Jugar a ser Dios

cesar vazquezPor: Dr. César Vázquez Muñiz
Médico Cardiólogo

El virus del Zica tiene la capacidad de afectar el sistema nervioso central de la criatura en desarrollo en el vientre materno. Algunos niños van a nacer con diferentes defectos y diversos grados de severidad. Algunos plantean que el aborto es la manera de resolver este problema. El aborto es la destrucción premeditada de la vida antes de nacer. El argumento fundamental es que algunas vidas no merecen vivir o no merecen ser vividas. Para entender cuál debe ser nuestra actitud ante este hecho trágico debemos hacernos las siguientes preguntas. ¿Qué es la vida? ¿Es sólo materia o hay algo más? ¿Tenemos el derecho de quitarle la vida a un ser inocente? ¿Qué es lo que nos da valor y dignidad como seres humanos? ¿Quién lo decide?

Aquellos que creemos que la vida es don de Dios entendemos que sólo Él la da y sólo Él puede quitarla. Creemos que todo ser humano tiene un valor y una dignidad que son intrínsecos al hecho de ser imagen de Dios. No importan los defectos o las enfermedades. Es increíble que una sociedad que le reconoce derechos a criminales confesos, a los animales, a los árboles y a los ecosistemas, se los niegue a la criatura más inocente de todas: el niño por nacer. Es increíble que amemos los animales y gastemos billones de dólares en su cuidado y estemos dispuestos a destruir niños antes de nacer porque los percibamos como defectuosos. Va a ser incómodo, retante, costoso y a veces bien doloroso cuidarlos. Pero esto también pasa con los niños que nacen saludables y sufren una enfermedad o accidente catastróficos. Esto también pasa con nuestros padres cuando envejecen y se enferman y sufren condiciones terribles como el Alzheimer’s. La otra cara del aborto es la eutanasia.

El valor de una sociedad se mide por el cuidado que le da a sus miembros más frágiles. Lo correcto es ayudar a los niños que nacen con esta condición como con cualquier otra y a los padres que tienen que cuidarlos. Destruirlos antes de nacer es jugar a ser Dios. Jesús dijo: “lo que hagan a estos pequeños a mí me lo hacen”.

Carta de Objeción a Currículo de Perspectiva de Género

cropped-logo-pr-por-la-familia1.jpgAtención madres, padres y tutores. Con el fin de proteger tu derecho a educar y formar a tus hijos según tus valores, conforme al principio de la para potestad, y en rechazo al adoctrinamiento que el estado pretende imponer sobre nuestros niños y jóvenes, se ha preparado esta carta para ser enviada a las oficinas centrales del Departamento de Educación en hato Rey, P.R. Usted puede llevarla personalmente o enviarla con acuse de recibo a la División Legal del Departamento de Educación a la siguiente dirección: P.O. Box 190759, San Juan, PR 00919-0759.

Puede bajar la carta aquí en formato PDF: Carta impugando curriculo

Es importante que tomes acción inmediata para proteger a tus hijos/as de este asalto en contra de la inocencia de nuestros menores.

¡AUXILIO! A mi hijo(a) le están enseñando la ideología del género. ¿Qué hago?

destruyan inocenciaPreparado por: Mujeres por Puerto Rico, Alerta Cristiano y Maestros con Propósito

Lo primero es; no estás solo(a). Hay muchos padres y madres que tienen principios y valores de fe que están igualmente preocupados. Pero es importante que no te rindas ni bajes la guardia; recuerda que se trata de tus hijos y es a ti a quien le corresponde protegerlos.

