Ponencia Presidente Clínica Interdisciplanaria de Psiquiatría Avanzada (CIPA)

18  de  septiembre  de  2013

Honorable  Miguel  Pereira  Castillo   Presidente  Comisión  de  lo  Jurídico,  Seguridad  y  Veteranos   Senado  de  Puerto  Rico

Muy  buenos  dias  Sr.  Presidente,  miembros  de  la  Comisión  y  todos  los   presentes.     Comparece  ante   ustedes  el  Dr.  Carlos  Augusto  Cabán,   Presidente  y   Director  Médico  de  la  Clinica  Interdisciplanaria  de   Psiquiatría  Avanzada  (CIPA),  en  representación  de  dicha  entidad  y  en   representación  de  la  Sociedad  Puertorriqueña  de  Psiquiatría  SPP.    La   marihuana  es  una  droga  devastadora.  Su  medicalización  y  peor  aún,  su   legalización  sería  nefasta  para  el  país  y  aun  peor  para  nuestros  jóvenes   como  ha  pasado  donde  esos  procesos  se  han  dado  y  paso  a  explicar.

La  marihuana  es  una  droga  muy  antigua.  Hay  evidencia  de  su  uso   inhalado  desde  el  tercer  milenio  antes  de  la  era  actual.  Se  ha encontrado  trazos  en  enterramientos  en  Rumanía  de  esa  era.  Se   conoce  también  de  su  uso  por  los  asirios  en  ceremonias religiosas  llamadas  “qunubu”  que  se  traduce  como  “el  camino  por  fumar”.  El   Cannabis  fue  introducido  por  los  Arianos  a  los  Escitianos  and   Trajanos/Dacianos,  cuyos    chamanes  (los    kapnobatai—se  conocían   como:  ”los  que  caminan  en  el  humo  o  en  las  nubes”).  Quemaban  las   flores  del  cannabis  para  inducir  un  estado  de  trance.  Miembros  del   culto  a  Dionisio,  que  se  cree  se  origino  en  las  regiones  tracianas   (Bulgaria,  Grecia  y  Turkia),  se  sabe  que  fumaba  cannabis.         En  el  2003,  una  cesta  de  cuero  llena  de  hojas  de  cannabis  se  encontró   al  lado  de  una  momia  de  un  shaman  2,500-­‐  to  2,800-­‐años  en  la  región   noroccidental  de  Xinjiang  Uygur,  región  autónoma  de    China.     Se  narra  en  las  Mil  y  Una  Noches:

“Habia  una  vez,  mi  buen  rey,  un  hombre  que  era  pescador  por  trabajo  y   comedor  de  hashish  de  ocupación.    De  lo  que  ganaba  sacaba  un  poco   para  comida  y  el  resto  en  suficiente  cantidad  de  yerba  para  extraer  el   hashish. Usaba  el  hashish  tres  veces  al  día;  la  primera  en  la  mañana  con  el  estómago  vacío,  al  medio  día  y  al  anochecer. Así  nunca  dejaba   de  estar  alegre. Y  aunque  trabajaba  duro  como  pescador,  lo  hacía  a   veces  de  forma  extraña”

Algunas  semillas  fueron  encontradas  entre  las  pertenencias  de   Shakespeare. Según  la  Oficina  de  las  Naciones  Unidas  para  Drogas  y  Crimen  la   cantidad  de  THC  en  el  cannabis  es  el  mayor  indicador  de  la  potencia  y   el  inductor  de  los  procesos  patológicos.     Las  tres  formas  de  producción  del  cannabis  son:

  • la  yerba  (marihuana)
  • la  resina  (hashish)  y
  • el  aceite  (Hash  oil)
  • Ahora  está  la  sintética

La  potencia  está  directamente  asociada  al  efecto  tóxico  cerebral. Aunque  se  reconoce  el  uso  medicinal  aislado  de  esta  sustancia, no  se   puede  validar  el  uso  recreativo  por  su  alto  potencial  tóxico  en   nuestro  cerebro,  nuestro  “disco  duro”.

