Comunicado de la Alianza Católica Puertorriqueña por la Vida y por la Patria

Alianza catolicaA: Todos los laicos y personas de buena fe

A continuación, el comunicado de la Alianza Católica Puertorriqueña por la Vida y por la Patria, en torno al cambio de postura gubernamental sobre los “matrimonios” homosexuales.
———-

24 de marzo de 2015

La Alianza Católica Puertorriqueña
por la Vida y por la Patria se expresa
ante el cambio de postura del gobierno sobre las uniones entre personas del mismo sexo.
_______________________________________________

Expresamos nuestro rechazo a la nueva postura del gobierno de Puerto Rico sobre las uniones entre personas del mismo sexo. Está claro que dicha postura [1] es contraria a las enseñanzas de la Iglesia Católica y a los principios de la inmensa mayoría de los puertorriqueños.

Además, lamentamos y nos preocupan las expresiones públicas del Gobernador en las que desliga sus creencias religiosas de sus decisiones como político para justificar su posición a favor del reconocimiento legal de las uniones entre personas del mismo sexo.[2] En coyunturas como esta, en las que se toman decisiones en el ámbito político que afectan la fibra moral de un pueblo, es necesario que los políticos católicos recuerden y apliquen las enseñanzas de la Iglesia sobre su conducta en la vida política. La Iglesia les dice que “la enseñanza social de la Iglesia… plantea ciertamente, en la conciencia única y unitaria de los fieles laicos, un deber moral de coherencia. «En su existencia no puede haber dos vidas paralelas: por una parte, la denominada vida “espiritual”, con sus valores y exigencias; y por otra, la denominada vida “secular”, esto es, la vida de familia, del trabajo, de las relaciones sociales, del compromiso político y de la
cultura…”.[3]

La Congregación para la Doctrina de la Fe ha dicho diáfanamente que los políticos católicos están obligados, en modo especial y según la responsabilidad que les es propia, a oponerse al reconocimiento legal de las uniones homosexuales. Según el Magisterio, el político católico tiene el deber moral de expresar clara y públicamente su desacuerdo. “Se trata de cumplir con el deber de dar testimonio de la verdad”.[4]

“Ante el reconocimiento legal de las uniones homosexuales, o la equiparación legal de éstas al matrimonio con acceso a los derechos propios del mismo, es necesario oponerse en forma clara e incisiva. Hay que abstenerse de cualquier tipo de cooperación formal a la promulgación o aplicación de leyes tan gravemente injustas, y asimismo, en cuanto sea posible, de la cooperación material en el plano aplicativo. En esta materia cada cual puede reivindicar el derecho a la objeción de conciencia”.

Por otra parte, sostenemos que el Secretario de Justicia ha violado su deber ministerial de defender y hacer cumplir las leyes del Estado Libre Asociado, entre ellas, el Art. 68 del Código Civil. Mientras dicha ley no sea declarada inconstitucional, el Secretario de Justicia no tiene discreción para, arbitrariamente, dejar de defender nuestra legislación, la cual sólo reconoce el matrimonio entre un hombre y una mujer. Es por esto que sugerimos llevar una acción judicial contra el gobierno del ELA para reclamar, mediante un recurso de mandamus, que el Secretario de Justicia cumpla con su deber ministerial.

Por último, nos entristece que el gobierno de Puerto Rico justifique su decisión de no defender la constitucionalidad del Art. 68 del Código Civil basándose, entre otras razones, en las tendencias jurídicas de los estados de E.E.U.U. y en la posibilidad eventual de que el Tribunal Supremo de Estados Unidos declare inconstitucional estatutos como el nuestro que sólo reconocen el matrimonio entre un hombre y una mujer. Someter nuestro criterio moral sin dar la batalla de defender nuestro ordenamiento nacional, es el peor acto de subordinación al que puede doblegarse un País. Expresamos, pues, a la luz de la doctrina social de la Iglesia, no sólo nuestro rechazo absoluto a la colonización política, sino además a toda forma de colonización moral que quebrante nuestra fibra social.

Elevamos nuestras plegarias a Dios Misericordioso para que ayude a nuestros gobernantes y a todos los hombres y mujeres de nuestro País, a realizar todas las posibilidades de bien, en la verdad y en la caridad, que por la impronta divina, llevamos grabadas en nuestros corazones.

Además, le pedimos a Dios que nos ilumine con su sabiduría para que, a pesar de las diferencias que existan entre los diversos sectores del País, manifestemos siempre el mayor respeto a la dignidad de todas y todos.

***

Junta de Directores
Alianza Católica Puertorriqueña por la Vida y por la Patria

[1] El gobernador decidió no defender la constitucionalidad de la legislación actual (Art. 68 del Código Civil) que sólo permite la validez y el reconocimiento del matrimonio hombre y mujer.

[2] El Gobernador dijo: “Todos conocen mis creencias religiosas pero a los líderes políticos no nos toca imponer nuestros credos. Nos toca adelantar el progreso de los derechos civiles y humanos en igualdad de condiciones para todo ciudadano y ciudadana. Como Gobernador de Puerto Rico, ese es mi deber”. http://www.elnuevodia.com/…/garciapadillareconocepasohacia…/

[3] Congregación para la Doctrina de la Fe. Nota Doctrirnal sobre algunas cuestiones relativas al compromiso y la conducta de los católicos en la vida política, 2002. Enlace electrónico:
http://www.vatican.va/…/rc_con_cfaith_doc_20021124_politica…

[4] Congregación para la Doctrina de la Fe. Consideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento de las uniones entre personas homosexuales, 2003. Enlace electrónico: http://www.vatican.va/…/rc_con_cfaith_doc_20030731_homosexu…

2 comentarios en “Comunicado de la Alianza Católica Puertorriqueña por la Vida y por la Patria

  1. Tomen en consideración la excomunión para el gobernador por apoyar esas postura contrarias a la fe. No solo está en heregía sino que apostata contra la Fe Católica. Por menos se han excomulgado a políticos en otros países, no Teman en poner en su sitio a Alejandro García. O está con Dios o está con el demonio, pero claro está que no puede servir a dos señores al mismo tiempo.

  2. Hombre y mujer los creó , reproduzcanse y poblen la tierra esto fue el mandato NADA DE HOMBRES CON HOMBRES NI DE MUJERES CON MUJERES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s