Un ejército acampa contra nosotros

García RexachPor: Lcdo. Edwardo García Rexach

“Cuando cruces las aguas, yo estaré contigo; cuando cruces los ríos, no te cubrirán sus aguas; cuando camines por el fuego, no te quemarás ni te abrasarán las llamas. Yo soy el Señor, tu Dios, el Santo de Israel, tu salvador” (Isaías 43:2-4)

Aquellos de ustedes que estuvieron observando los medios informativos pudieron haber tenido la impresión de que el sector LGBTT había obtenido una contundente victoria el pasado miércoles 26 de junio de 2013 con las dos decisiones que emitió el Tribunal Supremo de los Estados Unidos en los casos de United States vs Windsor y Hollingsworth vs Perry.

Los activistas políticos del sector LGBTT esperaban que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos declarara legal el llamado “matrimonio homosexual” en todos los 50 estados y en Puerto Rico. Esperaban que el matrimonio fuera redefinido.

Pero no fué así. El miércoles por la mañana todavía Puerto Rico y 38 Estados de los Estados Unidos tenían y tienen entre sus constituciones y su estado de derecho que el matrimonio se compone de un hombre y una mujer. Y eso incluye al estado de California en donde la PROPOSICIóN 8 hoy es la ley, hasta que un tribunal apelativo disponga lo contrario, si es que eso llega a suceder. Lo que se dice en el sentido de que la enmienda en California ha sido revocada o invalidad no es cierto. Gracias a 3 pequeños párrafos en la constitución de California, se requiere algo más que una corte de distrito para que una Propuesta, adoptada por los votantes, sea revocada.

La sección 3.5 de la Constitución de California específicamente indica que una agencia administrativa…no tendrá el poder de invalidar una ley o rehusar a ponerla en vigor sobre el fundamento de que la misma sea inconstitucional a no ser que un tribunal apelativo haya hecho una determinación de que tal ley sea insconstitucional

[An administrative agency … has no power: 

(a) To declare a statute unenforceable, or refuse to enforce a statute, on the basis of it being unconstitutional unless an appellate court has made a determination that such statute is unconstitutional;

(b) To declare a statute unconstitutional;

(c) To declare a statute unenforceable, or to refuse to enforce a statute on the basis that federal law or federal regulations prohibit the enforcement of such statute unless an appellate court has made a determination that the enforcement of such statute is prohibited by federal law or federal regulations. ]

Al día de hoy no existe ninguna opinión de un tribunal apelativo contraria a la Proposición 8. El Tribunal Supremo de los Estados Unidos se negó a emitir una y descartó la que había y que había sido emitida por el Noveno Circuito. El Tribunal desestimó el caso por falta de capacidad (standing) de los demandantes y por lo tanto no entró en los méritos del caso. Lo que existe es una opinión de una Corte de Distrito y por lo tanto cualquier agencia o entidad gubernamental en California está obligada, legalmente a considerar la Proposición 8 como la ley que aplica y que debe ser respetada. Eso únicamente puede ocurrir si un tribunal apelativo en California llega a declarar en el futuro que dicha Proposición es inconstitucional. Solo entonces los funcionarios del gobierno de California podrán considerarla inválida o inoperante. ¿Cuándo podría suceder eso? ¡Años!, años de litigación, y mientras tanto aquellos que apoyan el matrimonio en ese estado tendrán la oportunidad de seguir librando la batalla en favor del matrimonio heterosexual.

Una cosa curiosa ocurrió. La estrategia que siguió el Gobernador de California Gerry Brown y su gobierno pro LGBTT le rebotó en contra. Cuando más de 7 millones de votantes de California, con una mayoría de 52 a 48 aprobaron su enmienda constitucional ni el Gobernador ni su Procurador General defendieron la misma y por lo tanto un grupo de ciudadanos tuvo que hacerlo hasta llegar al Tribunal Supremo de Estados Unidos. Resultó entonces que ese Tribunal Supremo declaró, este pasado miércoles, que esos ciudadanos no tenían el “standing” o la capacidad legal para defender la constitucionalidad de la Proposición y se valió de ese tecnicismo para declararse sin jurisdicción para ver el caso y por lo tanto declararon vacante, por la misma razón, la decisión del Noveno Circuito. Todo ha sido una ironía pues, al negarse la rama ejecutiva a defender la ley, tambien le negaron a la nación norteamericana una decisión definitiva en torno a la constitucionalidad de definir el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer.

