Rotundo éxito Marcha Luchemos por las 2 Vidas

Bajo un sol candente, este pasado viernes 28 de septiembre miles de personas se congregaron el el lado Sur del Capitolio de Puerto Rico para llevar a cabo la marcha Luchemos por las 2 Vidas. Desde ahí, los manifestantes partieron en durección a la Fortaleza, que es la residencia del gobernador Ricardo Rosselló Nevares. El propósito de la misma fue defender el proyecto del Senado 950 que busca regular la práctica del aborto en Pueto Rico y atemperar el estado de derecho existente a lo establecido en el 1992 por la Corte Suprema de los EU, en el caso Planned Parenthood vs. Casey.

Este fue un día regular de trabajo; no obstante, a pesar de ello, miles hicieron espacio en sus agendas para asistir a esta importante manifestación. Sin embargo el Gobernador de Puerto Rico no recibió a los manifestantes, aun cuando en horas de la tarde estuvo recibiendo a otros grupos en la Fortaleza. Allí estuvieron presentes figuras importantes como la senadora Nayda Venegas, quien es la autora de este proyecto, el alcalde del pueblo de Moca, el obispo de la diócesis de Arecibo, y líderes de grupos y organizaciones cristanas como la Fraternidad de Concilios Pentecostales (FRAPE), Puerto Rico por la Familia, Mujeres por Puerto Rico, Pro vida, Caballeros de Colón, entre otros. Esta marcha fue convocada por el colectivo Mujeres 950.

Una vez este proyecto sea aprobado en el Senado, pasará a la Cámara de Representantes y posteriormente a la firma del Gobernador, quien ha adelantado que no firmará ningún proyecto que a su juicio atente contra los “derechos de las mujeres”. Sin embargo, con suficientes votos el proyecto de ley pudiera aprobarse aun sin la firma del Gobernador. Desde que comenzó su mandato en enero del 2017, el gobernador Ricardo Rosselló, quien firmó un acuerdo escrito con el sector religioso del país, ha incumplido con la gran mayoría de los compromisos que hizo con este sector y se ha caracterizado por ser un defensor férreo de la agenda LGBT y el feminismo de género.

La decisión informada sobre el aborto

NaydaPor: Senadora Nayda Venegas Brown

El pasado lunes, 7 de mayo de 2018, esta servidora presentó el  Proyecto del Senado 950 para establecer la “Ley para la protección de la mujer y la preservación de la vida dentro de los procedimientos de aborto en Puerto Rico”.

Este proyecto tiene como fin primordial promover el interés apremiante del Estado de proteger los derechos de la mujer embarazada, al garantizar que esta lleve a cabo decisiones razonadas sobre su propio cuerpo, asegurando así su consentimiento informado y libre, dentro de los procedimientos de aborto.  Como segundo objetivo, promueve como política pública reconocer como un interés apremiante del Estado la protección de la potencialidad de vida humana, según permitido por la normativa federal.

No estoy ajena al debate público desatado por este tema tan delicado y que tantas pasiones genera.   Sin embargo, estoy convencida de que es hora de que tengamos esta conversación. Por muchos años, en Puerto Rico el tema del aborto y su reglamentación, ha sido echado al olvido, lo cual no ha hecho más que diseminar la desinformación y la ignorancia sobre el tema. Con la excusa de que se ha reconocido el derecho al aborto,  en Puerto Rico hemos dejado pasar dos verdades por alto:

1. Que el derecho al aborto no es absoluto.

2. Que tanto en los estados, como en Puerto Rico, se puede aprobar ley para reglamentar las clínicas de aborto, con el fin de que la mujer sea adecuadamente informada, asegurar facilidades medicas adecuadas y proteger la vida del no nacido. Aunque sabemos que muchos se oponen a reconocer el no-nacido como una “persona”, el Tribunal Federal ha resuelto que se puede legislar para promover el interés de la potencialidad de la vida, luego que el feto ya es viable.

