No necesitamos una silla. Mejor nos quedamos de pie…

César VázquezDr. César Vázquez Muñiz
Portavoz de PR por la Familia

La iglesia no necesita una silla en las estructuras del partido en el poder o de cualquier partido. Ningún partido representa la iglesia. La iglesia es el instrumento de Dios para manifestar Su gracia y para reconciliar a la humanidad con Él. Dentro de este propósito fundamental buscamos influenciar a la sociedad. Deseamos aportar a la búsqueda de justicia y bienestar para el pueblo. Apoyaremos las posturas del gobierno, el que sea, que vayan dirigidas a esto. Denunciaremos lo que entendamos perjudica el bien mayor. Todo enmarcado en la revelación de las escrituras judío cristianas.

Dada la importancia de la sexualidad como fuente de vida y también de conflictos, nos preocupa el intento de algunos de normalizar conductas sexuales que son perjudiciales y pecaminosas. Sobre todo estamos en contra de que se utilice el sistema educativo para que nuestros niños las acepten como buenas y dignas. Esta no es nuestra única lucha, pero es importante. El manejo de la sexualidad tiene consecuencias para esta vida y para la eternidad.

“Saltamos del sartén para caer en el fuego”. ¡Que decepción!

Creímos haberlo visto todo en la administración anterior. Sin embargo no se atrevieron a darle una silla al movimiento homosexual. No hacía falta. Esta influencia era la mano derecha del gobernador. Ahora enfrentamos la posibilidad de una silla para el movimiento homosexual en el directorio del PNP. “Saltamos del sartén para caer en el fuego”. ¡Que decepción! Y para consolarnos pretenden darle una silla a la iglesia. No nos engañen como lo hicieron con el documento firmado por Ricardo Roselló, en aquel entonces candidato a la gobernación. No la necesitamos. El que ocupe esa silla será marioneta del gobernador, se faltará el respeto a si mismo, será cómplice del engaño a un pueblo, recibirá el repudio de la Iglesia y algún día enfrentará a Dios.

PR por la Familia no es LA IGLESIA; tampoco somos una iglesia. Sin embargo nuestros actos están enmarcados en los valores del Reino de Dios al que pertenecemos en todo momento.

“Si buscara agradar a los hombres no sería siervo de Jesucristo”

No necesitamos una silla. Mejor nos quedamos de pie…

Gobernador de PR, cumpla lo prometido

Llamado al Gobernador de Puerto Rico para que haga valer su palabra y cumpla con los acuerdos que él mismo hizo con el sector de fe, antes de salir electo en las pasadas elecciones.

¿Pasó de moda el matrimonio?

MiltonPor Milton Picón
Presidente Morality in Media – Puerto Rico

El pasado 10 de Julio el periódico El Nuevo Día publicó un artículo titulado: “El matrimonio no está de moda”. Ver este tipo de titular a los que nos tiene acostumbrado el periódico ultra liberal El Nuevo Día, ofende. Bajo el pretexto de compartir unas estadísticas lanzan este sugestivo titular.  Vale la pena preguntarse, ¿Por que? Las razones sobran, hubo una vez, hace un tiempo atrás, en que los gobiernos y los propios medios de comunicación privilegiaban la institución del matrimonio. Desde el gobierno se radicaban leyes y proyectos que no solo privilegiaban dicha institución, sino que también lo alentaban en las generaciones de niños y jóvenes. Los medios de comunicación hacían lo propio, lo que se escribía, lo que aparecía en películas, novelas, series, etc., era una representación positiva del matrimonio. El mensaje era claro, la institución era buena y deseable.

Pero llegó la Revolución Sexual y todo comenzó a cambiar, los divorcios comenzaron a escalar y los gobiernos y medios lejos de alentar y privilegiar esta institución milenaria, la comenzaron a atacar, los primeros radicando leyes creando cada día más caudales para divorciarse, eliminando el adulterio como un delito y los segundos haciendo representaciones en donde se ve el matrimonio como algo “decadente, represivo, anticuado, estático, aburrido, rígido y arcaico”. Los medios proponen el sustituir el matrimonio con otros tipos de arreglos los que catalogan de “libres, dinámicos, sinceros, espontáneos y creativos”. Al asi hacerlo debilitan la institución y le llevan el mensa a las nuevas generaciones de que EL MATRIMONIO NO ESTÁ DE MODA.

