LLAMADO A LA ORACIÓN: El matrimonio y la Corte Suprema

Rusell Moore

Por: Russell Moore

NASHVILLE (BP) — Falta muy poco para que la Corte Suprema decida si los estados pueden elegir legalmente si definen o no al matrimonio como la unión de un hombre con una mujer. Es un momento crucial en la historia del país.

La Comisión de Ética y Libertad Religiosa ha presentado informes ante la corte; argumentado en público y en privado sobre la importancia para el bien común de definir el matrimonio como la unión de un hombre con una mujer; y muchas otras cosas más que sería muy largo mencionar aquí.

Pero más allá de todo esto, nosotros como cristianos y como iglesias, debemos de orar — porque el matrimonio no es solamente otro asunto más en la guerra cultural.

Como cristianos sabemos que ni siquiera es posible que ningún gobierno de hecho redefina lo que Dios ya ha definido desde la eternidad. El matrimonio es más que el simple acto de registrar relaciones en un juzgado.

El matrimonio se trata del bienestar común y del florecimiento de la sociedad, aunque también es un icono de la unión entre Cristo y su iglesia, implantado en la creación (Efesios 5:22-31). Sin una visión cristiana del matrimonio, no tendremos una visión cristiana del Evangelio.

Como iglesia debemos orar que el matrimonio no sea tratado como si fuera una casa desfigurada obstruyendo la construcción emprendida por el gobierno — sólo para ser desenraizada en pos del

progreso. Y aún así, por otro lado, debemos orar y pedir a Dios que nos dé sabiduría para que al ir avanzando podamos esclarecer amablemente nuestras convicciones sobre la importancia del matrimonio, tomando en cuenta quiénes somos como hombres y mujeres a la luz del Evangelio, del misterio de Cristo y de Su iglesia.

Debemos orar para que Jesús supere la atrofia en la que hemos permitido que caigan nuestros propios matrimonios y familias desde hace demasiados años. La creencia que hay en nuestras iglesias de que la cultura era suficiente para mantener intactos a nuestros matrimonios ha sido expuesta a la luz como una desgracia desastrosa. Con caos como el del adulterio, el abandono y el divorcio

galopando sin control en nuestras iglesias, ¿cómo pudimos pasar por alto entonces, en ese momento, que estábamos entregando nuestros matrimonios y nuestras familias en las manos de la cultura?

Pero más que nada, debemos orar que podamos mantenernos firmes, sin importar si la corte más importante del país reconoce o no lo inmutable. Debemos amar a nuestros prójimos lo suficiente para tener la confianza de la gente que ha escuchado una palabra de Dios y la confianza de un pueblo que está en una misión con Dios. Debemos aprender de nuestro Salvador, quien no fue sorprendido por el pecado sexual de la mujer samaritana ni tuvo miedo al pronunciar una palabra de arrepentimiento para su conciencia. “Mujer, ve a llamar a tu esposo y vuelve acá” es nuestro modelo: una evaluación honesta del pecado y una invitación abierta a venir a Jesús.

Los riesgos son muy grandes. El precio a pagar por una equivocación sobre el matrimonio es muy caro y tal como se presenta en el resto de la revolución sexual, los niños terminan pagando un gran porcentaje de la cuenta. Es algo que tremenda importancia para nuestra nación y para las futuras generaciones que estemos de acuerdo con Dios en esto.

Oremos para que la Suprema Corte lo entienda correctamente y permanezca dentro de los límites de su autoridad –reconociendo que el estado no creó a la familia, y por ende no la puede recrear. Y al mismo tiempo oremos con confianza, sabiendo que sin importar lo que decida la corte, en el otro lado de nuestras guerras culturales hay una contra-revolución sexual esperando un renacimiento.

Russell Moore es el presidente de la Comisión de Ética y Libertad Religiosa, una entidad de la Convención Bautista del Sur.

Un comentario en “LLAMADO A LA ORACIÓN: El matrimonio y la Corte Suprema

  1. Estoy muy de acuerdo. Hemos permitido demasiadas cosas en nuestras iglesias olvidando que el fundamento de toda relación está en la Palabra de Dios. Creo que cometemos el error de no escoger bien a nuestras parejas y nos enamoramos sin entender que es una vida matrimonial y que Dios espera de nosotros en esa relación. Tendemos a citar los pasajes en Romanos, 1 Corintios, etc., sin saber que significan esos pasajes y sin que se saque el tiempo para estudiarlos bien y que se nos enseñe. ¿Cómo uno sabe que está con la persona correcta? ¿Cómo Dios te indica que es esa persona? ¿Cómo se que Dios me está dirigiendo y no son mis emociones? Estas son preguntas que sólo con una relación, real y profunda, con Dios se pueden contestar. Pero tiene que haber alguien que guíe a los jóvenes de hoy en día en este andar diario con ejemplo y dedicación no con palabras domingueras o un calendario de actividades.
    Muchas veces nos enfocamos en las cuatro paredes del templo, en quien va a tener las alabanzas especiales, en quien va a predicar, en que si hay músicos para el culto, y no vemos la necesidad de la gente de la congregación. Si hay tanta necesidad espiritual y emocional dentro de las congregaciones, ¿cómo vamos a ayudar a la sociedad a entender lo sagrado que es el matrimonio y por qué Dios lo creo? Es hora de que cada iglesia haga una auto evaluación y comencemos a vivir por completo lo que predicamos; y si fallamos en el camino, porque también somos pecadores, admitir nuestros errores, arrepentirnos y continuar agarrados de Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s