El  uso  medicinal  en  lugares  como  California,  Colorado,  Portugal  entre   otros  ha  arrojado  resultados  negativos  y  en  detrimento   especialmente  para  los  jóvenes.  Se  ha  reconocido  el  uso  medicinal  de   la  morfina  pero  no  de  su  sustancia  madre  el  opio.  Creo  que  nadie   recomendaría  su  uso  recreacional.  La  marihuana  es  igual  de   peligrosa  y  pasamos  a  mostrar  la  evidencia.  Hay  un  discurso  en  las   redes  que  no  ha  matado  a  nadie.  Totalmente  falso.  Daño  cerebral   permanente  con  aparición,  por  ejemplo,  de  una  psicosis  permanente,   es  quizás  mas  muerte  que  una  muerte  física.  Los  psiquiatras  quizás   somos  los  que  más  manejamos  los  efectos  tóxicos  cerebrales  de  la   marihuana  que  tal  vez  le  pase  desapercibido  a  otros  colegas.

El  mayor  componente  psicoactivo  en  cannabis  es  el   Tetrahidrocannabinol-­‐(THC),  pero  la  yerba  contiene  más  de  400   compuestos químicos,  incluyendo  al  menos  66  canabinoides  más.  El   tetrahidrocannabivarín  (THCV)  puede  inducir  diferentes  efectos   tóxicos. Hay  multiples  estudios  al  respecto  en  las  revistas  médicas. Por  ejemplo:  estudios  recientes  en   la  Universidad  de  Mississippi (Potency  Monitoring  Proyect,  2007)  evidenció  un  aumento  en  la   concentración  de  THC  en  la  yerba  que  se  inhala,  (cigarrillos)  de entre   1975-­‐2007.  La  concentración  del  THC  ha  aumentado  de  4%  en  la   década  de  los  60’s  a  14  a  35  %  en  2011.  Al  presente puede  ser  más   pues  los  traficantes  quieren  mas  concentración  para  aumentar  las   ganancias.  Este  es  el  mayor  inductor  de trastornos.  Ha  habido  un   incremento    del  25%  de  casos  admitidos  a  salas  de  emergencia  por   estragos  médicos  inducidos  por  el cannabis.

El  Centro  para  la  Información  y  Prevención  sobre  drogas  en  Australia   ha  establecido  que  las  flores  del  cannabis  tienen  la mayor concentración  de  THC  seguido  por  las  hojas.  Los  tallos  tienen  menos,   hasta  10  veces  menos. Australian  Government National  Drug  Strategy  (2006): National   Cannabis  Strategy  2006-­2009     Según  la  Oficina  de  las  Naciones  Unidas  para  Drogas  y Crimen  la   cantidad  de  THC  en  el  cannabis  es  el  mayor  indicador  de  la  potencia  y   el  inductor  de  los  procesos  patológicos. “Nederwiet”  –  Es  un  nobre  holandes  para  una  variedad  holandesa  de   marihuana  con  una  gran  cantidad  de  THC.  Puede  llegar  al  30%.  Esta   puede  ser  adquirida  en  la  web.  Richard  Cowan  (2004).  “Top  Story:  Dutch  Lessons:   Tolerance  Works.  Prohibition  Is  Counterproductive.  Who  Is  The  Real  Threat  To  Our  Freedom   and  Security?”.  The  Marijuana  News.  Retrieved  2008-­02-­10. “THC-­content  in  Dutch  Cannabis.  (aka   the  “Killer  Dutch  Bud”  Frenzy…)”.  Help  End  Marijuana  Prohibition.  Retrieved  2008-­02-­10.

Hashish  -­‐  (también  llamado:  hasheesh,  hashisha,  o  sólo  hashish)  es   una  resina  concentrada  producida  de  la  flor  de  la  hoja hembra  de  la   planta  de  marihuana. Es  más  potente  que  la  yerba  y  se  fuma  o  masca.   Varía  en  color  de  negra  a  marrón  dorado dependiendo  de  su  pureza.

