Puertorriqueñas hablan sobre su proceso de aborto

ClaribelPor: Claribel Maldonado
Portavoz de Mujeres por Puerto Rico

Hoy, en el contexto de la discusión sobre el P. del S. 950 – Para establecer la “Ley para la protección de la mujer y la preservación de la vida” dentro de los procedimientos de aborto en Puerto Rico – Los titulares desenfocan el verdadero centro del proyecto: El Derecho De La Mujer A Estar TOTALMENTE Informada antes de tomar la decisión y que tenga un período de 48 horas para tomar la decisión –sin presiones-.

¿Qué dicen las mujeres puertorriqueñas que abortaron?

Las expresiones aquí contenidas fueron obtenidas del estudio doctoral Miranda-Portugués 2012. Para propósito de privacidad, se sustituye el nombre de la participante con uno ficticio. Cabe mencionar que de las cuatro puertorriqueñas entrevistadas en dicho estudio, -todas- expresaron no haber escuchado ni antes ni después de sus abortos, ni haber recibido orientación alguna al respecto del síndrome de estrés post-aborto. Ninguna de las cuatro recibió orientación alguna sobre esa posibilidad. En subsiguientes posteos publicaremos sobre las otras tres mujeres.

Aquí la descripción del proceso de Carol (aborto quirúrgico):

“Carol describió el proceso como uno doloroso y traumático. Mientras estaba en la clínica, escuchó mujeres gritando “Me duele”. El proceso le dolió aun con la anestesia, y estuvo sangrando por dos semanas. Más adelante tuvo que recurrir a sala de emergencia para descubrir que el aborto no había sido completo. Tuvieron que eliminar el tejido que le habían dejado en el útero. Aunque el segundo aborto no le resultó doloroso, fue más traumático. En esta ocasión tenía el envase donde se recogía el material de concepción a nivel de su rostro. Durante el proceso pudo ver el material de concepción a medida que llenaba el mismo.”

Carol era una joven soltera que estudiaba su bachillerato y quedó embarazada de su novio. Aunque su pareja estaba emocionada por el embarazo, la joven optó por el aborto. Su motivación para abortar fue terror de que sus padres la rechazaran. Su pareja la acompañó en todo momento. Más adelante, quedó embarazada nuevamente. En esta ocasión estaba con otra pareja. Al igual que en el primer embarazo, su pareja se alegró y no quería que abortara. Una vez más, el temor de enfrentar a sus padres fue más fuerte.

Cuando llegó el momento de ir a la clínica, su pareja no la quiso acompañar. Indicó que hoy siente un “vacío existencial”. Lamenta no haber tenido apoyo y comprensión por parte de sus padres. Si pudiera cambiaría todo y enfrentaría a sus padres. Ha lamentado toda su vida su decisión.

Como ven, el caso de Carol es de dos abortos provocados. En ambos, el elemento de presión fue auto-infrigido por el temor de que los padres le rechazaran. Queda manifiesto que la mujer no aborta motivada por ella sola, hay elementos de presión que le acompañan. La mujer tiene derecho a ser debidamente y mucho mejor orientada cuando está en crisis. La mayoría de las mujeres no necesitan un aborto, necesitan APOYO.

¿Qué dice El P. del S. 950?

Carol se hubiera visto beneficiada del proyecto que hoy se presenta por la Nayda Venegas Brown, Senadora Distrito de Carolina. Carol, efectivamente cayó en el lado oscuro de esa estadística que dice que lo que a ella le ocurrió (quedaron tejidos del bebé en su útero) es menos de 1 de cada 100 abortos. Carol tenía derecho a saberlo previo a decidir. Supongamos que en un año ocurrieran un mínimo de tres mil abortos quirúrgicos de primer trimestre en Puerto Rico* – 3000 x .05 = 150 mujeres al año con rastros de tejido de su bebé luego del procedimiento con alto riesgo de infección, hemorragia o sepsis. Quien hace el aborto gana más dinero en 30 minutos que durante los nueve meses de embarazo. Algunos no piensan en usted… sino en el dinero que conseguirán. ¿Quién realmente se empodera ocultándonos información? Estamos en el siglo 21, no en la era del oscurantismo.

