¿Acaso hay diferencia? Cuando la verdad no importa…

cesar vazquezPor: Dr. Cesar A Vazquez Muniz

En las últimas 48 horas se han hecho dos amenazas de muerte de manera pública. Una la hizo Tito Kayak contra Ángel Matos frente a la legislatura y la otra la hizo Ángel Figueroa Jaramillo en medio de una manifestación de la UTIER. Ambas fueron hechas en diferentes contextos y por diferentes razones. Sin entrar a adjudicar lo correcto o incorrecto de las mismas, la realidad es que se habló de matar y la mera amenaza de matar puede constituir un delito. No importa la intención del que las dice. Lo que importa es la apreciación de peligro del de las recibe y la posibilidad de motivar actos de violencia por parte de aquellos que las escuchan. Se dijeron con claridad y se dijeron en público. ¿Donde está el repudio público por estas palabras? ¿Dónde está la acción por parte de las autoridades? ¿Dónde está el rechazo a las mismas por parte de la presidenta del Tribunal Supremo?

Por otro lado, un terrorista mató 49 personas recientemente en Orlando. Hay mucha evidencia sobre la influencia del movimiento islámico radical sobre esta persona. Durante las horas en que habló con las autoridades sus únicos reclamos fueron que Estados Unidos cesara en su ataque al movimiento islámico. Hay evidencia de que compartió en múltiples ocasiones, durante tres años, con homosexuales en la discoteca donde ocurrió la tragedia. De hecho hay quien asegura haber recibido acercamientos por parte de él para una relación homosexual. No hay evidencia de que jamás haya escuchado algún líder religioso puertorriqueño. De hecho, no hay evidencia de que algún líder religioso puertorriqueño haya hecho un llamado a la violencia contra los homosexuales. Si la hubiese habido la habrían presentado. Pero la verdad para muchos no importa. Según ellos esto fue un crimen de odio contra la comunidad homosexual motivado por líderes cristianos puertorriqueños. Aunque no haya evidencia, aunque no tenga sentido. Porque realmente esto no es una lucha por la verdad si no una lucha por el poder. Lo que se busca es cambiar la visión que nuestra sociedad tiene sobre la sexualidad y para eso se va a intimidar a todos los que no estén de acuerdo. Para esto van a hacer acusaciones descabelladas y sin evidencia. Tienen como aliada a la presidenta del Tribunal Supremo que con sus palabras demuestra que es una activista homosexual y que tiene la intención de utilizar la tercera rama de gobierno para adelantar la agenda de una minoría.

Días atrás hubo un ataque terrorista en Turquía. Murieron alrededor de 40 personas y están heridas alrededor de 150 . Frente a este acto terrorista nadie ha reclamado crimen de odio ni ha habido una manifestación de indignación por el mismo. ¿Habrá un acto terrorista que no sea un crimen de odio? ¿Valen menos estos que murieron en Turquía que los que murieron en Orlando? ¿Son menos criminales los terroristas de Turquía que el terrorista de Orlando? ¿Sufrirán menos los familiares de las víctimas de Turquía que los familiares de las víctimas de Orlando?

Nos duele la pérdida de vidas, sean homosexuales, heterosexuales, puertorriqueños, turcos o de cualquier nacionalidad. Nos abruma pensar en el dolor de sus familiares que los amaron tanto como nosotros amamos a los nuestros. Nos hiere la insensibilidad de aquellos que piensan que pueden quitarle la vida a otros por la razón que sea.

¿Acaso hay diferencia en el valor de la vida y la profundidad del dolor por la pérdida?

2 comentarios en “¿Acaso hay diferencia? Cuando la verdad no importa…

  1. Me da bochorno cuando veo la desinformación sistemáticamente alimentada por los grupos religiosos. Y digo grupos religiosos porque la religión no es el asunto aquí aunque los líderes de estos grupos utilicen esta ambigüedad como cortina de humo. Sembrando el terror de que la población secular tiene una agenda “anti-dios”. El problema es que la mayoría de estos líderes (aunque no lo admitan) quieren a fuerza de coerción y condicionamiento ideológico legislar sobre TODOS conforme a la moral difundida por la tradición judeocristiana. Esto es un esfuerzo organizado excluyente y marginante que no puede tomar raíz en nuestras leyes. Es un esfuerzo retrograda y anti-progresista que solo entorpece el desarrollo saludable de nuestra civilización. La religión y Dios no tienen ningún pleito aquí. Aquí el pleito es con los individuos con aires de hidalguía divina (subproducto venenoso de nuestra previa condición colonial española) que se creen que pueden mágicamente conciliar la teología y la ética para subyugar a una serie de comunidades minoritaria diversas. Odio. Puro odio, es lo que se respira y se disipa por los medios y las instituciones ideológicas del país hacia estas comunidades. Por encima de esto, se atreven a llamarse la mayoría cuando me consta que no todos los cristianos (enrealidad la verdadera mayoría) no tienen ideales anti-homosexual. Estos grupos NO hablan por todos los cristianos NI TAMPOCO POR EL CRISTIANISMO. Si esto sigue así solo me consuela que lo que estos grupos están haciendo es pisotear las mismas leyes y derechos que los protegen y los protegieron durante los tiempos de persecución de la iglesia catolica. Estos derechos de libertad de culto y separación de iglesia y estado fueron promulgados principalmente NO por fundamentalistas, NO por protestantes ni religiosos de ningún tipo sino por la misma comunidad secular a la que ellos atacan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s