Este gobierno se ha dado a la tarea de adoctrinar a nuestros niños con una ideología que choca directamente con tus enseñanzas cristianas en el hogar. Tienes que dar la batalla porque hay que ser fiel a Dios antes que a los hombres. No te quedes callado(a) ni te resignes. A continuación presentamos varias recomendaciones importantes que nos dan líderes que están dando la batalla por esto y abogados cristianos conocedores del derecho:

  • Todo padre y madre responsable debe ir a todas las reuniones de la escuela de sus hijos. Si usted es un NO creyente en la ideología del género, debe expresarlo y hacerlo constar con la carta de padre objetor que puede adquirir en http://www.prporlafamilia.com.
  • Si le dan una hoja de asistencia para firmar o una hoja de “validación” o “evaluación” al lado de su nombre podría escribir una nota que indique, algo así: “Asistí, pero no apruebo un currículo que no he visto completo.”
  • Sea amable, pero firme. NADIE TIENE MAYOR PODER QUE USTED PARA DEFENDER SUS DERECHOS COMO TENEDOR DE LA PATRIA POTESTAD LEGAL DE SUS HIJOS.
  • Aunque el director y maestros de su escuela le aseguren que piensan como usted y que no le enseñarán lecciones de equidad de género “sexualizante” a sus menores, con mayor razón deje la carta de objeción para el récord de su expediente. También la puede pegar en todas las libretas del estudiante y hablar con cada maestro.
  • Una carta de padre objetor, es solo el principio del proceso. Debe educar a sus hijos (de acuerdo a su nivel), verificar todas las libretas y visitar a menudo a los maestros.
6. Únase a otros padres, sea usted un agente educador y comparta el conocimiento y las herramientas que les hemos dado.

De tener dudas específicas, puede escribir a los buzones de Facebook de Alerta Cristiano, Mujeres por Puerto Rico, a mujeresporpuertorico@gmail.com, o visite la página de PR por la Familia http://www.prporlafamilia.com.

Los niños son la meta final

cesar vazquezPara cambiar los valores de un pueblo sólo tienes que influir en la niñez. Unas minorías pretenden cambiar la visión que como pueblo tenemos sobre la sexualidad humana. Los puertorriqueños creemos que la expresión correcta de la sexualidad humana es la relación entre un hombre y una mujer. Esta idea nos la enseña la historia y nos la enseña la Biblia, pero sobre todo nos la enseña el cuerpo. Esta es una verdad evidente en sí misma que nace de la realidad biológica de que los cuerpos del hombre y de la mujer se complementan y que de esa complementariedad nace la vida. De hecho, por causa de esa realidad es que todos existimos.

Pero la mayoría no tan solo cree esto sino que también cree que la expresión de la sexualidad humana tiene unos límites que surgen de la moral, de la decencia y de la religión. También creen que estos límites deben ser expresados en las leyes que gobiernan un pueblo. Sin embargo hay unas minorías que entienden que el único límite que la sexualidad debe tener es el placer que produzca. El problema para ellos es que no han podido convencer ni al pueblo ni a la legislatura que los representa. Sin embargo, tienen acceso directo al señor Gobernador y por lo tanto al Secretario de Educación. Ambos funcionarios han abrazado estas ideas y para imponerlas van contra nuestros niños.

La primera estrategia es menoscabar la autoridad de los padres sobre sus hijos para que estos niños estén a merced de otros adultos. La idea que proponen es que los niños pertenecen al Estado. Para eso enfatizan la realidad de que algunos padres ponen en peligro a sus hijos. No dicen sin embargo que los niños que están bajo la tutela del Estado están en mayor riesgo de maltrato. Tampoco dicen que, tanto para la constitución federal como para la de Puerto Rico, la autoridad de los padres sobre los hijos es un derecho fundamental. Este derecho fundamental se lesionaba en los cambios al Código Civil propuestos en el 2007 y vaticino que serán incluidos en la próxima revisión al Código Civil, particularmente el libro de familia.

¿Varones o hembras? ¿Panties o calzoncillos?

cesar vazquezDr. César A. Vázquez Muñiz,
Portavoz Puerto Rico por la Familia
12 de octubre de 2015

En un nuevo episodio de ilegalidad y como parte de una agenda que pretende cambiar los valores de nuestro pueblo, el actual gobierno pretende confundir los niños del sistema público de enseñanza. La nueva regla absurda es que el niño varón que se sienta niña podrá ir vestida de niña. Para eso se utilizan las frases “identidad de género y orientación sexual”, frases que los niños no entienden y que la mayoría de los adultos tampoco. Lo próximo será que los niños que se sientan niñas puedan usar el baño de las niñas.