Cuando  se  fuma  la  marihuana,  el  THC  pasa  rápidamente  de  los   pulmones  al  torrente  sanguíneo,  que  lo  transporta  al  cerebro  y  a  otros   órganos  del  cuerpo.  Cuando  se  ingiere  en  comidas  o  bebidas,  la   absorción  es  más  lenta.

El  THC,  irrespectivo  del  método  de  ingesta,  actúa  sobre  sitios  específicos   en  las  células  del  cerebro  llamados  receptores  de cannabinoides.  Estos   receptores  normalmente  son  activados  por  sustancias  químicas   similares  al  THC  llamadas endocannabinoides como,  por  ejemplo,  la   anandamida.  Estas  sustancias  se  producen  naturalmente  en  el  cuerpo  y   son  parte  de  una  red  de comunicación  neural  natural  (el  sistema   endocannabinoide)  que  juega  un  papel  importante  en  el  desarrollo  y  la   función  normal del  cerebro.  Al  ingerir  cannabis  alteramos  la   arquitectura  normal  del  cerebro  y  es  así  como  inducimos  las  patologías. La  mayor densidad  de  receptores  de  cannabinoides  se  encuentra  en  las   partes  del  cerebro  que  influyen  en  el  placer,  la  memoria,  el pensamiento,  la  concentración,  las  percepciones  sensoriales  y  del   tiempo,  y  el  movimiento  coordinado.

La  marihuana  induce  una  liberación  excesiva  de  dopamine  en  el  sistema   endocannabinoide,  causando  los  efectos  del  “high”  o euphoria.  Pueden   experimentar   otros   efectos  incluyendo:  distorsiones  en  las   percepciones,  deterioro  de  la  coordinación, dificultad para  pensar  y   resolver  problemas,  y  perturbaciones    del  aprendizaje  y  la  memoria.   Estos  daños  son  peculiarmente  nocivos  entre los  niños  y  adolescents.   Pregunta  retórica:  ¿Como  vamos  a  proteger  a  los  niños  y  adolescentes   de  los  males  de  una  droga  legal, bien  sea  por  medicalización  o   legalización.  Hay  multiples  estudios  y  evidencia  médica  que  plantéan   que  ambas  cosas  han incidido en  aumento  del  consume  entre  los   jóvenes  diferente  a  lo  que  se  hipotetizó  al  comienzo.  (SAMHSA  2011)

Estos  efectos  en  dopamina  han  sido  ratificados  en  estudios   comparativos  antes  e  inmediatamente  despues  de  fumar  marihuana,   evidenciando  una  disminución  de  un  20%  de  la  dopamina  estriatal.  Un aumento en el  por ciento  atado  a  receptores D2 implican un  mayor  uso   de  dopamina.  Esto  abona  a  la  teoría  de  la  psicosis  generada  por  uso  de   marihuana.   Tractos  afectados  por  el cannabis:

Tracto  Mesolimbico

Es  uno  de  los  tractos  de  DA.  Comienza  en  la  región  ventral  tegmental  y   conecta  con  el  sistema límbico a  través  del Nucleus Accumbens,  la   amígdala  y  el  hipocampo  hasta  la  corteza  pre  frontal.  Se  conoce que modula  en  el comportamiento  de recompensa  y  refuerzo  de  placer.  O sea  el  desarrollo de la dependencia.

Este  tracto  se  ha  identificado como uno de los centros  responsables del exceso de dopamina  presente  en  la  esquizofrenia.  El   mecanismo  del  placer  sentido  con  el uso  de drogas es precisamente  la   liberación  anómala  de  dopamina  en  este  tracto.  Es  muy difícil  establecer   si  un  adolescente  que viene con  cuadro  psicótico  es  una  esquizofrenia  o una  psicosis  inducida  por  la marihuana. Muchos  jóvenes  salen  de  esta   fase psicótica otros  lamentablemente  no.  Este  tracto  está  envuelto en   el  refuerzo  al  uso de cannabis,  los  procesos  de  memoria, reacciones   emocionales  y  motivación.  Todas  estas  funciones  están  afectadas  con  el   uso continuo  de  cannabis.  Muchas  personas argumentan no  estar adictos  pero  no  pueden  parar  el  uso.  El  deterioro  se  hace  evidente  a quienes  le  rodean.