Lo establecido en el P. del S. 950  promueve que los médicos expliquen a las pacientes todas las alternativas disponibles.  En mis funciones como senadora y presidenta de la Comisión de Bienestar Social y Asuntos de Familia, he tenido la oportunidad de escuchar el testimonio de muchas mujeres que han abortado porque en el momento de desesperación, no han tenido orientación adecuada.  Según sus desgarradoras historias, ir a la clínica de abortos a buscar información fue como ir a un “dealer” de carro a informarte cómo comprar un auto. La realidad comercial del asunto es que los vendedores te van a querer vender el carro. Lo mismo pasa con las clínicas de aborto, en donde su negocio es el aborto mismo.

La decisión de abortar debe ser consentida e inteligente. Muchas mujeres sufren de depresión, síntomas de suicidio y patrones de conducta destructivos cuando se arrepienten de haber abortado. Ninguna ley obliga a los médicos a explicarles a las pacientes los riesgos de arrepentirse de abortar, no ofrecen un sonograma ni escuchan los latidos del corazón del feto, y dicen a las mujeres que eso es solo una masa de células, o “que eso no es nada”.

Esto tiene que cambiar. Las mujeres necesitan saber que corren un riesgo de arrepentirse y que pueden sufrir depresión por haber abortado un hijo, y las consecuencias psicológicas que una desestabilidad mental puede acarrear. El P. del S. 950 promueve que el médico ofrezca a la paciente hacerle un sonograma, a fin de esta sepa la verdad: que la “masa de células” tiene un corazón que late.  Por otro lado, existe el riesgo de que la mujer no pueda tener más hijos, y que desarrolle infecciones o hemorragias, dependiendo del procedimiento.  Me parece que los que abogan por los derechos de las mujeres y los derechos humanos, deberían estar de acuerdo con todo lo que promueva la información necesaria y completa para tomar decisiones, como lo hace el proyecto.

La decisión de abortar debe ser libre. En Puerto Rico no se habla de que hay muchas mujeres y niñas que son obligadas a abortar por padres, parejas o conocidos. El P. del S. 950 busca que la clínica espere al menos 48 horas antes de realizar el aborto, luego de haber explicado los riesgos y opciones a la paciente. Esta reglamentación sobre la clínica ayuda a evitar que la mujer actúe bajo impulso, intimidación, violencia o sea una decisión provocada por la depresión, que luego lamente.   Que conste que el P. del S. 950 establece que, si hay una emergencia y la vida de la mujer está en peligro, no hay que esperar dicho término. Además, el Proyecto propone que, para alcanzar este fin, la clínica debe desplegar un letrero que informe a la mujer que obligarla a abortar es ilegal, y que ni siquiera su médico la puede presionar.  ¿Quién puede estar en desacuerdo con esto?

Puerto Rico es una de las pocas jurisdicciones de Estados Unidos que no requiere que los padres tengan conocimiento de que las menores se van a someter a un aborto. El P. del S. 950 se acomoda a lo ya aprobado por el Tribunal Federal, y propone requerir que los padres consientan o, a falta de esto, entonces que la menor pueda ir al Tribunal en procedimiento sumario a ejercer su derecho.

Por último, el P. del S. 950, no solo vela por la salud y seguridad de la mujer, sino también por la potencialidad de la vida que carga en el vientre. Existen muchas referencias médicas y científicas que evidencian que el feto siente dolor ya a las 20 semanas de gestación.  En Utah, la ley requiere que se administre un anestésico al feto, si el aborto es realizado luego de 20 semanas. Precisamente, porque se reconoce que el feto siente dolor, cada vez se hace más común que los médicos pongan anestesia a los fetos, cuando hay que operarles en el útero.

El Tribunal Federal ha resuelto que este es un interés apremiante en un estado para proteger y es el fin del P. del S. 950 que en Puerto Rico se acoja esta política pública. Además, el P. del S. propone que si un bebé sobrevive el aborto, el médico debe darle el cuidado médico necesario.

