El creyente y la política

Hoy comienzo una serie para hablar sobre el controversial tema del creyente y la política.

Por: Pastor Milton Picón Díaz
Presidente Morality in Media – PR

“Como se que es un tema que enciende pasiones, que es tabú para algunos y confronta lealtades partidistas, quiero comenzar con una advertencia a todos los que leerán este escrito y a aquellos que sin ni siquiera leer la totalidad del mismo van a querer opinar. Los comentarios que se viertan aquí deben hacerse en forma civil, respetuosa y manteniéndose en el tema del escrito. No comente sin haber leído antes, y no diga lo que no dice el escrito. Dele espacio a otros para comentar y no se envuelva en dimes y diretes innecesarios con otros de los amigos que comentando difieran de su punto de vista. No aproveche la coyuntura para publicar sermones, enlaces o estudios bíblicos sobre el tema. Eso lo podemos hacer en otro momento en donde queramos compartir con la audiencia lo que otros maestros, predicadores, escritores y analistas dicen del tema. El propósito de escribir esto es de mantener un diálogo constructivo y respetuoso”.

Primera Parte

El tema del creyente y su relación con el mundo de la política, no es nuevo. Se ha discutido por siglos, a favor y en contra, con los mismísimos argumentos. Puerto Rico no es la excepción.

La única diferencia en esta ocasión es el hecho de que como país estamos en una encrucijada. Vivimos en un país en quiebra, con una junta federal que más que supervisar lo fiscal, lo quiere controlar.

¿Por qué y cómo hemos llegado hasta aquí?

Por la irresponsabilidad de los partidos principales que han gobernado nuestro país en las pasadas décadas. Ha llegado un momento en que el pueblo, el ciudadano de a pie, se ha dado cuenta de que los partidos y la mayoría de los políticos actuales, no van a dejar de hacer lo que han hecho hasta el día de hoy y que nos ha llevado a la ruina.

Cuando los países llegan al punto en que hemos llegado nosotros, a las famosas encrucijadas, tienen que empezar a tomar decisiones, que no pueden ser “seguir haciendo lo mismo, una vez tras otra, esperando resultados diferentes”, como dicen que Albert Einstein definió la locura.

En tiempos así donde hay sectores amplios que piden a gritos un cambio, se levantan también oportunistas que viven del mundo de las prebendas políticas, pero que nunca han accedido al poder político y se aprovechan del descontento popular, para pedir un turno al bate. En las últimas semanas hemos visto a conocidos socialistas uniéndose para formar una nueva colectividad. Estos últimos no serán jamás mejores que los que ya están, aunque sí tienen grandes posibilidades de ser mucho peores de los que ya están, por las filosofías que los mueven.

En este nacimiento de nuevas colectividades, también aparece una oferta de grupos que durante mucho tiempo han tenido serias preocupaciones por el país, pero que por razones diversas no se habían animado a hacer una incursión bien pensada en el mundo de la política. En el pasado si se habían dado iniciativas pequeñas, algunas de discusión dentro de las filas cristianas, particularmente de las evangélicas, y otras desde perspectivas civiles, pero se quedaron en eso, en intentos. La única excepción a esto fue el movimiento católico de los 60´s con el Partido Acción Cristiana (PAC). El desastre que este último dejó fue de tal magnitud que hasta en décadas pasadas todavía se levantaban olas de rechazo a la idea de mezclar política partidista con religión, o más bien el de crear partidos religiosos. No obstante, el tiempo pasa y la gente aprende de los errores de otros.

Esta semana en curso, el lunes 15 de abril, el periódico El Vocero, bajo una primera plana titulada “Fiebre Partidista para 2020” y una noticia de 3ra página bajo el titular de “Oleada de Partidos para 2020”, menciona que hay varios movimientos de corte conservador buscando la inscripción de partidos dentro de la Comisión Estatal de Elecciones. El Vocero escoge publicar esta noticia empezando la Semana Santa, con toda la intención de crear un issue. Posiblemente con la intención de que todos los analistas políticos de noticias y periodistas le cayeran encima a estas nuevas propuestas.

Hasta la Fortaleza, en forma indirecta opinó, cuando el Director Ejecutivo y Asesor del Gobernador en la Oficina del Tercer Sector y Base de Fe, Hector A. Albertorio Blondet, en su página de Facebook habló de “la creación de un nuevo partido político religioso”, cosa que por cierto no es verdad. Ni siquiera el periódico que publicó la noticia dijo algo como eso. Eso se lo sacó de la manga. Este empleado del Sr. Gobernador fue más allá, criticando que se iniciara la Semana Santa así, como si fueran las personas propulsoras de partidos civiles conservadores, los que provocaron la publicación de la noticia. Ahí se le fue la guagua al ayudante del Gobernador y muestra claramente que la Fortaleza le teme a un movimiento de pueblo de esa naturaleza.

Ciertamente reconocemos y lamentamos la generalizada apatía e indiferencia que una parte del pueblo cristiano mostró durante mucho tiempo hacia las realidades sociales y políticas de nuestro país. No obstante, vemos en este reciente y organizado interés en estos asuntos, una evidente acción de Dios en el corazón de creyentes a animarlos a profundizar y participar en la vida pública del país. Sin lugar a dudas el poder redentor y renovador de Cristo, no solo afecta al individuo, sino también las esferas social, económica, cultural y política en las que éste se desenvuelve. Personalmente creo que es en el campo político donde menos hemos llevado, a pesar de su importancia, las respuestas que Dios ofrece en su Palabra. Esto posiblemente explique el grado de corrupción que vive el país, y la necesidad de que hombres y mujeres de verdaderos valores hagan su incursión en este espinoso y peligroso mundo que necesita desesperadamente exponerse a unas enseñanzas que aunque parten de la Palabra de Dios, tienen una inmensa posibilidad de afectar el bien común, porque son valores que trascienden lo religioso.

Mañana: ¿Por qué creo en movimientos políticos civiles que tengan una agenda de país amplía y por qué no creo en partidos religiosos o cristianos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s