Emplazado el Secretario de Justicia de PR

En un acto histórico, el pasado jueves 26 de marzo, el Secretario de Justicia César Miranda fue emplazado y se radicó en el Tribunal Supremo de Puerto Rico un recurso de “mandamus” para que dicho tribunal obligue al funcionario público a cumplir con su deber ministerial y defender el estado de derecho vigente que reconoce el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer. Esto a raiz de la acción del gobierno de no defender en el Primer Circuito de Apelacciones de Boston el Artículo 68 del Código Civil de Puerto Rico ante la demanda incubada por un grupo de parejas lésbicas.

En el sistema democrático existe la separación de poderes entre las tres ramas de gobierno: el poder ejecutivo, el legislativo y el judicial. El poder ejecutivo no tiene facultad constitucional para hacer leyes ni para derogarlas. Esa función le corresponde exclusivamente a la Rama Legislativa. Sin embargo, en un acto de ilegalidad, el gobierno de Puerto Rico, sin someterse al proceso legislativo, sin haber cambiado el estado de derecho y sin una decisión aún del Supremo de los EU, decidió cambiar su política pública con respecto al matrimonio. El recurso legal del “mandamus” lo que consigue es forzar al funcionario ejecutivo a cumplir la ley vigente.

Este pasado jueves 26 cientos de personas se reunieron frente al edificio del Departamento de Justicia en Miramar (San Juan) para levantar su voz de protesta ente este acto infame por parte de la administración García-Padilla. El Secretario de Justicia ha incurrido en un acto ilegal que debe ser juzgado por los tribunales. El poder ejecutivo no decide cuál ley va a obedecer y cuál ley no obedecerá. Hasta que no cambie el estado de derecho vigente está obligado a acatar dicho orden jurídico.

Posteriormente la manifestación marchó hasta el Tribunal Supremo de Puerto Rico donde se radicó el recurso de “mandamus”. A continuación algunas fotos del evento.

También puede bajar este video tomado en la marcha al Tribunal Supremo: 

La naturaleza no cambia

cesar vazquezLa naturaleza no cambia… tampoco el diseño de Dios para el ser humano.

La decisión del Gobernador de no defender el matrimonio solo entre el hombre y la mujer en Boston es un acto repudiable, que merece nuestro más enérgico rechazo. El Gobernador incumple con el deber que juró de defender la Constitución y las leyes del Estado Libre Asociado de Puerto Rico. El artículo 68 del Código Civil, que establece que el matrimonio solo es entre el hombre y la mujer y que no se aceptará otro tipo de matrimonio independientemente de su origen, ha sido sostenido como constitucional por nuestro más alto tribunal. Toda ley se presume constitucional a menos que un tribunal de la declare inconstitucional. El Gobernador no tiene la prerrogativa de declarar leyes inconstitucionales. Por otro lado, si el Gobernador puede escoger no defender una ley está menoscabando el poder de la rama legislativa de establecer las leyes que gobiernan nuestro estado. Esa acción del gobernador haría inoperante el poder de la rama legislativa. La primera consecuencia de este acto es el incumplimiento del Gobernador y de su Secretario de Justicia de su deber ministerial de defender la Constitución.

La segunda consecuencia de esta decisión es que con ella el gobernador traiciona la confianza del pueblo de Puerto Rico. Para la mayoría de los puertorriqueños el matrimonio sólo puede ser posible entre un hombre y una mujer. Y ese matrimonio es el fundamento de la familia, la institución básica y fundamental de la sociedad. En su campaña para la elección le afirmó repetidamente que creía que el matrimonio sólo entre el hombre y la mujer. Hoy sabemos que no estaba diciendo la verdad. Que le dijo eso al pueblo de Puerto Rico para engañarlo, particularmente al pueblo cristiano. La realidad es que el señor Gobernador está usando su autoridad para imponerle al pueblo de Puerto Rico las agendas de grupos minoritarios que buscan normalizar la conducta homosexual.

Cuando una sociedad dice que el matrimonio entre dos personas del mismo sexo es igual al matrimonio entre un hombre y una mujer, lo que realmente está alegando, es que la conducta homosexual tiene el mismo valor que la conducta heterosexual. El día que se imponga el matrimonio homosexual a nuestro pueblo, ese día se le empezará a enseñar en las escuelas a los niños que pueden tener dos papás o dos mamás y que la conducta homosexual es una alternativa digna de vida. La mayoría de los puertorriqueños no creemos estas ideas porque es evidente que la conducta heterosexual es normal y natural, pero la conducta homosexual es una distorsión de la sexualidad. Esto es un hecho biológico no teológico.