Aunque sé que hay muchos asuntos en los que podemos estar en desacuerdo, sé que el pueblo de Puerto Rico está de acuerdo conmigo en esto. ¿Cómo podríamos oponernos a esto? Me parece que realizar abortos a un feto de más de cinco meses, que sabemos que puede sentir dolor, o dejar morir a un bebe que sobrevive,  es espeluznante.

En los procedimientos de aborto en Puerto Rico no hay reglamentación ni límites. Esto es un negocio. No nos engañemos.  Es hora de que en nuestro país asumamos responsabilidad sobre el asunto y de regular para asegurarnos de que las mujeres ejerzan su derecho con conocimiento informado y libremente.

Fuente: Periódico El Nuevo Día
https://www.elnuevodia.com/opinion/columnas/ladecisioninformadasobreelaborto-columna-2444697/?utm_term=Autofeed&utm_campaign=Echobox&utm_medium=Social&utm_source=Twitter#Echobox=1536037844

El Departamento de Justicia de PR y el no nacido

Juan GaudProtegerlo es constitucional

Por: Lic. Juan M. Gaud Pacheco
Abogado

En el caso de Roe v Wade se estableció claramente los derechos naturales del no nacido.  El Proyecto presentado por la Senadora Nayda Venegas P. del S. 950 sobre la protección de las dos vidas, la de la madre y la del no nacido y el artículo 90 propuesto para el nuevo Codigo Civil, rescatan ese concepto que han querido soslayar.  Al no nacido le acompañan una serie de derechos, por ejemplo, en casos de divorcio, sucesiones, pensiones excónyuges, tratamiento médico entre otros. Estos derechos del  no nacido le acompañan y se perfeccionan al momento de nacer.  Para abundar en este punto, analicemos  lo expresado en su ponencia por el Departamento de Justicia por motivo de la discusión del P. de la C. 1654, revisión del Código Civil, a su artículo 70  que discute la figura del “nasciturus”.

CAPÍTULO II. GESTACIÓN, NACIMIENTO Y RECONOCIMIENTO DE LA PERSONA NATURAL COMO SUJETO DE DERECHO

Artículo 70. Personalidad y capacidad:  El nacimiento determina la personalidad y capacidad jurídica; pero el concebido se tiene por nacido para todos los efectos que le son favorables, siempre que nazca con las condiciones que expresa el Artículo siguiente.

La representación legal del ser en gestación corresponde a quien la ejercerá cuando nazca y en caso de imposibilidad o incapacidad, a un representante legal o defensor judicial.

El Departamento concluye que, desde el punto de vista del derecho privado, desde la concepción se le tiene por nacido para todos los derechos que le son favorables, excepto que nazca muertoQue dicha propuesta es constitucional y cónsona con Roe v. Wade 93 S. Ct. 705, 729 (1973).  Es decir que dicho estado de derecho está vigente desde dicho caso. En esto estamos de acuerdo con el Departamento de Justicia.    Veamos la discusión pertinente a la pág. 21 de su ponencia.

“Observamos que el lenguaje propuesto, si se satisface la condición “sine qua non” del nacimiento, es que el nasciturus entonces se considera como nacido para los “efectos que le son favorables” de forma retroactiva. Destacamos que, aunque la inclusión de esta figura en el Código Civil de Puerto Rico no tiene precedentes, no es novel si lo comparamos con los códigos civiles de los estados de California y Louisiana.”

A esos efectos el Código Civil de Louisiana establece respectivamente lo siguiente:

“An unborn child shall be considered as a natural person for whatever relates to its interest from the moment of conception. If the child is born dead, it shall be considered never to have existed as a person, except for purposes of actions resulting from its wrongful death.”

Podemos notar que el lenguaje es muy similar al propuesto. De otra parte, el Código Civil de California dispone:

“A child conceived, but not yet born, is deemed an existing person, so far as necessary for the child’s interest in the event of the child’s subsequent birth.”

