El aborto: el peor de todos los holocaustos

IMG-20150920-WA0004Por: René X. Pereira
Presidente de PR por la Familia

Un poco de historia: en la Alemania de los años 30, las cortes y tribunales de justicia de esta nación determinaron que no era ilegal el despojar a millones de judíos alemanes de sus más elementales derechos. Eventualmente esto llevó al exterminio de 6 millones de judíos en campos de concentración. Todo fue legal y con el aval del sistema judicial alemán.

En el 1973 la Corte Suprema de los EU decidió que los bebés en el vientre de sus madres no tenían derechos ni eran seres humanos, sino parte del cuerpo de la mujer y por eso la madre podía decidir matar a su bebé. Desde entonces unos 53 millones de seres humanos han sido asesinados en centros de exterminio a los que llamamos “clínicas de aborto”. El aborto se ha convertido en una industria muy lucrativa que opera por la libre y sin los mismos controles y normas de un hospital o centro quirúrjico, a pesar de que se realizan procedimientos que ponen en peligro la vida de las mujeres que allí acuden.

aborto

El argumento de los que favorecen el aborto es que el mismo es un derecho de la mujer de decidir sobre su cuerpo. ¿Pero y quién decide por el cuerpo de esa criatura por nacer? ¿Es realmente su cuerpo, o su cuerpo es solo la habitación temporal de ese ser humano? Un naciturus o feto, tiene su propio corazón, su propio cerebro, su propio sistema nervioso y circulatorio. No solo eso, ese bebé tiene su propio DNA distinto al de su madre, y a menudo tiene un tipo de sangre totalmente distinto. No es una verruga, ni un órgano del cuerpo de la madre. Es un ser totalmente diferente.

Pero lo más inconcebible es que la información que provee el propio Departamento de Salud de PR revela que cientos de adolescentes menores de 14 años son llevadas a abortar sus bebés sin el consentimiento de sus padres. ¿Quién paga por este procedimiento? En Puerto Rico la ley establece que un menor de 16 años no tiene la capacidad de consentir una relación sexual. Se llama “violación técnica”. Pero las autoridades se hacen de la vista larga y no están investigando este delito. A un menor en nuestro país no se le puede someter a un tratamiento médico sin el consentimiento de sus padres. Pero en el aborto, el menor puede ir voluntariamente y los padres no son notificados. Pero si hay una complicación en el proceso, estos tienen que asumir la responsabildad. ¿Es esto justo?

El proyecto del Senado 950 de la senadora Nayda Venegas no puede prohibir el aborto, debido a la funesta decisión de la Corte Suprema (Roe vs. Wade 1973), pero establece una serie de controles a esas clínicas, y establece que esa madre debe ser orientada y ayudada a tomar una decisión, viendo otras opciones en favor de la vida. Ojalá algún día se revierta la fatídica decisión del SCOTUS. Tristemente es un crimen contra el más indefenso de los seres humanos, los que viven en lo que se supone sea el lugar más seguro, el vientre de sus propias madres. Las encuestas y sondeos que están saliendo confirman que la mayoría de la gente en Puerto Rico, no favorece el aborto. Insto a que nos expresemos públicamente en favor de este proyecto y que los demás legisladores no se intimiden, sino que apoyen el mismo. Porque todos ellos, al igual que nosotros, debemos dar gracias de que nuestras madres no nos abortaron.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s