Tenemos que tener bien claro que lo que se apruebe a nivel legal terminará siendo enseñado en la escuela como correcto. Nuestros niños en última instancia serán las víctimas. Se les va a vender lo distorsionado como normal. Es importante que estemos claros sobre este asunto. La sexualidad humana no cambia por la decisión del gobierno o de los tribunales. Tampoco cambia el diseño de Dios para el ser humano. Dios hizo los seres humanos varones y hembras, conforme a su imagen y conforme a su propósito. Esto es lo que vamos a seguir creyendo, lo que vamos a seguir viviendo y lo que vamos a seguir enseñando. Esta es la verdad que no cambia, aunque tengamos un gobernador que una vez la creyó pero ahora no la quiere defender. La naturaleza no cambia…

Dr. César A. Vázquez Muñiz
Portavoz Puerto Rico por la Familia

Comunicado de la Alianza Católica Puertorriqueña por la Vida y por la Patria

Alianza catolicaA: Todos los laicos y personas de buena fe

A continuación, el comunicado de la Alianza Católica Puertorriqueña por la Vida y por la Patria, en torno al cambio de postura gubernamental sobre los “matrimonios” homosexuales.
———-

24 de marzo de 2015

La Alianza Católica Puertorriqueña
por la Vida y por la Patria se expresa
ante el cambio de postura del gobierno sobre las uniones entre personas del mismo sexo.
_______________________________________________

Expresamos nuestro rechazo a la nueva postura del gobierno de Puerto Rico sobre las uniones entre personas del mismo sexo. Está claro que dicha postura [1] es contraria a las enseñanzas de la Iglesia Católica y a los principios de la inmensa mayoría de los puertorriqueños.

Además, lamentamos y nos preocupan las expresiones públicas del Gobernador en las que desliga sus creencias religiosas de sus decisiones como político para justificar su posición a favor del reconocimiento legal de las uniones entre personas del mismo sexo.[2] En coyunturas como esta, en las que se toman decisiones en el ámbito político que afectan la fibra moral de un pueblo, es necesario que los políticos católicos recuerden y apliquen las enseñanzas de la Iglesia sobre su conducta en la vida política. La Iglesia les dice que “la enseñanza social de la Iglesia… plantea ciertamente, en la conciencia única y unitaria de los fieles laicos, un deber moral de coherencia. «En su existencia no puede haber dos vidas paralelas: por una parte, la denominada vida “espiritual”, con sus valores y exigencias; y por otra, la denominada vida “secular”, esto es, la vida de familia, del trabajo, de las relaciones sociales, del compromiso político y de la
cultura…”.[3]

La Congregación para la Doctrina de la Fe ha dicho diáfanamente que los políticos católicos están obligados, en modo especial y según la responsabilidad que les es propia, a oponerse al reconocimiento legal de las uniones homosexuales. Según el Magisterio, el político católico tiene el deber moral de expresar clara y públicamente su desacuerdo. “Se trata de cumplir con el deber de dar testimonio de la verdad”.[4]

“Ante el reconocimiento legal de las uniones homosexuales, o la equiparación legal de éstas al matrimonio con acceso a los derechos propios del mismo, es necesario oponerse en forma clara e incisiva. Hay que abstenerse de cualquier tipo de cooperación formal a la promulgación o aplicación de leyes tan gravemente injustas, y asimismo, en cuanto sea posible, de la cooperación material en el plano aplicativo. En esta materia cada cual puede reivindicar el derecho a la objeción de conciencia”.

Por otra parte, sostenemos que el Secretario de Justicia ha violado su deber ministerial de defender y hacer cumplir las leyes del Estado Libre Asociado, entre ellas, el Art. 68 del Código Civil. Mientras dicha ley no sea declarada inconstitucional, el Secretario de Justicia no tiene discreción para, arbitrariamente, dejar de defender nuestra legislación, la cual sólo reconoce el matrimonio entre un hombre y una mujer. Es por esto que sugerimos llevar una acción judicial contra el gobierno del ELA para reclamar, mediante un recurso de mandamus, que el Secretario de Justicia cumpla con su deber ministerial.