Concluye su análisis el Departamento de Justicia que dicho lenguaje y disposición es constitucional y cónsona con Roe v. Wade y sugiere utilizar la disposición de California:

“Observamos que tanto el Código propuesto, como en los códigos citados, es clara la connotación de que son solo los derechos privados los que se activan a la persona. Ello es cónsono con la expresión del Tribunal Supremo federal sobre el término persona en Roe v Wade, pues llega a la conclusión de que los derechos constitucionales de la Décima Cuarta enmienda solo aplican al nacido…”

No encontraron viso de inconstitucionalidad en la propuesta, p. 22. Es decir que el Estado no solo tiene el derecho constitucional de proteger el no nacido, sino que le provee los derechos naturales al mismo y se constituye en persona jurídica al momento de nacer.

Ya aclarado ese asunto poco discutido públicamente del caso de Roe  vs. Wade, añadimos que el mismo ya no es el marco inamovible que rige el Aborto. No es el trimestre de embarazo en que se encuentra la mujer el único elemento que se toma en consideración cuando se evalúa el aborto.

“This, too, we find consistent with Roe’s central premises, and indeed the inevitable consequence of our holding that the State has an interest in protecting the life of the unborn. We reject the trimester framework, which we do not consider to be part of the essential holding of Roe. Planned Parenthoodd v. Casey 505 US 833 (1992)”

El aborto ha causado la muerte de más 50 millones. El caso en que se estableció ya públicamente es conocido a pesar del poder de la industria del aborto por ocultarlo, que la Sra. Norma McCorvey, cuyo pseúdonimo fue Jane Roe, fue manipulada y engañada para que tuviera un aborto. Este es el mejor ejemplo de por que la necesidad de este proyecto. El aborto su mayor fuerza se basa en la mentira, la manipulación de la mujer y la desinformación que se le da.

Fuente: https://gpldotblog.wordpress.com/2018/08/31/el-departamento-de-justicia-y-el-no-nacido-protegerlo-es-constitucional/

Puertorriqueñas hablan sobre su proceso de aborto

ClaribelPor: Claribel Maldonado
Portavoz de Mujeres por Puerto Rico

Hoy, en el contexto de la discusión sobre el P. del S. 950 – Para establecer la “Ley para la protección de la mujer y la preservación de la vida” dentro de los procedimientos de aborto en Puerto Rico – Los titulares desenfocan el verdadero centro del proyecto: El Derecho De La Mujer A Estar TOTALMENTE Informada antes de tomar la decisión y que tenga un período de 48 horas para tomar la decisión –sin presiones-.

¿Qué dicen las mujeres puertorriqueñas que abortaron?

Las expresiones aquí contenidas fueron obtenidas del estudio doctoral Miranda-Portugués 2012. Para propósito de privacidad, se sustituye el nombre de la participante con uno ficticio. Cabe mencionar que de las cuatro puertorriqueñas entrevistadas en dicho estudio, -todas- expresaron no haber escuchado ni antes ni después de sus abortos, ni haber recibido orientación alguna al respecto del síndrome de estrés post-aborto. Ninguna de las cuatro recibió orientación alguna sobre esa posibilidad. En subsiguientes posteos publicaremos sobre las otras tres mujeres.

Aquí la descripción del proceso de Carol (aborto quirúrgico):

“Carol describió el proceso como uno doloroso y traumático. Mientras estaba en la clínica, escuchó mujeres gritando “Me duele”. El proceso le dolió aun con la anestesia, y estuvo sangrando por dos semanas. Más adelante tuvo que recurrir a sala de emergencia para descubrir que el aborto no había sido completo. Tuvieron que eliminar el tejido que le habían dejado en el útero. Aunque el segundo aborto no le resultó doloroso, fue más traumático. En esta ocasión tenía el envase donde se recogía el material de concepción a nivel de su rostro. Durante el proceso pudo ver el material de concepción a medida que llenaba el mismo.”

