Comienzo de la represión del cristianismo puertorriqueño

Carlos Pérez 2Por: Sacerdote y Lcdo. Carlos Pérez Toro

De nuevo este gobierno nos deja sorprendidos. Lamentablemente, algunos de los que ostentan el poder, en este momento histórico, no pierden ocasión para adelantar su agenda ideológica anti cristiana. De hecho, podemos afirmar, que no ha habido institución jurídica en nuestro país, que ellos no hayan pretendido trastocarla, redefiniéndola, para poder alejarla de su origen cultural judeo-cristiano. En el fondo la pretensión cultural de esta mayoría transitoria es construir una sociedad post- cristiana, en la que no solo se nos aleja de nuestras raíces religiosas, sino que se pretende construir una cultura que se oponga claramente a la concepción cristiana de ser humano. Pensemos en los ataques contra el matrimonio, la adopción jurídica, y la libertad religiosa. Pensemos en la pretensión de enseñar en las Escuelas Públicas la ideología de género, cuya finalidad última es afirmar que existen distintas orientaciones sexuales tan legítimas como la heterosexualidad. Sin duda para algunos personajes de esta mayoría transitoria, el cristianismo es un problema social, tipo enfermedad mental, que debe ser eliminada a toda costa, y todo en colaboración con grupos ideológicos minoritarios que no representan la mayoría silente de nuestro país.

Como si fuera poco todo lo anterior, este gobierno está empujando un proyecto de ley, P. de C. 2464, que será, sin lugar a dudas, la culminación de este proceso destructivo de nuestra cultura cristiana. En ese proyecto represor, se pretende eliminar todas las procuradurías actuales, para crear una especie de “procuraduría sombrilla”, que se llamará “La Defensoría de los Derechos Humanos del Estado Libre Asociado de Puerto Rico”. En el fondo, por primera vez en nuestra historia, se crea un ente de carácter policiaco, cuya finalidad última será perseguir, sancionar, e incluso meter en la cárcel, a los que piensen distinto sobre temas opinables, como son los temas relacionados con la orientación sexual y la identidad de género, que se expresan y concentran en los llamados derechos de la comunidad LGBTTQI.

En efecto tendremos una ley que hará política pública la defensa de la orientación sexual y la identidad de género como un derecho humano, sin definir sus contornos y alcance, dando a entender que la arbitrariedad ideológica de los que controlarán esas procuradurías, determinará el rumbo represor que esos entes públicos tomarán, para atacar, perseguir y silenciar la tradición cristiana que configura nuestra identidad como pueblo puertorriqueño.

De hecho, en los Estados Unidos, entes parecidos al que se pretende promover aquí en Puerto Rico, han sido utilizados para perseguir, sancionar admirativamente y amenazar con cárcel, a los cristianos que han pretendido actuar públicamente conforme a sus creencias bíblicas.

Este proyecto pretende crear unos entes públicos que se encargarán de sustituir las procuradurías eliminadas, y todas estarán bajo la sombrilla de la “Defensoría de los derechos humanos del Estado Libre Asociado”. Todos estos nuevos entes públicos, que se llamarán defensorías, estarán controlados absolutamente por unos Consejos Directivos. Lo curioso es que para ser miembro de estos Consejos Directivos, uno tiene que pertenecer a Organizaciones No gubernamentales (ONG) cuyas características ideológicas, que exige la ley, son de tal naturaleza, que las organizaciones cristianas no podrían cumplir con los requisitos requeridos para poder ser consideradas como una ONG bona fide. Es decir esos consejos directivos no serán organismo “de consenso”, respetuosos de la diversidad, sino grupos “integristas”, sin restricciones ni lealtades, que actuarán según criterios ideológicos cerrados.

Todas esas nuevas entidades creadas en virtud de esta ley, tendrán una autonomía absoluta , que escapará el control fiscalizador de la Legislatura o el Gobernador.

Entre las propuestas ideológicas de este proyecto de le ley, se encuentra la reducción de la defensa de la libertad religiosa al aspecto meramente no discriminatorio. Pero, por otro lado, pretende promocionar, con proyectos y propuestas positivas, la orientación sexual y la identidad de género. Categorías que no son definidas, y cuyo alcance jurídico exige encontrar un acomodo razonable, que no infrinja derechos fundamentales, protegidos en nuestra constitución, como es la libertad religiosa.

En última instancia, lo que se pretende con este proyecto de ley es crear un “chilling effect” sobre la diversidad religiosa de nuestro país. Se creará una cultura de intimidación contra grupos cristianos que no sean afines a estas organizaciones no gubernamentales, que en el fondo son sectas ideológicas, de carácter exclusivo y excluyente, como es el Proyecto Matria, y su líder sectaria la Lic. Amarilis Pagan.

“Es cuestión de valores y no de colores” lo que yo he planteado aquí. Por eso hago un llamado a los miembros nobles y cristianos del Partido Popular, que sin duda son una mayoría significativa dentro de ese partido, a que hagamos un frente común, con todos los hombres y mujeres de buena voluntad de nuestro país, para oponernos a los que pretenden infringir derechos constitucionales que han constado sangre y sacrificio a nuestros antepasados.
______
P de C 2464, Exposición de Motivos, pág. 3: “Por su naturaleza, estas entidades deben ser organismos autónomos que no respondan a ninguna institución gubernamental ni reciban instrucciones de otra autoridad, ni de parte interesada. En síntesis, para que una institución de derechos humanos cumpla cabalmente con estos principios debe disponer de autonomía suficiente, de autoridad cuasi judicial y de capacidad para atender los reclamos sobre derechos fundamentales su naturaleza, estas entidades deben ser organismos aut6nomos que no respondan a ninguna institución gubernamental ni reciban instrucciones de otra autoridad, ni de parte interesada. En síntesis, para que una institución de derechos humanos cumpla cabalmente con estos principios debe disponer de autonomía suficiente, de autoridad cuasi judicial y de capacidad para atender los reclamos sobre derechos fundamentales”

3 comentarios en “Comienzo de la represión del cristianismo puertorriqueño

  1. “derechos humanos” = anti biblico
    ONG = anti cristianos bien pagados $$$.
    Todos los partidos son lo mismo y haran lo mismo. Una solucion es REPUBLICA CRISTIANA DE PUERTO RICO. A la ley y al testimonio!

  2. Gracias a Dios que existe un Lic Carlos Pérez y su compromiso con la familia .Dios te multiplique en bendiciones tu ejecutorias y principios

  3. Yo soy católica practicante pero el tono alarmista de este artículo no solo lo encuentro innecesario sino también contraproducente. Empezando por el título, Represión del cristianismo puertorriqueño, me parece completamente exagerado. Al Padre Carlos le recomiendo que imite la serenidad del Arzobispo de San Juan, que transmite tanta paz y esperanza con sus palabras. Deje ese tipo de discursos a los fundamentalistas protestantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s