Hay un ataque continuo, casi diario al matrimonio y a los valores tradicionales

Antes se veía el matrimonio fundamentalmente como como un pacto permanente, en el cual los hijos y su bienestar eran de interés prioritario. Eso cambió y se ha transformado en una relación inicialmente planteada como permanente, en la cual el compañerismo, la igualdad y la realización personal llegan a ser tan o más importante que el bienestar de los hijos. Esto último tiene un nombre: EGOISMO. Si cada miembro de la pareja toma fundamentalmente el matrimonio como medio para la búsqueda de su propia realización personal, en vez de verlo como una aventura de auto entrega mutua, por medio de la cual padres e hijos crecen hacia la madurez, es muy probable que el resultado no sea muy alentador. De hecho, las propias estadísticas actuales de disfunción social que vivimos hoy es una prueba fehaciente de esto.

Actitudes modernas que se reflejan en frases como: “si te hace sentir bien hazlo” o “tengo derecho a ser feliz”, unido a la filosofía de vida de que yo solo me comprometo con aquello que me va a traer auto-satisfacción, han marcado a toda una generación. Ahora hasta grupos de mujeres concibe el matrimonio como una institución odiosa, creada por machos chauvinistas para mantenerlas oprimidas y en sumisión. Otra razón del debilitamiento matrimonial es que la importancia del hombre ha sido minimizada reflejando la actitud de una feminista que en una ocasión dijo que “la mujer sin un hombre, es como un pez si una bicicleta”.

Otro gran problema que causa el ataque a la institución del matrimonio es el aumento de la ilegitimidad. En los Estados Unidos desde los 70´ se ha duplicado el índice de ilegitimidad. En el 1992, en Puerto Rico cuando se veía la revisión del Código Penal, se creo una Comisión Especial sobre Criminalidad. Era común escuchar de muchos deponentes, incluyendo al propio Departamento de la Policía decir que los estudios y perfiles socio-económicos de los adolescentes que estaban cometiendo una gran cantidad de delitos en el país mostraban que venían de familias disfuncionales en donde el padre estaba ausente. En los Estados Unidos mientras más hijos se tengan fuera del matrimonio más dinero se recibe en ayuda del gobierno (welfare). Si se casan, pierden los beneficios.

Cuando vamos a ver la aportación negativa de los medios de comunicación en el debilitamiento del matrimonio, vemos una tendencia similar a la del gobierno. Hay un ataque continuo, casi diario al matrimonio y a los valores tradicionales. ¿Cuántos de nosotros hemos visto escenas de parejas casadas en actividad sexual, en películas, novelas o series? Es rarísimo verlas, y cuando aparecen se ven en el contexto de una institución enferma, abusiva y llena de violencia. Los temas que se anuncian son terribles y hasta en el teatro, lo más que vende son los temas como: “Le pegue un Cuernito”, en su semana número tal. Hasta el propio gobierno y su Instituto de Cultura, presenta, “El Callejón de los Cuernos”. Sin lugar a dudas una dieta continúa de este tipo de mensajes pueden llevarle a creer a un niño o a un adolescente que no existen matrimonios monógamos saludables, y hacerle creer que si ven alguno tienen que tener la sospecha de que están viviendo una doble vida.

Tanto el gobierno como los medios masivos de comunicación no pueden perder de perspectiva de que ejercen una función educativa, para bien o para mal. Lo que aparece en la ley, o escrito en un periódico y presentado a través de las pantallas chicas y grandes no solamente son un reflejo de lo que fuimos o somos, sino también pueden augurar lo que seremos en un futuro.

matrimonio moda

Católico-Protestante

César VázquezDr. César A. Vázquez Muñiz,
Portavoz PR por la Familia
9 de julio de 2017

Han habido declaraciones vergonzosas en nuestra historia política. Una  de ellas ocurrió cuando el Dr. Pedro Roselló se declaró “católico-protestante”. Algo así como “lo mejor de dos mundos”. El catolicismo y el protestantismo, aunque comparten muchos elementos esenciales, están estructurados sobre bases contradictorias. De hecho el protestantismo, el cual celebra 500 años este próximo octubre 31 del 2017, surge como reacción al catolicismo imperante de su época. O se es católico, o se es protestante. Pero no se puede ser ambas cosas a la vez. Es una contradicción inevitable. A esta proposición de lo que es imposible se le ha llamado quimera. A la proposición de algo que es inherentemente contradictorio se le llama oxímoron, lo que no puede ser.