Por último, nos entristece que el gobierno de Puerto Rico justifique su decisión de no defender la constitucionalidad del Art. 68 del Código Civil basándose, entre otras razones, en las tendencias jurídicas de los estados de E.E.U.U. y en la posibilidad eventual de que el Tribunal Supremo de Estados Unidos declare inconstitucional estatutos como el nuestro que sólo reconocen el matrimonio entre un hombre y una mujer. Someter nuestro criterio moral sin dar la batalla de defender nuestro ordenamiento nacional, es el peor acto de subordinación al que puede doblegarse un País. Expresamos, pues, a la luz de la doctrina social de la Iglesia, no sólo nuestro rechazo absoluto a la colonización política, sino además a toda forma de colonización moral que quebrante nuestra fibra social.

Elevamos nuestras plegarias a Dios Misericordioso para que ayude a nuestros gobernantes y a todos los hombres y mujeres de nuestro País, a realizar todas las posibilidades de bien, en la verdad y en la caridad, que por la impronta divina, llevamos grabadas en nuestros corazones.

Además, le pedimos a Dios que nos ilumine con su sabiduría para que, a pesar de las diferencias que existan entre los diversos sectores del País, manifestemos siempre el mayor respeto a la dignidad de todas y todos.

***

Junta de Directores
Alianza Católica Puertorriqueña por la Vida y por la Patria

[1] El gobernador decidió no defender la constitucionalidad de la legislación actual (Art. 68 del Código Civil) que sólo permite la validez y el reconocimiento del matrimonio hombre y mujer.

[2] El Gobernador dijo: “Todos conocen mis creencias religiosas pero a los líderes políticos no nos toca imponer nuestros credos. Nos toca adelantar el progreso de los derechos civiles y humanos en igualdad de condiciones para todo ciudadano y ciudadana. Como Gobernador de Puerto Rico, ese es mi deber”. http://www.elnuevodia.com/…/garciapadillareconocepasohacia…/

[3] Congregación para la Doctrina de la Fe. Nota Doctrirnal sobre algunas cuestiones relativas al compromiso y la conducta de los católicos en la vida política, 2002. Enlace electrónico:
http://www.vatican.va/…/rc_con_cfaith_doc_20021124_politica…

[4] Congregación para la Doctrina de la Fe. Consideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento de las uniones entre personas homosexuales, 2003. Enlace electrónico: http://www.vatican.va/…/rc_con_cfaith_doc_20030731_homosexu…

Hombre y mujer los creó

Carlos Pérez 2Carta pastoral del Sacerdote Carlos Pérez sobre la perspectiva de género y el derecho de los padres a educar a sus hijos. Esta carta fue circulada en su parroquia Santa Rosa de Lima en la ciudad de San Juan, Puerto Rico.

 

Bájela accediendo a este enlace: http://santarosadelimapr.blogspot.com/p/carta-del-parroco-2-marzo-222015.HTML

 

Obispo de Arecibo reacciona a decisión del Gobierno sobre el matrimonio gay

Obispo areciboEl obispo de Arecibo, monseñor Daniel Fernández Torres, lamentó la decisión del gobierno de abandonar la defensa del matrimonio entre un hombre y una mujer, lo que puede ahora desembocar en que el Circuito de Apelaciones de Boston ordene establecer el matrimonio gay en Puerto Rico.

“La naturaleza no cambia. No se puede reclamar trato igual a lo que por naturaleza no es igual”, dijo el obispo en respuesta a las declaraciones del Secretario de Justicia en la conferencia de prensa celebrada hoy.

Al respecto, recordó el efecto en el sistema educativo que ha tenido este reconocimiento en el mismo Boston, donde ya el Circuito de Apelaciones que está viendo el caso de Puerto Rico determinó en Parker vs. Hurley que cuando se legalizan las uniones homosexuales es legal que el Estado entonces eduque a los niños desde kindergarden en torno a la aceptación de las relaciones entre parejas del mismo sexo. De igual modo, destacó el efecto que ha tenido en los ciudadanos que difieren por razones de conciencia, que provocó que Caridades Católicas de Boston tuviera que cerrar su servicio de adopción debido a que se negó a entregar los niños en adopción a las parejas del mismo sexo.

