer. Hoy sabemos que no estaba diciendo la verdad. Que le dijo eso al pueblo de Puerto Rico para engañarlo, particularmente al pueblo cristiano. La realidad es que el señor Gobernador está usando su autoridad para imponerle al pueblo de Puerto Rico las agendas de grupos minoritarios que buscan normalizar la conducta homosexual.

Cuando una sociedad dice que el matrimonio entre dos personas del mismo sexo es igual al matrimonio entre un hombre y una mujer, lo que realmente está alegando, es que la conducta homosexual tiene el mismo valor que la conducta heterosexual. El día que se imponga el matrimonio homosexual a nuestro pueblo, ese día se le empezará a enseñar en las escuelas a los niños que pueden tener dos papás o dos mamás y que la conducta homosexual es una alternativa digna de vida. La mayoría de los puertorriqueños no creemos estas ideas porque es evidente que la conducta heterosexual es normal y natural, pero la conducta homosexual es una distorsión de la sexualidad. Esto es un hecho biológico no teológico.

Tenemos que tener bien claro que lo que se apruebe a nivel legal terminará siendo enseñado en la escuela como correcto. Nuestros niños en última instancia serán las víctimas. Se les va a vender lo distorsionado como normal. Es importante que estemos claros sobre este asunto. La sexualidad humana no cambia por la decisión del gobierno o de los tribunales. Tampoco cambia el diseño de Dios para el ser humano. Dios hizo los seres humanos varones y hembras, conforme a su imagen y conforme a su propósito. Esto es lo que vamos a seguir creyendo, lo que vamos a seguir viviendo y lo que vamos a seguir enseñando. Esta es la verdad que no cambia, aunque tengamos un gobernador que una vez la creyó pero ahora no la quiere defender. La naturaleza no cambia…

Dr. César A. Vázquez Muñiz
Portavoz Puerto Rico por la Familia