Entonces…¿qué ocurre?… que como nadie tiene la capacidad jurídica  o “standing” para defender la constitucionalidad de la Proposición 8 y apelar de la decisión de la corte de distrito a un Tribunal Apelativo, nunca habrá una decisión de esa índole en el sistema federal de cortes en California. Por lo tanto solo quedaría el tratar de obtener una opinión en apelación dentro del sistema de cortes de California. Si se fuera a intentar hacer eso ello requeriría que alguien radicara una nueva demanda contra la Proposición 8 en una corte local y luego tendría que apelarla a la Corte de Apelaciones de California y tal vez entonces recurrir a la Corte Suprema de California. Si esa corte declarara inconstitucional la Proposición 8 entonces y solo entonces es que se podría considerar inválida e inconstitucional dicha Proposición.

Nos llama mucho la atención el hecho de que el Tribunal rehusó reconocer que los proponentes de la Proposición 8 tenían la capacidad para defender la Proposición 8. Al así actuar han distorsionado el balance de poderes entre las ramas legislativa, ejecutiva y judicial del gobierno porque han permitido que la rama ejecutiva efectue un veto sobre una ley al simple y sencillamente rehusarse a defenderla de un ataque constitucional.

Les invito a que consideren lo siguiente: imagínense que por petición del pueblo nuestra legislatura aprueba la celebración de un referéndum a los fines de que el Pueblo de Puerto Rico decida elevar a rango constitucional el matrimonio entre un hombre y una mujer. La propuesta sale victoriosa y se convierte en ley y nuestra constitución queda enmendada a esos efectos. Luego los activistas anti-familia recurren a corte a impugnar la constitucionalidad de la enmienda. Nuestro ordenamiento, igual que el de California, requiere que el poder ejecutivo a través de su Secretario de Justicia defienda las leyes…pero entonces el gobernador AGP decide, igual que el de California, que él no le va a permitir a su Secretario de Justicia defender la enmienda porque él opina que la enmienda es inconstitucional. Eso mismo fué lo que sucedió en California. El Gobernador se burló del proceso democrático y ocasionó que un grupo de ciudadanos gastara muchísimo dinero en la defensa legal de lo que debió defender el ejecutivo.

La esencia de la democracia es que el derecho de legislar nace y viene del pueblo y fluye hacia el gobierno…no es al revés. Hacer y permitir cosas como estas son una bofetada al pueblo y un feo ejemplo de arrogancia judicial y tiranía ejecutiva.

Por el otro lado en el caso de United States vs Windsor el Tribunal, en votación 5-4, invalidó y declaró insconstitucional la sección 3 de la Ley Para la Defensa del Matrimonio o Defense of Marriage Act (DOMA) que prevenía que los “matrimonios homosexuales” recibieran los mismos beneficios federales que reciben los matrimonios heterosexuales en aquellos 12 estados que han legalizado los matrimonios homosexuales. Esta decisión tendrá sus efectos en solo 12 estados que permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo, y sólo para los propósitos de leyes federales.

No obstante permaneció inalterada la Sección 2 que establece que los Estados (y Puerto Rico) pueden definir su propia política pública en torno al matrimonio y no se les requiere que acepten la política de otro estado. Dicho de otra forma: Puerto Rico, que tiene su Artículo 68 del Código Civíl en donde define que el matrimonio es entre un hombre y una mujer, conforme a su sexo de nacimiento, no tiene que aceptar la política pública del Estado de New York que ha declarado legales los matrimonios homosexuales.