¿Por qué un hombre inteligente como el Dr. Pedro Roselló hizo esta declaración? La hizo buscando simpatías y apoyo electoral entre personas con un conocimiento superficial del tema. Fue un insulto a la inteligencia pero alguien dijo que en la guerra, como en el amor todo está permitido. Y yo añado en la política también.

Dicen que “hijo de gato caza ratón”. Su hijo, nuestro gobernador Dr. Ricardo Roselló, está intentando el malabarismo de satisfacer los requerimientos de dos grupos que están esencialmente encontrados, los cristianos conservadores y la comunidad homosexual. En su campaña por la gobernación el Dr. Roselló prometió la eliminación de la enseñanza de perspectiva de género en la educación pública. Motu propio, por escrito, de su puño y letra, y ante las cámaras de los medios de comunicación. Su Secretaria de Educación a duras penas eliminó la carta circular  19-2015-16 y el inciso 9 de la carta circular 16-2015-16 pero dejó intacta la circular número 24-2016-17. Nos parece un acto meramente cosmético para dar la impresión de que se cumplió con lo prometido. Por otro lado, la designada a la Procuraduría de las Mujeres intentó establecer un convenio con el Consejo de Educación de PR para imponerle la enseñanza de perspectiva de género a las escuelas privadas. Cuando se le confronta con el documento dice que lo firmó por engaño. Esto es una ineptitud crasa. ¿Cómo es posible que el Gobernador diga que la designada goza de su total confianza, cuando ella actuó en contra de la supuesta política pública de su gobierno? ¿En serio?

El conflicto sobre perspectiva de género no es religioso, sino ideológico. La mayoría de las  mujeres quieren qué los niños sean niños y las niñas sean niñas. La mayoría cree que los niños se deben vestir como niños y las niñas como niñas. La mayoría cree que los varones deben usar el baño de los varones y las hembras el baño de las hembras. Es un asunto de sentido común. Lo cree gente que va a la iglesia, a mezquitas, a sinagogas y gente que no va a ningún lado.  Creíamos que esto también era el pensar del señor Gobernador. Parece que no lo es.

El nombrar a Johanne Vélez a presidir el caucus de la mujer ha sido un insulto a muchos. Activista homosexual, suponemos que casada con otra mujer y parte de caso federal para permitir el matrimonio homosexual en Puerto Rico. Y para “llover sobre mojado” ahora presidenta del Consejo Asesor para la comunidad LGBTT. ¿Qué problema o necesidad se ha identificado que afecte a esta comunidad y los ponga en desventaja frente al resto de los puertorriqueños? ¿Qué son discriminados? El anterior gobernador nos dejó una lesbiana declarada al mando de los tribunales, a través de un proceso vergonzoso. Puede estar 30 años más en la misma posición. Aparte del desastre fiscal y la legalización de facto de la marihuana, ella es parte del legado que Antonio García Padilla le dejó a Puerto Rico. Salvo en la gobernación, que sepamos, hemos tenido personas de orientación homosexual, real o percibida, en los puestos más importantes del poder político en Puerto Rico,  incluyendo la presidencia de la UPR. Son menos del 5% de la población pero están sobre representados en las esferas del poder político, educativo y económico. Ahora la supersecretaría Johanne Vélez tendrá acceso a todas las agencias, entidades privadas y organizaciones de desarrollo comunitario para adelantar la agenda de convencer a los puertorriqueños de que la conducta homosexual es normal y digna. Todo con el poder y la venia de nuestro gobernador. Nos defraudaron. Él pretende estar “con Dios y con el diablo”.

Gracias por la rama legislativa.

Gracias por la fidelidad de Dios.

Estamos en tiempos difíciles. Hay que orar…y actuar.

