Encubrir a maldad es hacerse copartícipe de ella

Pastor René X. Pereira

Pastor René X. Pereira

Es sumamente triste, vergonzoso y doloroso lo que se ha divulgado a través de algunos medios donde líderes religiosos de la Iglesia Católica en Puerto Rico han reconocido que algunos sacerdotes cometieron actos pedófilos con menores. Pero lo más terrible de todo esto es la admisión de que en algunos casos tales acciones nunca fueron reportadas a las autoridades y peor aún, se ofreció dinero a las víctimas con el propósito de comprar su silencio.

A la misma vez es reprochable que algunos utilicen esta desgracia para lanzar lodo contra todo el liderato religioso del país que ha repudiado tales acciones y ha condenado a quienes han hecho esto, al igual que a quienes se han prestado para encubrir los delitos cometidos. De la misma manera en que no se puede culpar a todos los maestros, policías, y líderes recreativos por las faltas cometidas por  algunos de ellos, no se puede enjuiciar a todos los sacerdotes y ministros por los actos de unos pocos que han cometido esta vileza. La vasta mayoría de los líderes cristianos de nuestro país son personas de buen testimonio y de gran integridad.

Por otro lado, encubrir el mal cometido nunca es la solución correcta. Si en efecto el Sr. Arzobispo de San Juan encubrió la comisión de un delito contra un menor en el 2010; si en efecto autorizó el pago de dinero para silenciar los escándalos de sacerdotes pederastas; (asuntos que él mismo ha divulgado en los medios), entonces su deber como hombre de Dios es renunciar a su cargo por haber transgredido los principios éticos de un obispo. ¡Que no le siga causando dolor a su iglesia!

La Biblia es clara en definir los requisitos de una persona que ocupa el cargo de Obispo: 1 Timoteo 3:2, “es necesario que el obispo sea irreprensible… prudente…; verso 7, “Que tenga buen testimonio de los de afuera”.

Y de paso, lo mismo le aplica a cualquier ministro o líderes religioso de la iglesia o denominación que sea. Tan culpable es el que peca como el que encubre pecado. La iglesia de Dios no puede predicar la moral y la pureza si ella misma no practica lo que predica.

No olvidemos que Jesús mismo afirmó en Mateo 10:26, “porque nada hay encubierto, que no haya de ser manifestado; ni oculto, que no haya de saberse.” Por esa razón Puerto Rico por la Familia repudia y condena el abuso cometido contra estos seres humanos, muchos de ellos menores de edad, quienes quedaron marcados de por vida por tales acciones. Esperamos que de ser encontrados culpables, los responsables sean expulsados de sus cargos eclesiásticos y procesados criminalmente.

¡Exigimos cero tolerancia a estos casos en la iglesia y denominación que sea!

René X. Pereira
Comunicado PR por la Familia
Febrero 1, 2014
787-239-9665

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s