Hay  otros  tractos  igualmente  afectados  por  el  uso  de  marihuana.  Hemos visto  alteración  del  funcionamiento cerebral  aun  en  casos de  uso  por   primera  vez.  Se  tiende  a  decir  “es  natural”  pero  también  lo  son  el  veneno   de  la  cobra  y  los tiburones. Tracto  Meso cortical Envuelto  en  la  experiencia  consciente  del  efecto  de   la  droga,  la  insidia  y  la  compulsión  al  uso  de  la  droga.  El  tracto  meso cortical  regula  las  funciones  ejecutivas  que  facilitan  el  llevar  una  vida   plena  y  productiva.

Hay  estudios   como  el  Dunedin, realizado en  Nueva  Zelandia, que plantean  una  disminución  en  el  cociente  intelectual  de  8  puntos si  se   comienza  el  uso  en  la  adolescencia temprana.  Investigadores  tales  como Madeline  Meier,  de  la  Universidad  de  Duke  y Prof. Terrie  Moffitt,  King’s   College  de  Londres,  participantes  en  este  estudio  así  lo  plantean.

Por  ejemplo  el  estudio,  publicado  en   Proceedings  of  the  National   Academy  of  Sciences  (PNAS),  Actas  de  la  Academia  Nacional  de Ciencias,   (8/28/2012)  dice  que  “el  uso  persistente  de  marihuana  durante  20  años   estuvo  asociado  con  un  deterioro  neuropsicológico,  y el  mayor  deterioro   era  más  evidente  entre  los  usuarios  regulares”.

Los  resultados  son  consistentes  con  la  especulación  de  que  el  uso  de   marihuana  en  la  adolescencia,  cuando  el  cerebro  atraviesa su  desarrollo   crítico,  puede  tener  efectos  neurotóxicos”,  dicen  los  autores.  (Moffitt  et   al.)

La  profesora  Terrie  Moffitt,  del Instituto  de  Psiquiatría  del  King’s   College  de  Londres,  quien  participó  en  el  estudio  Dunedin,  afirma que   estos  resultados  tienen un  impacto  significativo  en  nuestro   entendimiento  de  los  peligros  del  uso  de  marihuana.

“Esta  investigación  requirió  un extraordinario  esfuerzo  científico   internacional”,  le  explica  la  científica  a  la  BBC.  Se  siguieron  a  casi  1.000  participantes,  analizamos  sus  capacidades  mentales  siendo  niños   antes  de  que  usaran  marihuana  y  los  analizamos posteriormente  25   años  más  tarde,  cuando  algunos  de  los  participantes  se  habían   convertido  en  usuarios  crónicos”.

“Los  participantes  fueron  honestos  sobre  abuso  de  la  sustancia  porque   confiaron  en  nuestra  garantía  de  confidencialidad,  y  96% de  los   participantes  originales  continuaron  en  el  estudio  desde  1972  hasta   ahora”.  (Ibid).

“Éste  es  probablemente  el  grupo  de  individuos  que  ha  sido  más   intensamente  estudiado  en  el  mundo  y,  por  lo  tanto,  los  datos  son  muy   buenos”.”Hay  muchos  informes  anecdóticos  de  que  los  usuarios  de   marihuana  tienden  a  ser  menos  exitosos  en  sus  logros  educativos,   matrimonios  y  ocupaciones”.  “Este  estudio  ofrece  una  explicación  de   porqué  puede  ocurrir”.  Evidentemente  será  muy  importante  replicarlo   para  convencer  a  los  excepticos.

