El veto… ¿ineptitud o desconocimiento?

dr cesar vazquezCésar A. Vázquez Muñiz
Portavoz PR por la Familia
8 de febrero de 2018

El veto expreso emitido hoy por el señor Gobernador al Proyecto de la Cámara 1018, sobre libertad religiosa, demuestra la ineptitud de sus asesores y su personal desconocimiento. Aunque en el escrito el Gobernador reconoce por primera vez que el “Religious Freedom Restoration Act” (RFRA) aplica a Puerto Rico, sin embargo el tracto histórico está equivocado. El gobernador alega que Puerto Rico fue incluido en esta ley en el año 2000 cuando fue enmendada. Está equivocado. Puerto Rico estaba incluido en la ley original de 1993. Se alega que los estados fueron eximidos de esta ley en las enmiendas del 2000 y vuelve a estar equivocado. Los estados fueron eximidos por una decisión del Tribunal Supremo Federal de 1997. En las enmiendas del 2000, incluidas en la ley “Religious Land Use and Institutionalized Persons Act” (RLUIPA) lo que se hace es eliminar la palabra “state” y substituirla por la frase “covered entity”.

Veamos el lenguaje del RFRA:

“SEC. 3. FREE EXERCISE OF RELIGION PROTECTED.
(a) IN GENERAL. — Government shall not substantially burden a person’s exercise of religion even if the burden results from a rule of general applicability, except as provided in subsection (b).
(b) EXCEPTION. — Government may burden a person’s exercise of religion only if it demonstrates that application of the burden to the person —
(1) furthers a compelling governmental interest; and
(2) is the least restrictive means of furthering that compelling governmental interest.”
Este lenguaje ha sido declarado constitucional por el Tribunal Supremo Federal y es similar al lenguaje propuesto en el P de la C 1018:

“Artículo 5.-A manera de excepción, el gobierno podrá imponer una carga sustancial al libre ejercicio religioso de una persona, únicamente cuando pueda demostrar lo siguiente:  que la acción estatal es en cumplimiento de un interés gubernamental apremiante, y que es el medio menos oneroso de promover dicho interés gubernamental apremiante.”

Sin embargo hay dos asuntos en los cuales el proyecto propuesto añade unas salvaguardas. Lo primero es que busca un acomodo razonable para las convicciones religiosas tratando de disminuir las controversias que lleguen a los tribunales y buscando evitar situaciones difíciles e incómodas.

“Precisamente por la función preventiva de este estatuto, ante situaciones conflictivas futuras previsibles, tanto los empleados como los patronos del sector público deberán buscar acomodos razonables, previo a que surjan situaciones conflictivas, evitando a los ciudadanos, que requieran servicios públicos, vejámenes, vergüenzas y pérdidas de tiempo.” Pág. 6

Aparte, se recomienda que se comuniquen la objeciones de manera fundamentada y por escrito. Esto es algo que ayudaria al funcionamiento del gobierno.
“Artículo 4.- El gobierno no podrá imponer una carga sustancial al libre ejercicio religioso de una persona,… A tales fines el empleado, contratista o funcionario vendrá obligado a plantear su objeción religiosa de forma fundamentada y escrita.

¿Porque necesitamos esta ley? La necesitamos por las personas que han sido interrumpidas y amenazadas en el ejercicio del compartir su fe. La necesitamos por los obstáculos que comunidades de fe han tenido para acceder a facilidades del gobierno. La necesitamos por la hostilidad que algunos creyentes han enfrentado por tener símbolos religiosos en sus centros de trabajo del gobierno.

Tener esta ley como parte de nuestro ordenamiento jurídico le comunica al gobierno en general y a la rama judicial en particular, el principio legal aplicable cuando se traten controversias de libertad religiosa. Sin embargo, el proyecto propuesto es mucho más que la ley federal aplicable. En esto el Señor Gobernador vuelve a demostrar su personal desconocimiento del proyecto propuesto.

El desconocimiento tiene solución, informarse mejor. El defecto de carácter que implica faltar a la palabra ofrecida… augura tiempos difíciles para nuestro pueblo.

Un comentario en “El veto… ¿ineptitud o desconocimiento?

  1. Pingback: Presbiterianos rechazan P. de la C. 1018, mientras que legislatura quiere ir por encima de veto | Razón y política pública en Puerto Rico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s