Entre las disposiciones en Protección De La Mujer, el artículo 2(b) del proyecto decreta que:

Al menos cuarenta y ocho (48) horas antes del aborto, el médico que realiza el aborto debe explicar a la mujer lo siguiente:

  1. Que los beneficios de asistencia médica pueden estar disponibles para la atención prenatal, el parto y la atención neonatal.
  2. Entregar y explicar los materiales informativos que serán preparados por el Departamento de Salud, que contendrán información objetiva que describa los diferentes tipos de cirugía y métodos de aborto inducidos por drogas, así como los efectos a corto y largo plazo, los riesgos médicos comúnmente asociados con cada método de aborto, incluyendo el riesgos de infección, hemorragia, perforación o ruptura cervical o uterina, peligro de embarazos posteriores, el posible mayor riesgo de cáncer de mama, los posibles efectos psicológicos adversos asociados con un aborto, y los riesgos médicos asociados con llevar a un embarazo a término. Estos materiales deben estar disponibles por escrito, sin costo por parte del Estado, previa solicitud e, igualmente, deben estar disponibles en el sitio web del Departamento de Salud.
*En Puerto Rico las cifras del aborto no son fielmente recogidas, así aceptado por varios ex-secretarios de Salud. Se estima pueden oscilar entre 6mil a 15mil. El secretario del Departamento de Salud, Lorenzo González Feliciano, informó en el 2010 que entre 2000 y 2006 se practicaron cerca de 39 mil abortos en el país, cuatro mil de ellos de menores. En una audiencia pública de la Comisión de Salud de la Cámara, González Feliciano, representado por la doctora Emirce Vázquez y el abogado Marcos Martínez, indicó en una ponencia escrita que, sin embargo, “no conocemos la magnitud real de la cantidad de abortos que están ocurriendo en la Isla”.

#DerechosHumanos #DerechoASaber #RealWomenPower #PS950

El aborto: el peor de todos los holocaustos

IMG-20150920-WA0004Por: René X. Pereira
Presidente de PR por la Familia

Un poco de historia: en la Alemania de los años 30, las cortes y tribunales de justicia de esta nación determinaron que no era ilegal el despojar a millones de judíos alemanes de sus más elementales derechos. Eventualmente esto llevó al exterminio de 6 millones de judíos en campos de concentración. Todo fue legal y con el aval del sistema judicial alemán.

En el 1973 la Corte Suprema de los EU decidió que los bebés en el vientre de sus madres no tenían derechos ni eran seres humanos, sino parte del cuerpo de la mujer y por eso la madre podía decidir matar a su bebé. Desde entonces unos 53 millones de seres humanos han sido asesinados en centros de exterminio a los que llamamos “clínicas de aborto”. El aborto se ha convertido en una industria muy lucrativa que opera por la libre y sin los mismos controles y normas de un hospital o centro quirúrjico, a pesar de que se realizan procedimientos que ponen en peligro la vida de las mujeres que allí acuden.

aborto

El argumento de los que favorecen el aborto es que el mismo es un derecho de la mujer de decidir sobre su cuerpo. ¿Pero y quién decide por el cuerpo de esa criatura por nacer? ¿Es realmente su cuerpo, o su cuerpo es solo la habitación temporal de ese ser humano? Un naciturus o feto, tiene su propio corazón, su propio cerebro, su propio sistema nervioso y circulatorio. No solo eso, ese bebé tiene su propio DNA distinto al de su madre, y a menudo tiene un tipo de sangre totalmente distinto. No es una verruga, ni un órgano del cuerpo de la madre. Es un ser totalmente diferente.