Situación en Puerto Rico

Tan pronto se supo de las dos decisiones vimos a muchos de nuestros políticos que yacían agazapados y ocultos, salir de manera oportunista a tratar de crear confusión en nuestro pueblo y a seguir jugando el juego del engaño. Enseguida hemos visto a los medios y a los políticos homosexualistas indicar que la opinión del Tribunal Supremo de los Estados Unidos abre la puerta para que la Asamblea Legislativa en Puerto Rico atienda con prioridad toda legislación que amplíe los derechos civiles de la comunidad lésbica, gay, bisexual, transgénero y transexual (LGBTT).

Así por ejemplo hemos visto al presidente del Senado, Eduardo Bhatia, afirmar que ese cuerpo legislativo se moverá en esa dirección durante la próxima sesión ordinaria, que empieza en agosto, para atender algunas piezas que se quedaron pendientes como la que reconoce la adopción entre parejas del mismo sexo, y la revisión del Código Civil. Le hemos visto expresar que “Es hora de uno sentarse, y atemperar lo que son las leyes del mundo entero a esta nueva realidad” y nos preguntamos en qué mundo vive el Senador Bathia cuando hace una afirmación como esa. ¿Ignora el Senador Bathia el hecho de que más del 90 por ciento de los países de todo el mundo y todas las grandes religiones afirman el matrimonio como la unión de un hombre y una mujer? ¿Ignora el Senador Bathia lo que es evidente en la biología, la lógica, el sentido común y la sabiduría colectiva de la historia humana? El podrá ignorar todo eso pero nuestro pueblo no.

Ahora exigiremos tanto del Gobernador Alejandro García Padilla como el Comisionado Residente que hagan manifestaciones contundentes a favor del matrimonio heterosexual. Durante y después de la campaña política ambos expresaron que lo favorecían. Ahora esperamos que ambos favorezcan que nuestro pueblo se exprese en un referéndum a esos fines a los efectos de enmendar la Constitución para que quede claramente establecido que en Puerto Rico el matrimonio es aquel constituído por un hombre y una mujer, conforme a sus sexo de nacimiento.

La Iglesia debe elevar su nivel de envolvimiento y participación

Entendemos que la IGLESIA no ha asumido la posición que ha debido asumir desde un principio: una postura más fuerte y más firme. Han sido muy pocos los Pastores y Líderes que se han parado en la brecha a librar la batalla que hay que librar. Tenemos que ser más agresivos retando a nuestro pastorado y líderes cristianos a asumir las posturas que deben asumir.

No se trata de movilizar miles de cristianos a una manifestación como la del pasado 18 de febrero o como la que veremos en el próximo día de Clamor a Dios el 2 de septiembre. Eso es muy importante pero cada día debemos hacer una labor de concienciación en y fuera de los púlpitos para que nuestro pueblo se levante a defender el matrimonio como la piedra angular de nuestra sociedad. Hoy más que nunca antes, debemos tener claro el porqué el matrimonio como unión de un hombre y una mujer importa…para los niños y para nuestra sociedad.

Aquello que Dios imprimió en nuestro corazón no podrá ser cambiado nunca por un tribunal. Podrán declarar que el mal llamado “matrimonio homosexual” es un derecho legal ante los ojos del gobierno, pero no harán que sea moralmente correcto. La firma de Dios está impresa en esta institución que ha sido el modelo correcto para las civilizaciones a lo largo de la historia. Aquellas que la han trastocado han caído en desgracia. Como ciudadano, cada cristiano deberá saber defender el matrimonio.

No desfallezcamos hermanos ante los ataques del mundo. El sector liberal y la mayoría de los medios de comunicación seguirán utilizando todos los epítetos que hasta ahora han utilizado contra nosotros…y posiblemente arrecien sus ataques. Dirán que estamos en el lado equivocado de la historia y que vamos contrario a la marea del mundo. Nada de eso tendrá ninguna importancia si nos mantenemos en el lado de la VERDAD. Y la verdad no es que el amor es amor sino que el amor de un hombre y una mujer, para toda la vida, es el diseño de Dios para el matrimonio y la familia.

“Aunque un ejercito acampe contra nosotros, no temerá nuestro corazón, aunque contra nosotros se levante guerra, estaremos confiados.” (Salmo 27:3)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s