Los  estudios  con  PET  evidencian  activación  hemisférica  bilateral  con   el  uso  de   cannabis  durante  la  activación,  pero  es  mayor  en el   derecho.  Se  entiende  que  esta  mayor  activación  es  la  responsable  del   aumento  en  la  creatividad  y   sensaciones  asociadas  al cannabis.   (Mathew  RJ,  Wilson  WH,  Turkington  TG,  et  al:  Time  course  of   tetrahydrocannabinol-­‐induced  changes  in  regional  cerebral blood   flow  measured  with  positron  emission  tomography.  Psychiatry  Res   2002;  116:173–185[CrossRef][Medline)

El  periódico  El  Nuevo  Día    presentaba  en  primera  portada  en  febrero   2011,  lo  que  llamó  la  “Generación  Ni  Ní”  O  sea  que  ni estudian  ni   trabajan.  Este  fenómeno  está  altamente  asociado  al  uso  de   marihuana  y  su  efecto  detrimental  en  la  corteza prefrontal,  que   regula  las  funciones  ejecutivas  y  en  el  hipocampo  que  regula  los   procesos  de  aprendizaje.  Se  ha  llamado  en ingles “Amootivational   Syndrome”. Pregunta  obligada:  ¿Es  eso  lo  que  deseamos  para   nuestros  jóvenes?    Una  generación  perdida-­‐Los NiNi.  Estimaron  que   son  más  de  300,000  jóvenes  del  País  que  no  estudian  ni  trabajan…  ni   tienen  perspectiva  de  hacerlo  en  un futuro  cercano.

Estos  hallazgos  se  han  reproducido  en  estudios  en  ratas.   La   exposición  crónica  al  THC  en  ratas  induce  la  reducción  en  la actividad   dopaminérgica  mesolómbica,  induciendo  disminución  en  la  actividad   de  la  corteza  prefrontal.  (Diana  M,  Melis  M, Muntoni  AL,  et  al: Mesolimbic  dopaminergic  decline  after  cannabinoid  withdrawal.  Proc  Natl  Acad  Sci  U  S  A  1998;  95:10269–10273).

Multiples  estudios  evidencian  consistentemente  disfunción  frontal.   En  la  clínica  los  psiquiatras  confirmamos  estos  hallazgos  todo el tiempo.  Actividad  atenuada  ha  sido  reportada  en  usuarios  crónicos   aún  luego  de  la  abstinencia.  Cuadros  de  locura  irreversible  se ven  con   frecuencia  en  la  práctica.

Aumento  en  la  actividad  frontal  durante  la  intoxicación  ha  sido   evidenciado  tanto  en  usuarios ocasionales  como  crónicos.  El  sistema   endocanabinoide  se  entiende  que  está  envuelto  en  los  mecanismos   de  recompensa liderados  por  la  DA  y  que  envuelven:  el  area  ventral tegmental,  nucleus  accumbens,  la  corteza  prefrontal  y  cingulado anterior.

Todas  estas  areas  tienen  un  rol  en  el  desarrollo  de  la  adicción  de   todas  las  drogas.  Los  siguientes  estudios  son  evidencia  de estos   planteamientos.

Loeber  R,  Yurgelun-­‐Todd  D:  Human  neuroimaging  of  acute  and   chronic  marijuana  use:  implications  for frontocerebellar dysfunction. Human Psychopharmacology  (Berl)  1999;  14:291–304Gardner  EL:  Endocannabinoid  signaling  system and  brain  reward: emphasis  on   dopamine.  Pharmacol  Biochem  Behav  2005;  81:263–284

Establecen  los  estudiosos  que  el  uso  de  cannabis  aumenta  el  riesgo   de  psicosis  en  70%  y  este  se  triplica  al  usarla  tres  o  más veces  por   semana.  Se  propone  que  un  tercio  tiene  “tolerancia  genética”,  otro   síntomas  esquizotipales  transitorios  y  el terceroevoluciona  a   psicosis.   Lo  más  común  es  ansiedad  y  depresión  crónica,  que   usualmente  no  se  correlacionan(Hans  Ulrich Wittchen,  MD)

El  sistema  canabinoide  también  esta  estrechamente  asociado  a  la   regulación  de  las  emociones.(EDSP)  Munich  Early  Developmental Stages  of  Psychopathology,  Cecile  Henquet,MD.  European  College  of   Neuropsychopharmacology  Congress,  September  1,  2010

El  uso  temprano  de  cannabis  está  asociado  a  riesgo  de  psicosis.   (McGraw2003)

Uso  alrededor  de  los  15  años  o  menos  predispone  a  tres  escenarios:

  • Dos  veces  la  probabilidad  de  psicosis  afectiva
  • 4  veces  mas  probable  de  desarrollar  delirios
  • 3  veces  mas  probable  el  desarrollo  de  alucinaciones.