Pero lo más inconcebible es que la información que provee el propio Departamento de Salud de PR revela que cientos de adolescentes menores de 14 años son llevadas a abortar sus bebés sin el consentimiento de sus padres. ¿Quién paga por este procedimiento? En Puerto Rico la ley establece que un menor de 16 años no tiene la capacidad de consentir una relación sexual. Se llama “violación técnica”. Pero las autoridades se hacen de la vista larga y no están investigando este delito. A un menor en nuestro país no se le puede someter a un tratamiento médico sin el consentimiento de sus padres. Pero en el aborto, el menor puede ir voluntariamente y los padres no son notificados. Pero si hay una complicación en el proceso, estos tienen que asumir la responsabildad. ¿Es esto justo?

El proyecto del Senado 950 de la senadora Nayda Venegas no puede prohibir el aborto, debido a la funesta decisión de la Corte Suprema (Roe vs. Wade 1973), pero establece una serie de controles a esas clínicas, y establece que esa madre debe ser orientada y ayudada a tomar una decisión, viendo otras opciones en favor de la vida. Ojalá algún día se revierta la fatídica decisión del SCOTUS. Tristemente es un crimen contra el más indefenso de los seres humanos, los que viven en lo que se supone sea el lugar más seguro, el vientre de sus propias madres. Las encuestas y sondeos que están saliendo confirman que la mayoría de la gente en Puerto Rico, no favorece el aborto. Insto a que nos expresemos públicamente en favor de este proyecto y que los demás legisladores no se intimiden, sino que apoyen el mismo. Porque todos ellos, al igual que nosotros, debemos dar gracias de que nuestras madres no nos abortaron.

Jugar a ser Dios

cesar vazquezPor: Dr. César Vázquez Muñiz
Médico Cardiólogo

El virus del Zica tiene la capacidad de afectar el sistema nervioso central de la criatura en desarrollo en el vientre materno. Algunos niños van a nacer con diferentes defectos y diversos grados de severidad. Algunos plantean que el aborto es la manera de resolver este problema. El aborto es la destrucción premeditada de la vida antes de nacer. El argumento fundamental es que algunas vidas no merecen vivir o no merecen ser vividas. Para entender cuál debe ser nuestra actitud ante este hecho trágico debemos hacernos las siguientes preguntas. ¿Qué es la vida? ¿Es sólo materia o hay algo más? ¿Tenemos el derecho de quitarle la vida a un ser inocente? ¿Qué es lo que nos da valor y dignidad como seres humanos? ¿Quién lo decide?

Aquellos que creemos que la vida es don de Dios entendemos que sólo Él la da y sólo Él puede quitarla. Creemos que todo ser humano tiene un valor y una dignidad que son intrínsecos al hecho de ser imagen de Dios. No importan los defectos o las enfermedades. Es increíble que una sociedad que le reconoce derechos a criminales confesos, a los animales, a los árboles y a los ecosistemas, se los niegue a la criatura más inocente de todas: el niño por nacer. Es increíble que amemos los animales y gastemos billones de dólares en su cuidado y estemos dispuestos a destruir niños antes de nacer porque los percibamos como defectuosos. Va a ser incómodo, retante, costoso y a veces bien doloroso cuidarlos. Pero esto también pasa con los niños que nacen saludables y sufren una enfermedad o accidente catastróficos. Esto también pasa con nuestros padres cuando envejecen y se enferman y sufren condiciones terribles como el Alzheimer’s. La otra cara del aborto es la eutanasia.

El valor de una sociedad se mide por el cuidado que le da a sus miembros más frágiles. Lo correcto es ayudar a los niños que nacen con esta condición como con cualquier otra y a los padres que tienen que cuidarlos. Destruirlos antes de nacer es jugar a ser Dios. Jesús dijo: “lo que hagan a estos pequeños a mí me lo hacen”.