Carol era una joven soltera que estudiaba su bachillerato y quedó embarazada de su novio. Aunque su pareja estaba emocionada por el embarazo, la joven optó por el aborto. Su motivación para abortar fue terror de que sus padres la rechazaran. Su pareja la acompañó en todo momento. Más adelante, quedó embarazada nuevamente. En esta ocasión estaba con otra pareja. Al igual que en el primer embarazo, su pareja se alegró y no quería que abortara. Una vez más, el temor de enfrentar a sus padres fue más fuerte.

Cuando llegó el momento de ir a la clínica, su pareja no la quiso acompañar. Indicó que hoy siente un “vacío existencial”. Lamenta no haber tenido apoyo y comprensión por parte de sus padres. Si pudiera cambiaría todo y enfrentaría a sus padres. Ha lamentado toda su vida su decisión.

Como ven, el caso de Carol es de dos abortos provocados. En ambos, el elemento de presión fue auto-infrigido por el temor de que los padres le rechazaran. Queda manifiesto que la mujer no aborta motivada por ella sola, hay elementos de presión que le acompañan. La mujer tiene derecho a ser debidamente y mucho mejor orientada cuando está en crisis. La mayoría de las mujeres no necesitan un aborto, necesitan APOYO.

¿Qué dice El P. del S. 950?

Carol se hubiera visto beneficiada del proyecto que hoy se presenta por la Nayda Venegas Brown, Senadora Distrito de Carolina. Carol, efectivamente cayó en el lado oscuro de esa estadística que dice que lo que a ella le ocurrió (quedaron tejidos del bebé en su útero) es menos de 1 de cada 100 abortos. Carol tenía derecho a saberlo previo a decidir. Supongamos que en un año ocurrieran un mínimo de tres mil abortos quirúrgicos de primer trimestre en Puerto Rico* – 3000 x .05 = 150 mujeres al año con rastros de tejido de su bebé luego del procedimiento con alto riesgo de infección, hemorragia o sepsis. Quien hace el aborto gana más dinero en 30 minutos que durante los nueve meses de embarazo. Algunos no piensan en usted… sino en el dinero que conseguirán. ¿Quién realmente se empodera ocultándonos información? Estamos en el siglo 21, no en la era del oscurantismo.

Entre las disposiciones en Protección De La Mujer, el artículo 2(b) del proyecto decreta que:

Al menos cuarenta y ocho (48) horas antes del aborto, el médico que realiza el aborto debe explicar a la mujer lo siguiente:

  1. Que los beneficios de asistencia médica pueden estar disponibles para la atención prenatal, el parto y la atención neonatal.
  2. Entregar y explicar los materiales informativos que serán preparados por el Departamento de Salud, que contendrán información objetiva que describa los diferentes tipos de cirugía y métodos de aborto inducidos por drogas, así como los efectos a corto y largo plazo, los riesgos médicos comúnmente asociados con cada método de aborto, incluyendo el riesgos de infección, hemorragia, perforación o ruptura cervical o uterina, peligro de embarazos posteriores, el posible mayor riesgo de cáncer de mama, los posibles efectos psicológicos adversos asociados con un aborto, y los riesgos médicos asociados con llevar a un embarazo a término. Estos materiales deben estar disponibles por escrito, sin costo por parte del Estado, previa solicitud e, igualmente, deben estar disponibles en el sitio web del Departamento de Salud.
*En Puerto Rico las cifras del aborto no son fielmente recogidas, así aceptado por varios ex-secretarios de Salud. Se estima pueden oscilar entre 6mil a 15mil. El secretario del Departamento de Salud, Lorenzo González Feliciano, informó en el 2010 que entre 2000 y 2006 se practicaron cerca de 39 mil abortos en el país, cuatro mil de ellos de menores. En una audiencia pública de la Comisión de Salud de la Cámara, González Feliciano, representado por la doctora Emirce Vázquez y el abogado Marcos Martínez, indicó en una ponencia escrita que, sin embargo, “no conocemos la magnitud real de la cantidad de abortos que están ocurriendo en la Isla”.

#DerechosHumanos #DerechoASaber #RealWomenPower #PS950