Subroto  Ghose,MD.  Psychosis  on  early  use  of  cannabis,  Arch  Gen   Psychiatry.  2010;440-­‐447,

Caso  Clínico

  • Varón  de  29  años  traido  a  CIPA  de  NY  luego  de  hospitalización  por   psicosis.
  • Había  estado  vivendo  en  NY  por  un  año  y  reportó  uso  ocasional  de   cannabis.
  • Un  día,  intoxicado,  se  le  ocurre  dar  un  discurso  en  el  Parque  Central  y     fue  bajado  por  la  policía  y  llevado  a  un  hospital  psiquiátrico.

El  uso  de  drogas  incluyendo  el  cannabis  altera  la  estructura  funcional   de  gran  parte  del  cerebro. Peculiarmente  el  cannabis  por  su distribución heterogénea afecta vastas areas con diferentes funciones.

Hay  una  vasta  literatura  médica  de  los  estragos  del  cannabis   especialmente  entre  los  jóvenes.     Se  ha  visto  que  hay  tres  factores  que  influyen  en  el  aumento  del  uso   de  cannabis:

  1. accesibidad-­‐  si  se  legaliza  se  hace  más  accesible
  2. actitud-­‐  con  la  medicalización  y/o  legalización  asumimos  una   actitud  de  aceptación
  3. mercadéo-­‐  se  ha  visto  aumento  dramático  en  uso  en  los   estados  y  países  que  han  permitido  el  uso  de  una  u  otra  forma.

Si  los  resultados  reales  han  sido  tan  nefastos  ¿por  qué  insistir  en   proyectos  que  han  fallado  grandemente  en  todas  partes?   “La desregulación  del  cigarrillo  es  un  desastre  universal  de  salud   pública.  Debemos  aprender  de  nuestros  errores  y  no  repetirlos con la marihuana.  Kimber  Richter,  investigadora  del  tabaco.  Uni.  De   Kansas.

  1. La  medicalización  y/o  legalización  del  cannabis  no  ha bajado   sino  aumentado  el  consumo  de  cannabis  entre  los  más   jóvenes.
  2. La  criminalidad  también  ha  aumentado.
  3. En  Portugal han  aumentado  las  convulsiones  por  el  uso  de  la   cocaína  y  se  observa  una  tendencia  en  escalada  en  Francia,   Irlanda,  España, Italia  y  en  el  Reino  Unido.
  4. En  Portugal  la  experimentación  con  drogas  aumentó  de  7.8%   en  2001  a  12%  en  2007.
  5. Holanda paró  los  permisos  para  los  cafes  de  venta  de  cannabis.
  6. Las  mafias  mundiales  se  han  adueñado  del  mercado  lícito  de   drogas.
  7. Reformas  al  sistema  penal  han  sido  más  efectivas  que  la   depenalización.

(Colorado  Data;  Ntinal  Survey  on  Drugs  use  and  Health,  ED  visits  by   substance,    Denver  2010  por  Drug  abuse  warning  network; Hospital   discharge  diagnosis-­‐  Denver  CDPHE  Colorado  Hosp.  Assoc.   DIscharge  Data  Program;    IDT  Institute  for  Drugs  and  Drugs Addiction,  Portugal  2008.;  Prevalence

