EL GOBERNADOR “YAGRUMO”

YagrumoEl Yagrumo es una planta que crece mayormente en las zonas montañosas de nuestra tierra. Una de sus principales características es que su hoja por un lado es verdosa, pero por el otro lado es plateada. Esto es muy bonito en una planta, pero cuando se trata de los principios y valores de una persona, el ser como el Yagrumo es señal de falta de integridad, carácter y veracidad. Tenemos un gobernador que es precisamente como el Yagrumo. Hoy dice una cosa, mañana dice otra según entienda que mejor le conviene.

Cuando Alejandro García Padilla estaba en campaña política en el 2012 declaró y afirmó que creía en el matrimonio original hombre y mujer. Lo dijo públicamente y hasta fue a varias iglesias a decirlo desde esos púlpitos. Sin embargo mientras hacía eso, se reunía con los activistas homosexuales y les juraba que iba a defender sus reclamos y en el teatro Coribantes los reclutaba para su campaña. Desde que llegó al poder todo lo que ha hecho es abogar por las causas gays y arremeter contra el pueblo cristiano. ¿Lo advertimos? Claro que sí. Estamos en record. Le dijimos al pueblo cristiano que AGP era un lobo vestido de oveja. Les mostramos la plataforma de gobierno que bien clarito revelaba este plan siniestro. Pero al igual que Israel, el pueblo ignoró la voz de advertencia que Dios estaba dando al pueblo por medio de sus siervos y eligieron su rey. Lo que estamos viendo ahora no es una sorpresa. Habíamos advertido del otro lado del Yagrumo, pero el fanatismo y la credulidad absurda ante los cantos de sirena y las promesas de chavos para todo el mundo, cegó a muchos.

Ahora falta el último paso. Este gobernador que juró defender las leyes de Puerto Rico con una mano en la Biblia, en el día de hoy seguramente informará al país que su gobierno no defenderá la ley 68 que establece que el Puerto Rico solo se reconocerá como matrimonio la unión entre un hombre y una mujer. Esta ley está siendo impugnada por activistas lesbianas en Boston. Aquí el juez federal le dio un no a lugar, y han apelado al primer circuito de apelaciones. Si el gobierno no sale a defender la ley, muy probablemente pronto bajará una decisión de la corte federal de apelaciones y tendremos en Puerto Rico el matrimonio gay por decreto judicial, y no por voluntad del pueblo.

Tan reciente como en el día de ayer, el Gobernador AGP declaró que seguía creyendo en el matrimonio hombre y mujer, pero no lo va a defender en Boston ante el ataque de estos grupos. ¿Cómo uno puede decir que cree en algo, pero no lo defiende? Así es el Gobernador Yagrumo. La pregunta es: ¿seremos nosotros como el Yagrumo también? Seguiremos nosotros los cristianos defendiendo nuestros principios y lo que la Biblia dice aunque mañana un tribunal o un partido político diga lo contrario? Ya hay iglesias y denominaciones que están cediendo a la presión. Ya hay cristianos por ahí que están claudicando y “modificando” sus posturas. Como si lo que Dios ha dicho estuviera sujeto a lo que el mundo y la sociedad piense.

Escúchame bien: Hay que obedecer a Dios, antes que a los hombres. Si tú quieres unirte al club de los yagrumos con AGP, ese es tu problema. Yo y mi casa serviremos a Jehová. Ha llegado el momento de probar si estamos dispuestos realmente a padecer y enfrentar oposición por los principios de Dios. En el 1973 la Corte Suprema de los EU legalizó el aborto. ¿Lo convirtió en algo bueno? Por supuesto que no. Y hemos seguido combatiéndolo y al día de hoy, cada vez son menos las clínicas de aborto en PR. Seguiremos haciendo nuestro trabajo y defendiendo lo que creemos pase lo que pase.