 

Sacerdote católico y abogado aclara proyecto de ley de libertad religiosa

Nosotros los creyentes no pedimos privilegios sino el derecho a ser diversos.

Por: Lic. Carlos Pérez – Sacerdote Católico

Carlos Pérez 2He querido escribir esto para clarificación de todos los puertorriqueños ante las intervenciones irresponsables en estos días. En la opinión pública por parte de aquellos que tanto desde el poder como desde las trincheras del ataque visceral a la libertad religiosa no entienden que nosotros los creyentes no pedimos privilegios sino el derecho a ser diversos.

Sobre el proyecto del RFRA “boricua” se debe tener en cuenta primeramente que este estatuto no aplica entre partes privadas, solo entre la relación del creyente con respecto al estado. Por lo tanto el estado siempre tiene obligación de prestar el servicio buscando alternativas que respetando a todos los ciudadanos acomode la conciencia religiosa del creyente.

No se puede discriminar con los creyentes en el sector del servicio público y la jurisprudencia habla de acomodar la libertad del creyente a menos que demuestre el estado un interés apremiante y que ha usado el medio menos oneroso. Eso es lo que el proyecto pretende.

Por lo tanto en una disputa entre un patrono y un obrero del sector privado aplicaría el art. 2.19 de la llamada “Ley de Transformación y Flexibilidad Laboral” y la ley de derechos civiles de 1964 sobre el acomodo razonable por motivos religiosos.

El comunicado de prensa del gobernador es correcto en cuanto que el estado no debe discriminar en sus servicios, la ley del RFRA del proyecto 1018 lo único que dice es que al creyente no puede ser obligado a prestar un servicio contrario a su conciencia (ejemplo realizar un aborto); ante ese panorama el estado tiene la obligación de prestar el servicio, buscando una alternativa que preste el servicio y que acomode razonablemente la conciencia religiosa del creyente.

La razón de promover esta legislación es doble:

  1. Por que en un cambio de status, tanto bajo la estadidad o la Independencia, la libertad religiosa quedaría sin la protección con el alcance que tiene con el estatuto federal RFRA federal. Estaría en peligro la libertad religiosa como lo entendemos hoy.
  2. Por que nuestro acervo jurídico local debe ampliar su horizonte con parámetros de protección que no están previsto en nuestras leyes o interpretaciones judiciales locales. Debemos recordar que muchas veces las leyes federales cubren distintas áreas que también son cubierta por las leyes locales tanto en los estados como los territorios. Como ejemplo es la ley laboral 100, que cubre casos de discriminar en el empleo, ya existen leyes federales que cubren muchos de los problemas laborales de la ley 100; pero la idea detrás de desarrollar leyes locales, aunque hayan federales, es que la autonomía local de los estados y territorios exige ampliar sus horizontes jurídicos de protección ya que en el esquema norteamericano la jurisdicción federal se concibió como algo limitado, en otras palabras cuando no haya leyes locales aplicables por “defecto” se aplicaran las federales. Por eso, en las cuestiones laborales, no se puede recurrir a la jurisdicción federal sino se ha agotado la ley estatal.

 

Los cristianos no somos homófobos

Los cristianos no somos homófobos Oponerse al activismo gay no es homofobia, sino ejercer nuestro derecho constitucional a no estar de acuerdo con su ideario

Los cristianos no podemos ser homófobos, pues la homofobia es contraria al espíritu del evangelio. El término “homofobia” en su sentido estricto, implica “miedo, homofobiaodio, desprecio, o violencia contra las personas de condición u orientación homosexual”. Bajo este punto de vista, la homofobia es tan negativa como la xenofobia o la propia misantropía, y lleva a ignorar derechos humanos fundamentales como la libertad, la dignidad y el respeto. Derechos que el colectivo LGTBI posee como cualquier otra persona, no por el hecho de ser homosexuales, ni que se desprenda de su condición homosexual, sino que derivan de su condición de seres humanos hechos a imagen y semejanza de Dios.

La iglesia cristiana asume esto y se opone abiertamente a la homofobia y la condena, lamentando igualmente que aquellos que también la condenan, nos acusen de homófobos, por desgracia participando ellos mismos de la misma actitud intransigente.