Resumen

  1. Ni  los  hallazgos  médicos  ni  sociológicos  favorecen  la  legalización  y/o   medicalización  de  estas  sustancias.
  2. Los  estudios  no  evidencian  que  la  medicalización  ha   contribuido  en  gran  escala  a  los  pacientes  de  posible  uso. Recomendamos repasar  la  literatura  médica  y  establecer  usos   específicos.
  3. El  uso  de  drogas  incluyendo  el  cannabis  altera  la  estructura   funcional  de  gran  parte  del  cerebro.  Peculiarmente  el  cannabis por su   distribución   heterogénea  afecta  vastas  áreas  con   diferentes  funciones.
  4. Endosamos  la  posición  de  SAM  (Smart  Approach  to   Marihuana)  donde  plantéan  que  cualquier  legislación  sobre   cannabis debe  tener  los  siguientes  componentes:
  • Aumento  en  la  prevención  con  base  comunitaria  apoderando  a   los  padres,  médicos  y  otros  profesionales  de  la  salud  para   prevenir  el  uso  de  marihuana  entre  los  niños.   
  • Mejorar  los  cernimientos  e  intervenciones  breves  en  los   servicios  médicos  o  de  salud  en  general   
  • Aumentar  (y  en  Puerto  Rico  crear)  centros  de  recuperación   con  medición  de  efectividad   
  • Programas  de  Probatoria   
  • Acceso  del  paciente  a  proyectos  de  investigación  humanistas   dirigidos  a  un  ambiente  libre  de  drogas  y  de  forma  terapéutica

Tambien  se  debería  estudiar  para  implantar  el  programa  Hope   Courts  que  ha  probado  ser  altamente  efectivo  en  Haawaii.

La  legislación  sueca  hay  consenso  que  es  un  buen  modelo  para   enfrentar  la  situación  con  cannabis.

Muchas  Gracias

Carlos Augusto  Cabán,  MDDFAPA   7877214020/  7873966180   cipacab@gmail.com

Referencias:

Australian  Government   -­‐  National  Drug  Strategy  (2006):  National   Cannabis  Strategy  2006-­2009

Crenshaw,  Theresa,  MD  Brain  Structure  and  THC.  Sexual  Pharmacology   WW  Norton  &  Co.  1996

Diana  M,  Melis  M,  Muntoni  AL,  et  al:  Mesolimbic  dopaminergic  decline   after  cannabinoid  withdrawal.  Proc  Natl  Acad  Sci  U  S  A     1998;   95:10269–10273).

Loeber  R,  Yurgelun-­‐Todd  D:  Human  neuroimaging  of  acute  and  chronic   marijuana  use:  implications  for  frontocerebellar dysfunction.  Human   Psychopharmacology  (Berl)  1999;  14:291–304Gardner  EL:   Endocannabinoid  signaling  system  and  brain  reward: emphasis  on   dopamine.  Pharmacol  Biochem  Behav  2005;  81:263–284

Mathew  RJ,  Wilson  WH,  Turkington  TG,  et  al:  Time  course  of   tetrahydrocannabinol-­‐induced  changes  in  regional  cerebral  blood flow measured  with  positron  emission  tomography.  Psychiatry  Res  2002;   116:173–185[CrossRef][Medline)

Melera,  Madeline  H.  Caspia  Avshalom  et  al.   Persistent cannabis users show neuropsychological decline from childhood to midlife. Edited  by  Michael  I.  Posner,  University  of  Oregon,  Eugene,  OR,   and  approved  July  30,  2012  (received  for  review  April  23,  2012)Edited   by  Michael  I.  Posner,  University  of  Oregon,  Eugene,  OR,  and  approved   July  30,  2012  (received  for  review  April  23,  2012)

Periódico  El  Nuevo  Día  Febrero  12,  2010

Richard  Cowan  (2004).  “Top  Story:  Dutch  Lessons:  Tolerance  Works.   Prohibition  Is  Counterproductive.  Who  Is  The  Real  Threat  To  Our   Freedom  and  Security?”.   The  Marijuana  News.  Retrieved  2008-­02-­ 10.^”THC-­content  in  Dutch  Cannabis.  (aka  the  “Killer  Dutch  Bud”  Frenzy…)”.  Help  End  Marijuana  Prohibition.  Retrieved  2008-­02-­10.   SAMHSA.  National  Stimates  of  drugs  related  emergency  department   visits.  2011.

Subroto  Ghose,MD.  Psychosis  on  early  use  of  cannabis,  Arch  Gen   Psychiatry.  2010;440-­‐447,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s