Cuando de abuso y hostigamiento se trata…

Posted by Mujeres Por Puerto Rico on Friday, November 17, 2017

Sobre el abuso sexual por el sacerdote…

César VázquezPor: Dr. César A. Vázquez Muñiz

En días recientes recibimos la triste noticia de un sacerdote acusado por un individuo ciego al que alegadamente trató de abusar sexualmente en la misma iglesia. Inmediatamente salen a relucir los usuales ataques de algunos activistas de la comunidad LGBT contra todos los sacerdotes y ministros evangélicos, cada vez que sale a la luz pública un caso como este.

¿Por qué será que cuando ganó Orlando Cruz en boxeo lo que se enfatizó era su homosexualidad? ¿Qué tiene que ver el homosexualismo con las destrezas necesarias para boxear? Ahora en este caso de abuso sexual por parte de un sacerdote, lo que se enfatiza es que es sacerdote. Sin embargo cuando un hombre abusa sexualmente de otro hombre es homosexual. Es su preferencia sexual la que actúa. El sacerdocio lo único que le brinda es una posición de autoridad para llevar a cabo este acto. Lo mismo pasa con maestros, entrenadores, médicos y otros que desde su posición de autoridad expresan equivocadamente su sexualidad abusando de aquellos sobre los cuales tienen poder o autoridad, sean homosexuales o heterosexuales.

Mis respetos para todos los sacerdotes, pastores o líderes espirituales que a pesar de sus deseos, sean homosexuales o heterosexuales, dan mayor valor a su compromiso con Dios y a su respecto por aquellos a quienes sirven. Unas recomendaciones. Lo primero es que lo único que nos da fuerzas para vencer la tentación es nuestra relación con Dios. “Si por el espíritu hacéis morir las obras de la carne viviréis.” Lo segundo, durante la confesión no permita que le den detalles sobre los pecados de índole sexual. Esto lo que hace es alimentar la tentación.

Por último, no podemos descartar como si no tuviese valor al que alegadamente ha cometido estos hechos. Más allá de la justicia humana con la que debemos cumplir, está el ánimo de restauración del pecador que fue lo que llego a Jesús a la Cruz. Demás está decir que la víctima debe ser objeto intenso de nuestro cuidado y protección.