¿Te vas o te quedas?

IMG-20150920-WA0004Por: Pastor René X. Pereira
Iglesias Bautistas del Sur, de PR

Es triste ver que miles de puertorriqueños abandonan el país buscando mejores condiciones de vida en los EU. No quiero condenar este tipo de decisión porque sé que hay casos y hay casos. Hay quienes se van por un tiempo ante el hecho de no poder recibir tratamiento médico necesario por la situación precaria que todavía enfrentamos en Puerto Rico. Otros se van luego de un proceso de oración y búsqueda de dirección de Dios. No tengo ningún problema con eso.

Pero hay quienes salen huyendo porque no están dispuestos a enfrentar dificultades y salen en busca de comodidad y una mejor economía, sin considerar en lo absoluto los planes y propósitos de Dios; y obviamente me refiero a personas creyentes. Si algo he aprendido en la Palabra de Dios es que el cristiano no se manda a sí mismo y no se mueve sin antes estar seguro de que es lo que Dios quiere. Lo segundo es que la crisis no debe crear dirección. Me explico: muchas veces Dios permitirá las crisis y las dificultades en la vida del cristriano como un proceso de aprendisaje para que pueda crecer en fe y dependencia de Dios. Esa fe implica quedarnos quietos y confiar en sus promesas. Una crisis o un problema no puede ser lo que produzca una decisión. Las decisiones deben estar basadas en la dirección que Dios da luego de orar y buscar confirmación.

Pero es triste ver creyentes que abandonan sus iglesias, ministerios y sus familias y a veces hasta se van sin siquiera despedirse. Para muchos tiene más peso lo material y el confort que la bendición de la familia de la fe. Y aunque alguien pueda decir que en otros lugares hay otras iglesias y se reemplaza lo que se deja atrás con lo que aparezca más adelante, lo cierto es que actuar fuera de la voluntad de Dios es un error que tarde o temprano se pagan sus consecuencias. He sabido hasta de pastores que a raíz de el paso de este huracán, abandonaron sus congregaciones. Realmente son asalariados. Jesús claramente distinguió el pastor verdadero del asalariado. El asalariado ve venir el problema y huye del redil porque no le importan las ovejas. Pero el verdadero pastor da su vida por sus ovejas.

Puerto Rico necesita manos valientes y comprometidas dispuestas a levantar el país. Hay mucho que hacer. Y este es un momento glorioso para que la iglesia en nuestro país se levante con más fuerza y se deje sentir por medio de la misericordia y la proclamación de este Evangelio que restaura vidas. Esta prueba que Dios ha permitido (porque creo firmemente en la soberanía de Dios) ha traído muchas cosas. Sacó a la iglesia de la comodidad y el ritualismo en las cuatro paredes y nos puso en la calle a mostrar el amor y la misericordia de Dios a la gente. También ha sido instrumento para probar la fe de muchos. Solo espero que luego de pasado este proceso, no regresemos a lo mismo de antes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s