“No es lo mismo el efecto de las decisiones de las personas sobre su vida privada que el efecto público de llamar matrimonio a lo que por naturaleza no lo es. Es lamentable que se hayan traicionado de este modo lo valores fundamentales de nuestro pueblo y el futuro de nuestro país”.

GOBERNADOR SUBVERSIVO INVITA A LA ANARQUIA

García RexachPor: Lcdo. Edwardo García Rexach, de Alerta CRISTIANO
20 de marzo de 2015

El primer deber que tiene el Gobernador Alejandro García Padilla, como gobernador es CUMPLIR Y HACER CUMPLIR LAS LEYES, según lo expresa nuestra constitución en su artículo 4, sección 4.

Durante el día de hoy el Gobernador de Puerto Rico y su Secretario de Justicia han radicado un alegato ante el Tribunal Federal de Apelaciones del Primer Circuito de Boston, en el caso Ada M Conde Vidal y otros vs Alejandro García Padilla y otros en donde se impugna la validez constitucional del Artículo 68 del Código Civíl de Puerto Rico que establece que: “El matrimonio es una institución civil que procede de un contrato civil en virtud del cual un hombre y una mujer se obligan mutuamente a ser esposo y esposa, y a cumplir el uno para con el otro los deberes que la ley les impone. Será válido solamente cuando se celebre y solemnice con arreglo a las prescripciones de aquélla, y sólo podrá disolverse antes de la muerte de cualquiera de los dos cónyuges, en los casos expresamente previstos en este código”.

Cuando el mencionado caso fué visto hace unos meses atrás, la postura del Gobernador y del Secretario de Justicia, fué plasmada en un excelente alegato que defendía la válidez y la constitucionalidad del mencionado artículo 68. En aquella ocsión el Juez Federal Pérez Jiménez emitió una sentencia sosteniendo la validez de nuestro estado de derecho.

Hoy en una acción totalmente traicionera ambos, actuando, en lo que cualquiera pudiera sospechar, de manera colusiva, le dieron la espalda a nuestro ordenamiento legal y en un viraje de 180 grados se allanaron de manera cobarde e irresponsable y no defendieron lo que juraron defender al asumir sus cargos de Gobernador y Secretario de Justicia.

Hoy, actuando de manera tiránica, el Gobernador Alejandro García Padilla se abrogó el poder de eliminar de un plumazo la institución del MATRIMONIO. Al así hacerlo le faltó el respeto a nuestro pueblo, primero: al no defender nuestras leyes y segundo: al echar a un lado nuestra legislatura que fué la que aprobó el Artículo 68 del Código Civíl y por lo tanto la que decidió defender y proteger el MATRIMONIO en Puerto Rico aprobando dicho artículo. ¿Quién le dijo al Gobernador que él podía desempeñar los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial a la vez?

¿Porqué nuestro gobernador no tuvo la elegancia y el respeto de someter el asunto a nuestra legislatura para que aprobara una ley que estableciera el mal llamado “matrimonio homosexual” en Puerto Rico. Mas aún, ¿porqué no le sometió la decisión al pueblo para que decidiese en un referéndum el asunto? Sencillo. Porqué el sabe que el pueblo puertorriqueño apoya de manera abrumadora el MATRIMONIO. Esta semana una encuesta radial reflejó un 87% a favor del MATRIMONIO y un 13% a favor del mal llamado “matrimonio homosexual”. Con la actuación de hoy el Gobernador se ha convertido en un “subversivo” porque ha subvertido nuestro sistema de derecho de la forma mas víl.

Hoy nuestro gobernador, con su ejemplo, le ha abierto la puerta a la anarquía. El propio Gobernador se ha colocado al margen de la ley al no respetar nuestra constitución y nuestras leyes. ¿Qué respeto podrá esperar del Pueblo?

Hoy ha establecido un precedente funesto para nuestro país. Muy pronto podremos ver a un nuevo gobierno asumir el poder y comenzar a escoger qué leyes defender y qué leyes no. Y peor aún…está abriendo la puerta a que nuestro pueblo comience a seleccionar qué leyes obedecerá y qué leyes desobedecerá. Comenzarán a caer las normas de derecho y el ciudadano empezará a caer en el relativismo moral y legal del gobernador y los vientos que hoy ha sembrado el Gobernador Alejandro García Padilla…¡podrían convertirse en tempestades! ¡Que DIOS nos ayude!