Sin embargo, el hecho de que no se deba odiar o maltratar al colectivo homosexual, no presupone que uno deba compartir como moralmente aceptable su conducta. Oponerse al activismo gay no es homofobia, es simple y llanamente ejercer nuestro derecho constitucional y de relaciones humanas básicas, a no estar de acuerdo con su ideario y práctica de vida homosexual. La opinión de cualquier persona en el ámbito de la moral individual o social, religiosa o filosófica, debe ser respetada como parte fundamental del derecho a la libertad de expresión. Y en este ámbito la inmensa mayoría de las confesiones cristianas no estamos de acuerdo con el estilo de vida homosexual ni con su equiparación legal en el mismo status que el del matrimonio heterosexual.

Por tanto los cristianos no imponemos nuestro criterio ni mucho menos pretendemos que aquellos que no lo compartan, sufran nuestro rechazo. Pero si bien no lo imponemos, sí lo defendemos y por ello exigimos con humildad pero con firmeza, que se respete nuestro posicionamiento a pensar diferente.

Por: Juan Varela

Leer más: http://protestantedigital.com/blogs/42168/Los_cristianos_no_somos_homofobos

Sacerdote Católico y abogado Carlos Pérez aclara Proyecto de la Cámara 1018

Carlos Pérez 2He querido escribir esto para clarificación de todos los puertorriqueños ante las intervenciones irresponsables en estos días. En la opinión pública por parte de aquellos que tanto desde el poder como desde las trincheras del ataque visceral a la libertad religiosa no entienden que nosotros los creyentes no pedimos privilegios sino el derecho a ser diverso.

Sobre el proyecto del RFRA “boricua” se debe tener en cuenta primeramente que este estatuto no aplica entre partes privadas, solo entre la relación del creyente con respecto al estado. Por lo tanto el estado siempre tiene obligación de prestar el servicio buscando alternativas que respetando a todos los ciudadanos acomode la conciencia religiosa del creyente.

No se puede discriminar con los creyentes en el sector del servicio público y la jurisprudencia habla de acomodar la libertad del creyente a menos que demuestre el estado un interés apremiante y que ha usado el medio menos oneroso. Eso es lo que el proyecto pretende.

Por lo tanto en una disputa entre un patrono y un obrero del sector privado aplicaría el art. 2.19 de la llamada “Ley de Transformación y Flexibilidad Laboral” y la ley de derechos civiles de 1964 sobre el acomodo razonable por motivos religiosos.

El comunicado de prensa del gobernador es correcto en cuanto que el estado no debe discriminar en sus servicios, la ley del RFRA del proyecto 1018 lo único que dice es que al creyente no puede ser obligado a prestar un servicio contrario a su conciencia (ejemplo realizar un aborto); ante ese panorama el estado tiene la obligación de prestar el servicio, buscando una alternativa que preste el servicio y que acomode razonablemente la conciencia religiosa del creyente.

La razón de promover esta legislación es doble:

1) Por que en un cambio de status, tanto bajo la estadidad o la Independencia, la libertad religiosa quedaría sin la protección con el alcance que tiene con el estatuto federal RFRA federal. Estaría en peligro la libertad religiosa como lo entendemos hoy.

2) Por que nuestro acervo jurídico local debe ampliar su horizonte con parámetros de protección que no están previsto en nuestras leyes o interpretaciones judiciales locales. Debemos recordar que muchas veces las leyes federales cubren distintas áreas que también son cubierta por las leyes locales tanto en los estados como los territorios. Como ejemplo es la ley laboral 100, que cubre casos de discriminar en el empleo, ya existen leyes federales que cubren muchos de los problemas laborales de la ley 100; pero la idea detrás de desarrollar leyes locales, aunque hayan federales, es que la autonomía local de los estados y territorios exige ampliar sus horizontes jurídicos de protección ya que en el esquema norteamericano la jurisdicción federal se concibió como algo limitado, en otras palabras cuando no haya leyes locales aplicables por “defecto” se aplicaran las federales. Por eso, en las cuestiones laborales, no se puede recurrir a la jurisdicción federal sino se ha agotado la ley estatal.