El primer problema con esta circular es que no tiene base legal para lo que propone. Los conceptos identidad de género y orientación sexual se utilizan en la ley para el contexto laboral. Como tal no aparecen en la ley orgánica del Departamento de Educación ni en ninguna otra ley relacionada. Sabemos que este ejecutivo está dispuesto a gobernar por decreto, sin respetar la separación de poderes.

El segundo problema es normalizar una actitud que realmente es una expresión de confusión. El que un niño sea de un sexo y se perciba asimismo del sexo contrario implica estar fuera de la realidad. Si mi piel es blanca no puedo decir que soy negro, porque meramente me sienta negro. ¿Por qué podemos ver la irracionalidad respecto al color de la piel y no la vemos respecto al sexo? Porque una minoría está tratando de imponernos la idea de que tenemos libertad absoluta para construir nuestra sexualidad. Esa minoría tiene acceso a Fortaleza y al Secretario de Educación. La confusión de un niño respecto a su sexualidad tiene que ver, entre otras razones, con maltrato sexual, conflictos con el padre del mismo sexo o del otro sexo, confusión por parte de los padres al criar o presiones externas en su entorno. Estos niños merecen nuestro apoyo y tratamiento, no la afirmación de su confusión. Por otro lado, ¿ cómo van a reaccionar los otros niños? Algunos serán confundidos, otros se burlarán y otros pudieran actuar con violencia. Estos niños pudieran terminar siendo objeto de acoso escolar, bullying, con más daño emocional que el que tenían con anterioridad. El pretender normalizar lo absurdo va a crear más problemas de los que pretenden resolver.

Cuando hablamos de orientación sexual, estamos hablando de aquello que atrae eróticamente a una persona. Esto es una realidad después de la pubertad, cuando comienza el individuo a desarrollar las características sexuales secundarias. Antes de eso el niño que siente deseo sexual está siendo abusado sexualmente o sexualizado prematuramente, usualmente a través de pornografía. Esto significa que no se puede aplicar a niños antes de la pubertad. Aparte la ley no le reconoce a menores de 16 años la facultad de consentir a tener relaciones sexuales. Y esto es así no por capricho de los adultos sino porque las relaciones sexuales prematuras son conductas de alto riesgo que ponen el peligro el futuro inmediato y a largo plazo de nuestros jóvenes.

¿Alguien le preguntó a los maestros? Cuando el conflicto sea tal que no se pueda dar clases, ¿quién va a Intervenir para resolverlo? ¿Qué pasará con los maestros cuyas convicciones morales o religiosas vean esta conducta como equivocada? ¿Tendrán que escoger entre su salario o sus convicciones?

Y de los padres, ni se diga. ¿Quién consultó a los que vienen llamados a educar en valores a sus hijos? Los padres tienen el derecho natural de educar a sus hijos de acuerdo a sus valores y la responsabilidad de protegerlos frente a los peligros de la vida. Este acto es parte de la estrategia de menoscabar la autoridad de los padres sobre los hijos y de substituirlos por el estado. El gobierno pretende a través del sistema de educación pública cambiar los valores respecto a la sexualidad de los niños y por ende, en un futuro cercano, de la sociedad. Somos los padres los que sufriremos al lado de nuestros hijos las consecuencias de conductas sexuales equivocadas basadas en las ideas que el gobierno pretende enseñarles. Porque las ideas tienen consecuencias. La gente vive según piensa y cuando se da por correcto lo equivocado el sufrimiento es inevitable.

La realidad es que hay una lucha en nuestra cultura sobre cuál es la verdadera naturaleza y propósito de la sexualidad humana. Hay quienes creemos que la sexualidad tiene límites en su expresión, límites que protegen al individuo y a la sociedad. Y hay quienes piensan que lo único que importa es el placer. Esta segunda versión es la que pretende imponer el gobierno a través de la fuerza del Departamento de Educación. Me imagino que a los funcionarios de gobierno no les da vergüenza que sus hijos varones usen ropa de mujer…

No sólo han sido incapaces de resolver nuestros problemas económicos, ahora pretenden hacerle daño a nuestra mayor riqueza, nuestros niños.

Padres puertorriqueños ¿qué vamos a hacer para proteger a nuestros hijos?